El mundo no sigue las reglas de Google

Hace pocos días Sergey Brin, cofundador de Google junto a Larry Page, dio una entrevista en exclusiva al diario inglés The Guardian en la que reflejaba sus miedos ante aquellos que van en contra de la apertura y libertades que ofrece la Red, y que, para él, se encarnan en Apple y Facebok. Para Sergey, estos dos gigantes informáticos se están dedicando a poner puertas al campo y controles de acceso en cada una de las nuevas aplicaciones o dispositivos que lanzan al mercado. Continuar leyendo “El mundo no sigue las reglas de Google”

La poca garantía de neutralidad en la red

Ese texto es una tribuna publicada en El Mundo de Venezuela y puede leerse en pdf aquí

Durante los últimos días, el tema de la neutralidad en lared está en boca de muchos especialistas en la materia. Pero lo más  curioso es que también ha sido un tema central en foros de debate y en redes sociales, como Twitter o Facebook, en donde los ciudadanos de a pie han querido manifestar sus opiniones al respecto. Esto último no parece haber sentado demasiado bien a las esferas políticas, en especial a algunas. El pasado noviembre,en mi país (España), el Senado rechazó una enmienda presentada por uno de los partidos políticos para garantizar la neutralidad en la red.

Poco antes de esta decisión, internautas y expertos en Internet manifestaban a voz en grito su total desacuerdo ante la posibilidad de que la libertad en la red se viera coartada por las operadoras de internet. Nos acostumbramos en seguida a lo bueno,y cuando la libertad en Internet se ve en peligro cunde el pánico en la red global. El argumento peregrino que defendían los políticos para acabar con la neutralidad es la de una necesidad de establecer un límite a los gestores de contenidos.

Pero poner barreras a algo que nació sin ellas, imponiendo un modelo de negocio a través de un control del servicio, traerá sin duda como consecuencia la posibilidad para las operadoras de perjudicar a la competencia.

En definitiva, es el propósito final que se persigue y es de lo que se trata. Por otro lado, el Senado alegó la existencia de “injerencias  ternas que degradaron la imagen y el trabajo realizado por el Senado meses antes”. Con estas “injerencias externas” se referían a la cantidad de mensajes enviados a través de las redes sociales manifestando opiniones pidiendo la garantía de la neutralidad en la red. Calificar de injerencias externas a las opiniones de los millones de usuarios de Internet, es decir, ciudadanos, me parece cuanto menos un despropósito por parte de estos organismos.

Confundir la opinión del pueblo con maniobras orquestadas por vaya usted a saber quién, nos hace entender en qué manos estamos y quiénes son nuestros dirigentes. La opinión expresada por el ciudadano es un derecho que puede ejercer cuando le venga en gana, el problema es cómo hacérselo llegar al partido político de turno. Y ahora se puede hacer de una manera más directa a travésde las redes sociales.

El problema es que el mensaje  tiene un alcance de propagación que no les conviene nada y, por eso, intentan a callarlo como les es posible. La incoherencia y la falta de información de muchos políticos acerca del alcance de los foros y las redes sociales es evidente, debido más al miedo del alcance de éstos, que al contenido en sí mismo. Desconozco la reacción que se tomará enmi país próximamente a este respecto; posiblemente se volverán a poner alegaciones peregrinas y el debate volverá a ser motivo de burla y mofa en la red.

Lo que está claro es que la neutralidad en la red volverá a ser sometida a debate en los próximos días, y estoy seguro de que volveremos a oír los gritos de los internautas, aun más altos e implacables. Y mientras llega una resolución definitiva, por el momento nos tenemos que quedar con la poca garantía de neutralidad en la red.

 

Otra cara en la moneda

Este texto es una tribuna publicada en El Diario Levante y puede leerse aqui

Hace unos días, la popular marca de ropa norteamericana “Gap“ decidió cambiar su logo con el objeto de añadir un toque de sofisticación a la firma, variando la forma de las letras y el color de fondo. Este cambio fue anunciado en el sitio web de la marca y en la página que la firma posee en Facebook, donde tiene más 725 mil fans y que recibió 1.080 comentarios contrarios a esta medida. En Twitter ocurrió prácticamente lo mismo y fue objeto de debate durante mucho tiempo.

Ante esta campaña de protestas sin precedentes, la marca invitó a sus fans a enviar nuevas propuestas de diseños de logos para, entre todos, conseguir una mejor imagen. Pero estos  lo tenían muy claro; querían el logo antiguo, el que lleva en las marquesinas de las tiendas y en las bolsas más de 20 años. Finalmente, y tras una semana de frenético debate en la red, la firma volvió a la versión clásica de su logo, no sin antes prometerles a sus fans que para próximas actuaciones aprenderían de sus errores.

Todas estas reacciones hacen sospechar que se trate de una campaña de marketing orquestada por la propia empresa. De ser así, habría que darle la enhorabuena al inventor de tal estrategia, pues la marca ha estado en boca de miles de personas, en cuestión de una semana.

Tal es el poder que ejercen las redes sociales por la inmediatez en la emisión de opiniones que son capaces de conseguir que una empresa de ropa rectifique una decisión que implica una renovación de imagen, así como una inversión en innovación a la propia marca. Si todas las opiniones emitidas a través de la red, a cerca de un producto o de una marca son tomadas en cuenta en esta medida por los directivos y empresarios estaríamos ante una nueva forma de control del mercado de manos del propio usuario. De continuar así, la demanda de un producto por el consumidor no se conocerá por el volumen de ventas de este, sino por el número de comentarios que reciba a través de la red, incluso antes de sacarlo al mercado. Y esto sí es un problema.

Los usuarios de las redes proyectan su deseo de convertir a sus marcas preferidas en un bien de su propiedad, sublevándose ante ellas cuando adoptan decisiones innovadoras y aprovechando que existe carta blanca en el uso de comentarios. La marca debe ser aceptada por el usuario como lo que es: un servicio o producto que ofrece una compañía que es propiedad de otros, no del usuario.  

Las redes sociales deben ser una herramienta, un punto de apoyo para las marcas, una ayuda orientada a mejorar el producto, pero nunca una obligación, pues supondría una pérdida total de identidad de la marca.

Hasta ahora las compañías han utilizado las redes sociales como sistema publicitario, un intercambio de información inmediata entre usuario y compañía, muy útil para ambos, pero no habían contemplado la posibilidad de que existía otra cara en la moneda.

La unión hace la fuerza

Este texto es una tribuna publicada en el Dossier Empresarial y puede leerse en pdf aqui

 

En las próximas semanas Facebook y Skype anunciarán su unión. Con esta alianza los usuarios de Facebook podrán enviar mensajes de texto a teléfonos, realizar llamadas e incluso video llamadas a los contactos que deseen a través de Skype. Mediante este acuerdo se pretende unir de una forma más estrecha a los 560 millones de usuarios registrados de Skype con los 500 millones de usuarios de Facebook.

Con esta combinación de servicios, Facebook continúa su particular batalla en la red contra Google, que actualmente ultima un servicio de voz por IP (VoIP, por sus siglas en inglés), mediante el cual se pueden realizar llamadas desde el interfaz del correo electrónico de Gmail.

Este sistema funcionaría sin abrir ningún programa y se marcaría directamente desde la misma bandeja de entrada de la cuenta de correo electrónico. Desde hace algún tiempo, Google intenta entrar en el mercado de las redes sociales sin demasiado éxito. A principios de año, la compañía lanzó Google Buzz incorporado dentro de Gmail, que ofrecía a los internautas la posibilidad de conversar y compartir toda clase de recursos online, públicamente o en privado, y cuya intención era competir con Facebook.

Pero este servicio tuvo poca aceptación debido en gran parte a los problemas de privacidad que se generaron, que aunque fueron corregidos por la compañía, el número de interacciones de Buzz no alcanzó ni de lejos el número de usuarios del resto de redes sociales. Según un estudio publicado por comScore, los internautas americanos pasaron 41,1 millones de minutos en Facebook durante el mes de agosto de este año, mientras en Google permanecieron 39,8.

El hecho de medir cuánto tiempo pasan los usuarios en determinado sitios web es un valor interesante, aunque pocas veces medido; no existen tantos estudios al respecto como los que puede haber respecto al número de visitas. Este valor refleja la satisfacción del usuario para con el sitio y, en este sentido, Google pierde la batalla. Pero los hábitos de los internautas cambian y el avance hacia nuevos servicios está a la orden del día.

De esta forma, la controvertida e inesperada unión es el fruto de una evolución lógica dentro de los servicios que ofrece Facebook, y que, según afirma la propia empresa, reforzará todavía más el número de internautas que utilizan esta red social. Google se aleja de su situación de predominio en Internet, por lo menos en lo que a redes sociales se refiere. Y aunque los internautas continúan prefiriendo a Google como buscador en la red, éste tiene difícil su introducción en el cada vez más usado mundo de las redes sociales; podemos estar ante el principio del fin. Y aunque Google fue el primero que se aprendió la lección, en esta ocasión debería aplicarse el cuento de nuevo, porque la unión hace la fuerza.  

La burbuja Facebook.com

Este texto es una tribuna publicada por la revista Tiempo y puede leerse en pdf aqui

 

Facebook acaba de superar la bonita cifra de los 500 millones de usuarios, no me atrevo a decir personas pero sería el tercer país mas poblado, solo por detrás de China y la India y mas de diez veces la población de España. Con estos datos parece ser que está pensando en una próxima salida a bolsa con un valor cercano a los 33.700 millones de dólares (26.589 millones de euros) e función de las transacciones desarrolladas en los mercados secundarios. Esto situaría a la popular red social con un valor de mercado superior al de empresas consolidadas del sector cotizadas en Wall Street.

Viendo estas cifras, mi mente se traslada hacia los años 1997-2001, donde se dio una corriente especulativa muy fuerte, en la cual las bolsas de las naciones occidentales vieron un rápido aumento de su valor debido al avance de las empresas vinculadas al nuevo sector de internet e a la llamada Nueva Economía. Un periodo marcado por la fundación (y en muchos casos, espectacular quiebra) de un nuevo grupo de compañías basadas en Internet designadas comúnmente como empresas pontocom. La combinación de un veloz aumento del precio de las acciones, la especulación individual y la gran disponibilidad de capital de riesgo crearon un ambiente exuberante. ¿Estaremos en los albores de la segunda burbuja?

En 1999 y comienzo a del 2000 – en plena burbuja – la valoración a través de múltiplos (basada que la empresa a valorar debería comportarse de forma similar a la media de las empresas de su sector): fue ampliamente utilizada. Si usted tenía una idea sobre el negocio en Internet, su valor era la media del sector, aunque solo hubiera una empresa similar a la suya en el mundo. Su proyecto no había nacido y ya disponía de una buena valoración.

En el top 100 de las marcas más valiosas, seis de las primeras diez marcas pertenecen al sector TIME (Internet e nuevas tecnologías). La número uno – Google – se mantiene por cuarto año consecutivo – 144.260 millones de dólares (87.757 millones de euros) -, Tres tecnológicas le siguen: IBM, Apple y Microsoft dejando atrás a grandes iconos del consumo como Coca-Cola (5ª) o McDonald´s (6º). Hace poco se confirmaba la venta de Burger King a la firma de capital de riesgo 3G Capital por 3.100 millones de euros. Burger King, la segunda empresa mundial de comida rápida, se fundó hace más de 50 años, dispone de más de 11.000 restaurantes en 67 países y 300.000 trabajadores en todo el mundo. Facebook aun es muy joven y debe demostrar que sabe cómo convertir visitas en euros. De lo contrario no podrá evitar que en cualquier momento se vuelva a pinchar la burbuja de la web 2.0.

 

La operadora entra por fin en la red

Este texto es una tribuna publicada por El Periodico y puede leerse en pdf aqui, o via online aquí.

Tras el fracaso del lanzamiento de la red social Keteke en el 2008, Telefónica ha decidido hacerse con el 85% de Tuenti por un importe cercano a los 70 millones de euros. La operación plantea muchos interrogantes, pero no precisamente el motivo del fracaso de Keteke, que no es novedad. Lo que resulta difícilmente comprensible es cómo una compañía como Telefónica no estaba en el proyecto de Tuenti desde su origen, apoyando, participando y capitaneando esta startup española.

Es más que seguro que la habrían recibido con los brazos abiertos, pero eso tenía que haber ocurrido hace cuatro años, el tiempo que Telefónica ha tardado en entender que hoy en día internet es algo más que vender líneas ADSL y que para muchos analistas independientes representa precisamente el futuro de las compañías de telecomunicaciones. Es fácil imaginarse en estos momentos a los directivos de Orange y Vodafone, a los que el movimiento de Telefónica ha pillado a contrapié. Actualmente, no se encuentran posicionados en un sector en el que, si querían crecer a medio plazo en España, era clave invertir para evitar que Telefónica se adelantara.

El mercado exterior

Otra cuestión interesante reside en saber cómo va a enfocar Telefónica su estrategia de internacionalización en redes sociales. Brasil –su principal mercado– está dominado por Orkut, la red social de Google, con aproximadamente un 73% de cuota, mientras que Facebook cuenta con alrededor de un 11%. Cuesta creer que intenten combatir, y mucho menos vencer, a estos gigantes de las redes sociales, aunque, por desgracia para Telefónica, la red social de Google solo triunfe de manera clara en Turquía y Brasil. Ya  es mala suerte, pero el internauta brasileño, el orkuteiro, valoró nuevamente que fuera la primera en llegar y en entender lo que buscaba.

Es el momento de plantearse cómo será el futuro de otras tantas startup españolas que empezaron como Tuenti y ahora se enfrentan al problema de la sobremaduración, al que Tuenti se estaba acercando. La sobremaduración es un punto de inflexión que elimina toda posibilidad de venta de compañías prometedoras, que, según van incorporando nuevos fondos de capital riesgo al accionariado para poder expandirse, ven cómo van perdiendo al mismo tiempo toda opción futura de venta. Lo más valorable de esta operación es que al fin Telefónica se da cuenta de que en internet se debe comprar talento y no solo absorber compañías.

La falta de talento en sus proyectos ha sido el principal error que tan duramente ha aprendido durante los últimos 10 años, con lanzamientos tan pobres como Terra, Lycos y otras mil iniciativas menores. Pero el talento que hay detrás de Tuenti sí vale esos 70 millones de euros. Por eso Telefónica les respeta un 10% del accionariado, para que los fundadores e impulsores de la joven compañía española, que han sabido llegar hasta aquí, descubran cómo enfrentarse a tantos interrogantes que se nos presentan para su futuro. 

Eventos en versión 2.0

Este texto es una tribuna publicada por El Mundo Economía y Negocios y puede leerse en pdf aqui

Las empresas cada vez llaman más a la puerta de agencias de eventos, comunicación y relaciones públicas con canales abiertos en redes sociales como Facebook y Tuenti que, desde hace unos meses, en las acciones de marketing han dejado de ser meros canales de comunicación para convertirse en ejes de captación de usuarios, tanto para eventos virtuales como presenciales. La agrupación de usuarios con los mismos gustos en grandes plataformas 2.0 hace que una buena parte del trabajo de comunicación y captación quede en manos de la viralidad entre éstos.

No hay mejor canal de comunicación que lo que no se percibe como publicidad y para ello recurrir aun usuario como promotor del mensaje se convierte en lo más efectivo y lamejor puerta de entrada posible. En Estados Unidos, el gran gigante Facebook es desde hace años un arma imprescindible dentro de las grandes giras de conciertos de artistas  americanos. Si existe una comunidad de fans de los Rolling Stones, con miles de miembros que  interactúan entre sí, ¿no son éstos los mejores promotores del mensaje y una forma eficaz para captar nuevos adeptos?

Y si no existe esa comunidad, ¿no sería inteligente crearla, fomentarla y participar de ella? Este tipo de estrategias llega incluso a la política.Todos recordamos cómo el actual  presidente de Estados Unidos, Barack Obama, utilizó Facebook en las pasadas elecciones como uno de lo smotores básicos de su propuesta presidencial.

Esta red social fue clave en la convocatoria y organización de eventos y actos de campaña que fueron seguidas por más de 3.000.000 de personas, que no sólo eran receptores del mensaje, sino que además se prestaban a colaborar en actos locales de ésta. Tenía miles de prescriptores a lo largo del país. Del mismo modo, ya se pueden observar casos similares en otros países. Decenas de empresas nacionales e internacionales fidelizan y captan a sus usuarios a través de un modelo de marketing, en el que las tradicionales relaciones públicas han cambiado su papel. Ahora se usa Internet para prescribir e invitar a usuarios a participar enlos eventos como, por ejemplo, el  concierto privado de un cantante.

El resultado: un notable éxito de asistencia y una fuerte proyección de imagen de marca. Y no sólo los eventos físicos tienen su espacio en las redes sociales. Para grandes marcas, la utilización de la viralidad de la web 2.0 e convierte en algo vital, también por medio de otros soportes como foros y blogs. Utilizando este tipo de medios de promoción interactivos se consigue una audiencia no similar sino muy superior a la que se podría obtener con medios tradicionales. Y con una inversión de 10%. Así, es importante comprender el uso de la web 2.0 en el marco de los eventos artísticos, sociales y deportivos, mediante nuevos modelos publicitarios no convencionales que producirán éxito de participación, éxito del evento y retro alimentación. Una combinación muy interesante para estos tiempos.

Privacidad en redes sociales

Este es un artículo que publicó la semana pasada 5 Dias, puedes descargar de aqui el pdf: “Privacidad en Redes Sociales”

privacidad

Creo que este es un tema que va a crear un intenso debate y ganará mucho protagonismo en 2010. Del mismo modo es posible que algunos deban adaptarse a legislaciones de privacidad locales.

Esta es la tribuna completa (la de 5 Dias estaba limitada por exigencias del papel a 550 palabras)

España es el segundo país de Europa en el uso de redes sociales, con una penetración del  73% de los internautas según el informe eEspaña, esto quiere decir que 13,2 millones de internautas españoles visitan, como mínimo, una red social todos los meses y en Europa,  solamente somos superados por Reino Unido, con una penetración cercana al 80%.
Las redes sociales tienen muchas ventajas, muchas de ellas muy evidentes, como la de no perder nunca contacto con conocidos pese a cambiar de residencia, trabajo, teléfono, etc… y la posibilidad de compartir espacios de la vida del individuo pese a la distancia, como eventos o fotografías y con la facilidad de poder organizarla para hacerla más accesible a nuestro entorno.  Pero de forma paralela a su crecimiento, las redes sociales alimentan tres fantasmas, que generan sombras sobre su utilización; la privacidad, el uso de datos personales y los perfiles falsos de usuarios.
El creciente problema de la privacidad.
Cabe destacar que cada vez más las redes sociales generalistas como Facebook, o en España Tuenti, se preocupan por mejorar todo lo referente a la privacidad del usuario y permiten poder gestionar y definir el grado de exposición pública del individuo, pero no es menos cierto que hay mucho camino por recorrer y que se echa en falta una legislación ad-hoc que toda red social tenga que suscribir a nivel de privacidad, para poder estar On-Line.
El Real Madrid y el Presidente Obama, no escapan a los errores.
El usuario de las redes sociales muchas veces desconoce cómo utilizar las herramientas de protección o simplemente es descuidado y poco celosos de su intimidad, es en estos casos donde por un manejo indebido y seguramente no autorizado, la información de perfiles pasa a ser de conocimiento público en cientos de web, blogs y foros y escapa de la seguridad de nuestra pequeña red de contactos, quedando seguramente  en muy mal lugar al propio usuario.
Uno de los casos más celebres de fuga de información golpeó de lleno en el Real Madrid hace algunos meses. En la Asamblea del Club se había detectado en documentos gráficos, que decenas de personas que estaban votando como socios compromisarios del Club sin serlo. Obviamente había un fraude, pero ¿cómo relacionarlo con el entorno del entonces presidente Ramón Calderón? La labor de investigación a través de Tuenti y Facebook de varios periodistas de un medio deportivo Español, les llevó a encontrar en el perfil de uno de sus colaboradores,  Nanín Rodríguez de Barutell, las fotos personales de muchas de las personas que, no siendo socios compromisarios, aparecían en las pruebas gráficas ejerciendo el mismo.
Otro caso muy evidente nos llegó tras las últimas elecciones americanas en las que, Facebook dio muchas alegrías a la candidatura del Presidente Obama, pero también llegó a poner en serios aprietos tanto al futuro presidente Obama como a sus colaboradores más cercanos, al hacerse públicas actitudes privadas poco responsables.
Uno de sus  más prometedores y cercanos asesores del actual presidente Obama, el joven Jon Favreau, de 27 años,  que tras una carrera fulgurante se había posicionado como el coordinador de los discursos del entonces candidato, y que fue fotografiado en un sospechoso estado de felicidad temporal, abrazado a un cartel de tamaño real de Hilary Clinton y al que, con una cerveza en la mano la instaba a beber, mientras toqueteaba divertido sus pechos. La fotografía, fue colgada sólo por unas horas en la red social, pero dio la vuelta al mundo y aun hoy se puede ver colgada en decenas de sitios en internet tan solo con introducir en cualquier buscador “Jon Favreau hillary”. Inmediatamente Favreau tuvo que disculparse públicamente por su inaceptable actitud.
Una pequeña fiesta que acabó en desastre.
Pero los peligros de privacidad no sólo pueden llevar a la fuga de información sensible o privada de su contexto y ámbito adecuado, sino que puede verse amplificada al mundo de forma viral, y también la viralidad, concepto intrínseco a la web 2.0 y los social media, puede derivar en un problema de privacidad.
Es de suponer que algo más serio que un simple problema de privacidad debió parecerle a la familia de una joven británica el suceso que les ocurrió hace un año en su villa de Mallorca. La joven, aprovechando la ausencia de sus padres decidió convocar una pequeña fiesta en una magnifica mansión valorada en casi 6 millones de Euros. Que mejor y más rápido que utilizar para ello las redes sociales Bebo y Facebook –debió pensar- , así como un buen argumento viral: “será la fiesta del verano, habrá alcohol y un DJ increíble”. Los resultados de esa enorme y descontrolada acción viral fueron terribles y parecidos a una zona de guerra; televisores arrojados a la piscina, puertas rotas, ropa por el suelo, la intervención final de la policía y joyas robadas por los “invitados” por valor de cerca de 10.000 Euros.
Sin irnos más lejos, hace pocos días la identidad del jefe del espionaje británico fue expuesta en Facebook, detalles clave relativos a su seguridad personal y de las personas que le rodean quedaron a merced de cualquier usuario de esta red.  Sir John Sawers, que debe asumir su puesto como jefe del Servicio Secreto de Inteligencia británico en noviembre, vio como su propia esposa Lady Shelley Sawers, publicaba tranquilamente fotografías de la familia y alimentó detalles muy sensibles para su seguridad y la de su familia como dónde vive y veranea la pareja y quiénes son sus amigos y parientes. Los detalles pudieron ser vistos por cualquier usuario de la red social.
Que hacer para estar más tranquilos.
La masificación del uso de estas herramientas y su mayor complejidad, hará que cada vez veamos más casos de privacidad, e incluso seguridad comprometida por el uso ligero de las mismas. Si bien es cierto que el usuario debe encontrar un marco en el que sentirse protegido, no está de más recordar algunas medidas básicas de seguridad y privacidad que todos podemos tomar dentro de estos entornos:
Desconfíe de los desconocidos:
Cuando un usuario es nuevo en una red social, l compartir accesos y tener “amigos” cuanto antes. Eso nos lleva a agregar en ocasiones de forma compulsiva, otros usuarios que no conocemos, que no aporta suficientes datos o que identificados bajo un nombre de empresa o producto, desconocemos quien está detrás.
No presuponga:
Ese conocido que le ha añadido, puede no ser realmente él. Procure escribirle para comprobar realmente que es quien dice ser, intente averiguar siempre por defecto, si podría ser un caso de suplantación de personalidad. De ser así repórtelo inmediatamente a los moderadores que actuaran en consecuencia.
Mala suerte;  Créame Angelina Jolie no  le quiere añadir a su perfil
Generalmente está probado que una foto atractiva genera muchos más contactos. Si alguien que desconoce y es sospechosamente atractivo le agrega; desconfíe. Hay miles de perfiles falsos intentando captar accesos de incautos con cualquier fin, los más incautos pican sin cesar. Piense que un acceso a su información personal puede derivar incluso en un problema de seguridad personal.
Los amigos de mis amigos NO son mis amigos:
Es un error frecuente en los usuarios el añadir a gente totalmente desconocida por afinidad con otros “amigos”, es decir por conocer gente en común. Del mismo modo es frecuente que tampoco sean amigos de los mismos y pueda generar en fugas de información.
Crear grupos de confianza:
Muy poca gente lo hace y la mayoría de redes sociales permiten ya poder catalogar niveles de acceso de usuarios. Por ejemplo, un compañero de trabajo posiblemente no queremos que tenga acceso a  fotos nuestras de carácter personal y familiar. Configuremos diferentes grados y niveles de acceso.
Las redes sociales son herramientas útiles y básicas,  y están aquí para quedarse. Usémoslas con cabeza y cuanto antes aprendamos a hacerlo correctamente, mas podremos disfrutar de ellas y seguro que con estas cinco reglas, nos ahorraremos algún disgusto.

España es el segundo país de Europa en el uso de redes sociales, con una penetración del  73% de los internautas según el informe eEspaña, esto quiere decir que 13,2 millones de internautas españoles visitan, como mínimo, una red social todos los meses y en Europa,  solamente somos superados por Reino Unido, con una penetración cercana al 80%.

Las redes sociales tienen muchas ventajas, muchas de ellas muy evidentes, como la de no perder nunca contacto con conocidos pese a cambiar de residencia, trabajo, teléfono, etc… y la posibilidad de compartir espacios de la vida del individuo pese a la distancia, como eventos o fotografías y con la facilidad de poder organizarla para hacerla más accesible a nuestro entorno.  Pero de forma paralela a su crecimiento, las redes sociales alimentan tres fantasmas, que generan sombras sobre su utilización; la privacidad, el uso de datos personales y los perfiles falsos de usuarios.

El creciente problema de la privacidad.

Cabe destacar que cada vez más las redes sociales generalistas como Facebook, o en España Tuenti, se preocupan por mejorar todo lo referente a la privacidad del usuario y permiten poder gestionar y definir el grado de exposición pública del individuo, pero no es menos cierto que hay mucho camino por recorrer y que se echa en falta una legislación ad-hoc que toda red social tenga que suscribir a nivel de privacidad, para poder estar On-Line.

El Real Madrid y el Presidente Obama, no escapan a los errores.

El usuario de las redes sociales muchas veces desconoce cómo utilizar las herramientas de protección o simplemente es descuidado y poco celosos de su intimidad, es en estos casos donde por un manejo indebido y seguramente no autorizado, la información de perfiles pasa a ser de conocimiento público en cientos de web, blogs y foros y escapa de la seguridad de nuestra pequeña red de contactos, quedando seguramente  en muy mal lugar al propio usuario.

Uno de los casos más celebres de fuga de información golpeó de lleno en el Real Madrid hace algunos meses. En la Asamblea del Club se había detectado en documentos gráficos, que decenas de personas que estaban votando como socios compromisarios del Club sin serlo. Obviamente había un fraude, pero ¿cómo relacionarlo con el entorno del entonces presidente Ramón Calderón? La labor de investigación a través de Tuenti y Facebook de varios periodistas de un medio deportivo Español, les llevó a encontrar en el perfil de uno de sus colaboradores,  Nanín Rodríguez de Barutell, las fotos personales de muchas de las personas que, no siendo socios compromisarios, aparecían en las pruebas gráficas ejerciendo el mismo.

Otro caso muy evidente nos llegó tras las últimas elecciones americanas en las que, Facebook dio muchas alegrías a la candidatura del Presidente Obama, pero también llegó a poner en serios aprietos tanto al futuro presidente Obama como a sus colaboradores más cercanos, al hacerse públicas actitudes privadas poco responsables.

Uno de sus  más prometedores y cercanos asesores del actual presidente Obama, el joven Jon Favreau, de 27 años,  que tras una carrera fulgurante se había posicionado como el coordinador de los discursos del entonces candidato, y que fue fotografiado en un sospechoso estado de felicidad temporal, abrazado a un cartel de tamaño real de Hilary Clinton y al que, con una cerveza en la mano la instaba a beber, mientras toqueteaba divertido sus pechos. La fotografía, fue colgada sólo por unas horas en la red social, pero dio la vuelta al mundo y aun hoy se puede ver colgada en decenas de sitios en internet tan solo con introducir en cualquier buscador “Jon Favreau hillary”. Inmediatamente Favreau tuvo que disculparse públicamente por su inaceptable actitud.

Una pequeña fiesta que acabó en desastre.

Pero los peligros de privacidad no sólo pueden llevar a la fuga de información sensible o privada de su contexto y ámbito adecuado, sino que puede verse amplificada al mundo de forma viral, y también la viralidad, concepto intrínseco a la web 2.0 y los social media, puede derivar en un problema de privacidad.

Es de suponer que algo más serio que un simple problema de privacidad debió parecerle a la familia de una joven británica el suceso que les ocurrió hace un año en su villa de Mallorca. La joven, aprovechando la ausencia de sus padres decidió convocar una pequeña fiesta en una magnifica mansión valorada en casi 6 millones de Euros. Que mejor y más rápido que utilizar para ello las redes sociales Bebo y Facebook –debió pensar- , así como un buen argumento viral: “será la fiesta del verano, habrá alcohol y un DJ increíble”. Los resultados de esa enorme y descontrolada acción viral fueron terribles y parecidos a una zona de guerra; televisores arrojados a la piscina, puertas rotas, ropa por el suelo, la intervención final de la policía y joyas robadas por los “invitados” por valor de cerca de 10.000 Euros.

Sin irnos más lejos, hace pocos días la identidad del jefe del espionaje británico fue expuesta en Facebook, detalles clave relativos a su seguridad personal y de las personas que le rodean quedaron a merced de cualquier usuario de esta red.  Sir John Sawers, que debe asumir su puesto como jefe del Servicio Secreto de Inteligencia británico en noviembre, vio como su propia esposa Lady Shelley Sawers, publicaba tranquilamente fotografías de la familia y alimentó detalles muy sensibles para su seguridad y la de su familia como dónde vive y veranea la pareja y quiénes son sus amigos y parientes. Los detalles pudieron ser vistos por cualquier usuario de la red social.

privacidad

Que hacer para estar más tranquilos.

La masificación del uso de estas herramientas y su mayor complejidad, hará que cada vez veamos más casos de privacidad, e incluso seguridad comprometida por el uso ligero de las mismas. Si bien es cierto que el usuario debe encontrar un marco en el que sentirse protegido, no está de más recordar algunas medidas básicas de seguridad y privacidad que todos podemos tomar dentro de estos entornos:

Desconfíe de los desconocidos:

Cuando un usuario es nuevo en una red social, l compartir accesos y tener “amigos” cuanto antes. Eso nos lleva a agregar en ocasiones de forma compulsiva, otros usuarios que no conocemos, que no aporta suficientes datos o que identificados bajo un nombre de empresa o producto, desconocemos quien está detrás.

No presuponga:

Ese conocido que le ha añadido, puede no ser realmente él. Procure escribirle para comprobar realmente que es quien dice ser, intente averiguar siempre por defecto, si podría ser un caso de suplantación de personalidad. De ser así repórtelo inmediatamente a los moderadores que actuaran en consecuencia.

Mala suerte;  Créame Angelina Jolie no  le quiere añadir a su perfil

Generalmente está probado que una foto atractiva genera muchos más contactos. Si alguien que desconoce y es sospechosamente atractivo le agrega; desconfíe. Hay miles de perfiles falsos intentando captar accesos de incautos con cualquier fin, los más incautos pican sin cesar. Piense que un acceso a su información personal puede derivar incluso en un problema de seguridad personal.

Los amigos de mis amigos NO son mis amigos:

Es un error frecuente en los usuarios el añadir a gente totalmente desconocida por afinidad con otros “amigos”, es decir por conocer gente en común. Del mismo modo es frecuente que tampoco sean amigos de los mismos y pueda generar en fugas de información.

Crear grupos de confianza:

Muy poca gente lo hace y la mayoría de redes sociales permiten ya poder catalogar niveles de acceso de usuarios. Por ejemplo, un compañero de trabajo posiblemente no queremos que tenga acceso a  fotos nuestras de carácter personal y familiar. Configuremos diferentes grados y niveles de acceso.

Las redes sociales son herramientas útiles y básicas,  y están aquí para quedarse. Usémoslas con cabeza y cuanto antes aprendamos a hacerlo correctamente, mas podremos disfrutar de ellas y seguro que con estas cinco reglas, nos ahorraremos algún disgusto.

Yo soy cool; y tú un pringaete

Eso es lo que deben pensar algunas compañías que no sólo se consideran el centro del mundo –igual lo son en cierto modo-, sino que además “utilizan” literalmente a la gente para hacer su propio trabajo.
Gmail es en la actualidad el mejor servicio de webmail; sin duda. Demostraron como en 1 año y poco se podría aplastar un servicio como Hotmail hasta entonces líder indiscutible en el sector y con 10 años de ventaja. ¿Cómo? Con un producto gratis, diferencial y sin limitaciones. Simplemente genial. Pero, ¿eso es todo?. La realidad es que no. Todo esto ha ido acompañado de una campaña de marketing a costo casi cero, en la que por medio de un inteligentemente perverso sistema de invitaciones, los usuarios eran dirigidos a realizar el trabajo de marketing que le correspondía al departamento de Marketing de Google y/o varias agencias externas y que  habría costado mucho dinero. Sí, si enviaste invitaciones de Gmail por doquier, fuiste un evangelista, un pequeño engranaje de un plan de marketing de libro (invitación, necesidad, valor, viralidad, distribuidores … hasta las subastas de cuentas en Ebay y similares para dotar de un valor incluso económico, todo perfectamente medido) … entonces creo que hasta puedes poner en tu Curriculum Vitae que “trabajaste” para Google. Aunque claro, ellos no te han pagado y no te conocen, y pese a eso, lo has hecho posiblemente encantado.
Ahora con Google Wave la historia se repite. Si no lo pruebas no eres nadie. Si invitas eres “cool”. En Palo Alto posiblemente se echen unas risas viendo como el trabajo de marketing y la implantación de un nuevo producto se hace por si sola usando al usuario feliz-como-una-lombriz  como virus evangelizador de la doctrina made in Googlelandia. No me siento con fuerzas ni para criticarlo; es inteligente y lo hacen muy bien. Además los productos son incontestables. Felicidades a Google, que ha logrado dar una vuelta de tuerca más al concepto Apple: “Evangeliza en mi nombre, somos guays”, ahora, sería algo así como  “Evangeliza en mi nombre, y trabaja feliz tu por mi; somos guays”
El usuario es libre de dedicar sus esfuerzos a lo que sea. Yo lo miro con perplejidad, estoy seguro que no habría nunca una empresa en España para la que los españoles colaboraran así, de manera activa y encima felices. ¿Alguien imagina usuarios participando de forma activa, energica y constructiva en el lanzamiento de un producto de telefónica?. Más allá de ese pensamiento filosófico-festivo que no viene a cuento, aparecen dos “Google wanna be”, Facebook y Twitter.
Facebook lanzó en su día una campaña para que los usuarios tradujeran su interface. Me parece vergonzoso, es subir un peldaño más.  Facebook, que me parece una red social fabulosa, estaba según decían valorado en 10.000 millones de dólares. ¿?(risas). Valga lo que valga, la realidad es que un grupo inversor ruso hace pocas fechas inyecto en la compañía 250 millones de dólares por una mínima participación. ¿Es licito que una compañía con esa capacidad financiera, se aproveche de la buena voluntad y predisposición de los usuarios para no pagar sus traducciones y contratar gente especializada para hacerlo?. A mi me parece un abuso.
Y en esas estamos hasta que llega nuevo chico a la oficina, Twitter pretende también que los usuarios traduzcan la interface con un chantaje emocional cutrillo del tipo: ¿lo quieres en tu idioma?, Pues tradúcelo tú. Lo veo triste una vez más. No soy sospechoso de participar.
Estos servicios, muchos de ellos sin modelo económico definido, viven de expectativas, de poder rentabilizar el número de usuarios que utilizan estas herramientas. Me parece bien, es un modelo de negocio más. Pero además de vivir de que te usen, pretender que trabajen gratis para ti, y así ahorrar costos, a mi me parece utilizar a las personas.
Y por cierto, my feeling es que a Twitter y Facebook les falta mucho por andar para tener la imagen de Google o Apple. Estas intentos de emplear fans del servicio y no asumir costos, siempre encontrarán a quien las ejecute, pero me temo que no acosta de mantener intacta su imagen corporativa.

Eso es lo que deben pensar algunas compañías que no sólo se consideran el centro del mundo –igual lo son en cierto modo-, sino que además “utilizan” literalmente a la gente para hacer su propio trabajo.

Gmail es en la actualidad el mejor servicio de webmail; sin duda. Demostraron como en 1 año y poco se podría aplastar un servicio como Hotmail hasta entonces líder indiscutible en el sector y con 10 años de ventaja. ¿Cómo? Con un producto gratis, diferencial y sin limitaciones. Simplemente genial. Pero, ¿eso es todo?. La realidad es que no. Todo esto ha ido acompañado de una campaña de marketing a costo casi cero, en la que por medio de un inteligentemente perverso sistema de invitaciones, los usuarios eran dirigidos a realizar el trabajo de marketing que le correspondía al departamento de Marketing de Google y/o varias agencias externas y que  habría costado mucho dinero. Sí, si enviaste invitaciones de Gmail por doquier, fuiste un evangelista, un pequeño engranaje de un plan de marketing de libro (invitación, necesidad, valor, viralidad, distribuidores … hasta las subastas de cuentas en Ebay y similares para dotar de un valor incluso económico, todo perfectamente medido) … entonces creo que hasta puedes poner en tu Curriculum Vitae que “trabajaste” para Google. Aunque claro, ellos no te han pagado y no te conocen, y pese a eso, lo has hecho posiblemente encantado.

Ahora con Google Wave la historia se repite. Si no lo pruebas no eres nadie. Si invitas eres “cool”. En Palo Alto Mountain View posiblemente se echen unas risas viendo como el trabajo de marketing y la implantación de un nuevo producto se hace por si sola usando al usuario feliz-como-una-lombriz  como virus evangelizador de la doctrina made in Googlelandia. No me siento con fuerzas ni para criticarlo; es inteligente y lo hacen muy bien. Además los productos son incontestables. Felicidades a Google, que ha logrado dar una vuelta de tuerca más al concepto Apple: “Evangeliza en mi nombre, somos guays”, ahora, sería algo así como  “Evangeliza en mi nombre, y trabaja feliz tu por mi; somos guays”

google-dr-evil[3]

El usuario es libre de dedicar sus esfuerzos a lo que sea. Aun así hay movimientos que yo miro con perplejidad, estoy seguro que no habría nunca una empresa en España para la que los españoles colaboraran así, de manera activa y encima felices. ¿Alguien imagina usuarios participando de forma activa, energica y constructiva en el lanzamiento de un producto de telefónica?. Más allá de ese pensamiento filosófico-festivo que no viene a cuento, aparecen dos “Google wanna be”, Facebook y Twitter.

Facebook lanzó en su día una campaña para que los usuarios tradujeran su interface. Me parece vergonzoso, es subir un peldaño más.  Facebook, que me parece una red social fabulosa, estaba según decían valorado en 10.000 millones de dólares. ¿?(risas). Valga lo que valga, la realidad es que un grupo inversor ruso hace pocas fechas inyecto en la compañía 250 millones de dólares por una mínima participación. ¿Es licito que una compañía con esa capacidad financiera, se aproveche de la buena voluntad y predisposición de los usuarios para no pagar sus traducciones y contratar gente especializada para hacerlo?. A mi me parece un abuso; colaboré con Dmoz y Wikipedia, proyectos sin ánimo de lucro, ¿pero trabajar gratis como voluntario en una empresa privada como Google y Twitter?. ¿El ser una killer-aplication justifica el poder utilizar a la gente en tu beneficio?

Y en esas estamos hasta que llega nuevo chico a la oficina, Twitter pretende también que los usuarios traduzcan la interface con un chantaje emocional cutrillo del tipo: ¿lo quieres en tu idioma?, Pues tradúcelo tú. Lo veo triste una vez más. No soy sospechoso de participar.

Estos servicios, muchos de ellos sin modelo económico definido, viven de expectativas, de poder rentabilizar el número de usuarios que utilizan estas herramientas. Me parece bien, es un modelo de negocio más. Pero además de vivir de que te usen, pretender que trabajen gratis para ti, y así ahorrar costos, a mi me parece utilizar a las personas.

Y por cierto, my feeling es que a Twitter y Facebook les falta mucho por andar para tener la imagen de Google o Apple. Estas intentos de emplear fans del servicio y no asumir costos, siempre encontrarán a quien las ejecute, pero me temo que no acosta de mantener intacta su imagen corporativa.

Las redes sociales; creando comunidad

Como parte de la estrategia comunicación de Yes.fm hemos empezado a trabajar en Redes Sociales.
Creo firmemente en este vehículo nuevo de comunicación, que si se trabaja bien y con constancia puede establecer un excelente cauce de comunicación entre los usuarios y el staff de cualquier  empresa.
En un principio nuestra presencia se va a centrar en Facebook, Tuenti, MySpace, una canal de video de YouTube y un usuario de Twitter. Creo que para empezar son los puntos clave, aunque si alguien cree que nos dejamos algún sitio en el aire, me encantaría saberlo.

La idea con la que trabajamos, y creo que es importante, es que sean canales dinámicos y que ofrezcan opciones nuevas al usuario; organizar concursos, eventos online, estrenos musicales semanales, que fomenten la comunidad off portal y donde realicemos promociones exclusivas para los miembros del canal; me preocupa especialmente que no sean sólo vehículos de promoción, sino que aporten valor añadido al usuario intentando que cuanta más gente mejor se reuna en torno a Yes.fm en estos canales social media.
Entiendo que en los próximos años vamos a ver florecer decenas de agencias y departamentos dentro de grandes empresas dedicados exclusivamente a crear comunidad y al desarrollo de contenido de valor añadido y a la promoción dentro de este nuevo tipo de soportes.

¿Qué potencia tiene esto? Basta decir que la cuenta del presidente electo de USA, Barack Obama le han seguido durante las elecciones americanas más de 1.700.000 amigos en facebook, lo que le facilita la comunicación en tiempo real dentro de esta red social. Por supuesto es un caso extremo, pero hoy en día un ejemplo a seguir.

Tengo mucho interés personal en el desarrollo de estas iniciativas. Soy usuario de facebook y de twitter, pero a nivel personal. Nunca hemos lanzado una campaña permanente y online para nuestros productos en todos estos nuevos soportes social media. Espero que podamos hacerlos crecer y dar un valor añadido. Crearlos y tenerlos medio abandonados es ridículo, debemos estar muy activos en ellos y es una labor de hormigita, trabajando el medio y largo plazo.

Si eres usuario de estas redes aquí tienes los canales recién creados, espero que te enganches a alguno de ellos, ya les estamos empezando a subir contenido.

Comunidad Yes en Facebook

Yes.fm en Twitter

Pérfil de Tuenti Yes

Canal de Vídeo en Youtube Yes.fm

MySpace Yes

Unas risas con Facebook

Estamos todos en mayor o menor medida inmersos en alguna red social.

Hace poco, y ante la enorme cantidad de redes sociales que están apareciendo, Carlos Blanco escribía un interesante post al respecto que recomiendo especialmente  “Analisis de las redes sociales profesionales” en el que se preguntaba en voz alta en cuales hay o no hay que estar.

Yo, personalmente siempre he sido un poco anti-redes sociales, si bien es cierto que uso Xing y cada día más Facebook. Precisamente por eso debe ser que esta mañana me han enviado un vídeo, que desconocía (tan malo no debe ser cuando lo han visto 4.000.000 de personas en YouTube) con el que me he estado riendo un poco de Facebook, y sobre cuanta tontería y aplicaciones estúpidas circulan en ocasiones en este tipo de redes (y el tiempo que malgastamos con ellas !!).

😀