Veinte emprendedores a los que deberías seguir en Twitter

Muchosempresarios se están incorporando a una red social especialmente interesante para conocer su forma de pensar,seguir sus consejos y acceder a la información que van desgranando.Estos son los perfiles que hay que seguir. Click en la imágen para leer el PDF.

Crecer en el trabajo

Hace tiempo comenté que quería escribir sobre 20 palabras y conceptos este es uno de ellos.
Tal vez uno que tiene una cierta lectura en interno, y que a la vez que lo escribo me sirve para ordenar algunas ideas y que, de manera especial, para que este blog sea también un elemento de comunicación interna y de este modo personas que trabajan conmigo puedan saber, lo que muchas veces pienso de temas relacionados con el trabajo en general, no con el suyo particular, y que posiblemente no haya tenido ocasión de tratar con ellos.
Es posible que esté errado, pero siento que el concepto “trabajo” no resiste una foto fija, ha ido variando de significado a lo largo de los últimos años, creo que en general para toda la sociedad.
En 2007 y 2008 todos teníamos trabajo, había de sobra, era un mal necesario. La movilidad laboral era alta, desde mi posición el peso del concepto fidelizar se hacía crítico para mantener una estructura operativa. Creo que mucha gente, y en mi propia familia he visto varios ejemplos, no valoraba un activo en sí mismo en “tener trabajo”, en un país en el que históricamente este ha sido uno de los principales talones de Aquiles.
En cierto modo, el trabajo es como las angulas, sabe especialmente bien cuando eres consciente de que cuesta un enorme esfuerzo y apenas hay; esa escasez es la que te hace valorarlo de manera especial y trascendente. Por cierto, sería una comparación más divertida si el trabajo no fuera necesario, hoy comprar un kilo de angulas es una frivolidad, y se llegan este año a pagar más de 2.000 Euros/kilo https://www.berenguela.com/el-primer-kilo-de-angulas-de-la-temporada-fue-vendido-en-asturias-por-2-001-euros/2009-11-10 y francamente este fin de año, no se si cuesta más encontrar trabajo o comprar un kilo de angulas
La crisis ha enseñado a mucha gente de forma cruel, algo que desconocían, que el trabajo puede  llegar a escasear, y para muestra los más de 4 millones de parados que hay en España y los miles de inmigrantes que están regresando a sus países de origen. Es un drama, pero también un toque de atención hacia algunas personas que pensaban que podrían cambiar de trabajo de forma constante ante la mínima dificultad, no valoraban el esfuerzo de las empresas y de sus empleadores y en ocasiones tomaban la decisión de cambiar de empleo trivialmente, total, “si en unas semanas encontraré algo”… Pues bien, esas semanas se han vuelto meses y esos meses han hecho que acabe el paro que tenías asignado, y decenas de miles, cientos de miles, millones de personas no han encontrado nada. Imagino  que en los próximos 2-3 años, cuando todo esto vaya pasando, lograrán colocarse, pero lo que de verdad deseo, es que además de colocarse hayan aprendido que esto es cíclico y puede volver a suceder.
Los sindicaticos mayoritarios, ridículamente anacrónicos en una España moderna,  viven al calor de las subvenciones del Estado (pocos sindicatos quedarían, y dudo que fueran los grandes, si se tuvieran que mantener con las cuotas de los trabajadores), insisten en trazar una línea que no comparto la que separa al trabajador  y el empresario. Para mi eso no existe y es algo del pasado… o si existe es algo mucho más tenue que hace 10 o 20 años.
El concepto de trabajador se empieza a diluir en la actualidad en conceptos aparentemente tan lejanos con el de “inversor” y “empresario”:
¿Qué he ganado en este puesto de trabajo?, ¿Cuál es mi valor de mercado?, ¿He mejorado mi CV este año?, ¿He aprendido y descubierto nuevas perspectivas?
Son preguntas igualmente válidas para una empresa, una inversión y un trabajador.
Para mi somos todos empresarios, hay empresarios que emplean gente y empresarios que capitalizan su propio trabajo dentro de una compañía, es decir, son empresarios de si mismos, pero todos somos en definitiva de una u otra manera empresarios, y si no nos sentimos así nosotros mismos igual es que estamos capitalizando mal nuestro esfuerzo.

Hace tiempo comenté que quería escribir sobre 20 palabras y conceptos este es uno de ellos.

Tal vez uno que tiene una cierta lectura en interno, y que a la vez que lo escribo me sirve para ordenar algunas ideas y que, de manera especial, para que este blog sea también un elemento de comunicación interna y de este modo personas que trabajan conmigo puedan saber, lo que muchas veces pienso de temas relacionados con el trabajo en general, no con el suyo particular, y que posiblemente no haya tenido ocasión de tratar con ellos.

Es posible que esté errado, pero siento que el concepto “trabajo” no resiste una foto fija, ha ido variando de significado a lo largo de los últimos años, creo que en general para toda la sociedad.

capital-humano

En 2006, 2007 y 2008 todos teníamos trabajo, había de sobra, era un mal necesario. La movilidad laboral era alta, desde mi posición el peso del concepto fidelizar se hacía crítico para mantener una estructura operativa. Creo que mucha gente, y en mi propia familia he visto varios ejemplos, no valoraba un activo en sí mismo en “tener trabajo”, en un país en el que históricamente este ha sido uno de los principales talones de Aquiles.

En cierto modo, el trabajo es como las angulas, sabe especialmente bien cuando eres consciente de que cuesta un enorme esfuerzo y apenas hay; esa escasez es la que te hace valorarlo de manera especial y trascendente y cuando abunda, lo valoras en menor medida. Por cierto, sería una comparación más divertida si el trabajo no fuera necesario, hoy comprar un kilo de angulas es una frivolidad, y se llegan este año a pagar más de 2.000 Euros/kilo francamente este fin de año, no se si cuesta más encontrar trabajo o comprar un kilo de angulas.

La crisis ha enseñado a mucha gente de forma cruel, algo que desconocían, que el trabajo puede  llegar a escasear, y para muestra los más de 4 millones de parados que hay en España y los miles de inmigrantes que están regresando a sus países de origen. Es un drama, pero también un toque de atención hacia algunas personas que pensaban que podrían cambiar de trabajo de forma constante ante la mínima dificultad, no valoraban el esfuerzo de las empresas y de sus empleadores y en ocasiones tomaban la decisión de cambiar de empleo trivialmente, total, “si en unas semanas encontraré algo”… Pues bien, esas semanas se han vuelto meses y esos meses han hecho que acabe el paro que tenías asignado, y decenas de miles, cientos de miles, millones de personas no han encontrado nada. Imagino  que en los próximos 2-3 años, cuando todo esto vaya pasando, lograrán colocarse, pero lo que de verdad deseo, es que además de colocarse hayan aprendido que esto es cíclico y puede volver a suceder.

Los sindicatos mayoritarios, ridículamente anacrónicos en una España moderna,  viven al calor de las subvenciones del Estado (pocos sindicatos quedarían, y dudo que fueran los grandes, si se tuvieran que mantener con las cuotas de los trabajadores), insisten en trazar una línea que no comparto la que separa al trabajador  y el empresario. Para mi eso no existe y es algo del pasado… o si existe es algo mucho más tenue que hace 10 o 20 años.

El concepto de trabajador se empieza a diluir en la actualidad en conceptos aparentemente tan lejanos con el de “inversor” y “empresario”:

¿Qué he ganado en este puesto de trabajo?, ¿Cuál es mi valor de mercado?, ¿He mejorado mi CV este año?, ¿He aprendido y descubierto nuevas perspectivas?

Son preguntas igualmente válidas para una empresa, una inversión y un trabajador.

Para mi somos todos empresarios, hay empresarios que emplean gente y empresarios que capitalizan su propio trabajo dentro de una compañía, es decir, son empresarios de si mismos, pero todos somos en definitiva de una u otra manera empresarios, y si no nos sentimos así nosotros mismos igual es que estamos capitalizando mal nuestro esfuerzo.

La Universidad española no crea empresarios, ni emprendedores, sino aprendices de mileuristas

Vaya, la frase es mia y parece que ha levantado una buena polvareda.

Creo que lo dije en la Ponencia del III Congreso de Webmasters, y luego, con los chicos de AgoraNews lo repetí en esta breve video entrevista:

El caso es que llegó a la página principal de Meneame, y ha generado decenas y decenas de comentarios a favor y en contra, y dado más de un quebradero de cabeza a los administradores del servidor de AgoraNews. Casi 1.000 meneos a favor y 4 en contra, decenas y decenas de twitts, post y emails.

Sin ánimo de marear más la perdiz, si diré que no creo que la Universidad sea el único problema, pero si uno de los problemas.

Carta abierta a Aurelio Martinez, presidente del Instituto de Crédito Oficial (ICO)

He seguido durante varios días la evolución y los comentarios de un oportuno post de Eneko Knorr sobre los créditos ICO  y he escuchado con atención muchos comentarios en este y en otros post, asi como en reuniones y comidas sobre el papel del ICO que no han llegado a incentivar la economía real.

Es una pena –pensé- que esta gente del ICO, posiblemente no leerá blogs al no estar escritos sobre papel con fondo salmón y no les llegue un feedback tan valioso como el de ese post, sobre su oficina, hasta la reunión de banqueros, o en su tiempo libre al yate o al club de golf. Es por eso que esta mañana, que estoy especialmente ácido, y de mala uva y  he redactado y enviado por mensajero esta carta al Presidente del ICO. La reproduzco aquí:


Carta abierta a Aurelio Martinez, presidente del Instituto de Crédito Oficial (ICO)

Atención de Don Aurelio Martinez
INSTITUTO DE CRÉDITO OFICIAL
Paseo del Prado, 4 – 28014 Madrid 

Madrid, a 18 de Febrero 2009

           Mi Querido Aurelio:

He leído en las últimas semanas declaraciones sorprendentemente triunfalistas sobre la línea ICO-Liquidez, dotada con 100.000 millones de Euros y que teóricamente iba a ayudar a miles de medianos y pequeños empresarios, así como a autónomos, los problemas de liquidez en estos tiempos duros. Durante unos minutos has sido mi héroe.
Como sabes, miles de empresas viables están literalmente cerrando sus puertas por problemas de liquidez; los impagos, los retrasos en hacer efectivos abonos ya concertados, y la caída del consumo han generado una crisis de circulante, en el que entiendo pensabais cuando creasteis ICO-Liquidez dotada con ese chorro de millones.

He asistido algo perplejo a la evolución en mi entorno, de empresarios y emprendedores sobre vuestra actuación. En primer lugar se generó expectación y un cierto alivio ante una situación en la que parecía que el ICO iba a poder entrar en la economía real y dejar de ser un lamentable instrumento político para financiar amíguetes y operaciones político-financieras afines, como cuando  el ICO vergonzantemente financiasteis en 2006 con 350 millones de euros la compra de acciones de Repsol por parte de Sacyr y, además, aceptasteis participar con papel protagonista en el multimillonario préstamo sindicado de la operación.

Imagino que esta nueva línea habrá servido para que te hagas la foto: “Hemos inyectado 100.000 millones”, hayas recibido alguna palmadita y es posible que incluso te hayas dado un buen homenaje en algún restaurante con algún Consejero de uno de los principales bancos. De hecho no me cabe ninguna duda de que en ciertos sectores de la calle, la percepción ha sido de que “se ha movido ficha”; se ha hecho algo. Suena tremendo lo de ¡100.000 millones de Euros!; rotundo, redondo; cojonudo, pero creo que tu como yo  sabemos que es un bluff.

He de decirte que poco a poco esas expectativas de gente emprendedora y de empresarios se han ido frustrando. Tengo la suerte o el mérito (sí, posiblemente será esto primero) de que no he necesitado nunca al ICO, ni siquiera financiación bancaria para mi actividad empresarial, y viendo como actuáis debo decirte que espero seguir así por muchos años. Aun así en esta ocasión llamé a mi banco habitual, La Caixa para informarme, ya que parecía interesante esa liquidez extra sobre todo por una cierta tranquilidad mental.

En mi banco, me explicaron que su aportación es más de lo mismo. No aporta nada más que un pequeño diferencial en los intereses de la operación, pero los bancos siguen pidiendo las mismas garantías desproporcionadas (avales de propiedades tasadas con 30-40% del valor que se adquirieron en esas mismas entidades, nominas, garantías personales) que han sido el motivo de este cambio de ciclo económico y que nos han llevado a este punto de cierre de facto del crédito; no es que no haya dinero, sí lo hay, pero para pocos, y curiosamente no son los que lo necesitan.
Tal vez el hecho de no necesitarlo unido a que si algún día llegara a necesitar financiación, la solidez y patrimonio de mis compañías me hace un cliente preferente y no debería tener problemas, me hacen perder esta mañana –si, lo reconozco, tal vez  me he levantado de mal humor- el tiempo escribiéndote.

El motivo de estas líneas no es más que recordarte que no estáis cumpliendo vuestro papel, esto es mera propaganda pseudo – política y os limitáis a una foto; no estáis dinamizando la industria ni la empresa, no están apoyando a gente joven ni a empresas solidas con problemas de liquidez que están en un momento duro porque se les niega la financiación. La gente 100% solvente a la que se ofrece y se presta ese dinero es posiblemente la que menos lo necesita, y ahorrarse algo de dinero de los intereses gracias al ICO, que es el único valor que aportáis sobre la financiación habitual, no es siquiera relevante a ciertos niveles ni ataja el momento de miles de personas en estos momentos.

Me gustaría animarte a que reconsideréis a quien deberíais apoyar, que es precisamente a esa gente emprendedora, pequeños empresarios y autónomos a los que el banco les han cerrado el grifo, precisamente a la gente a la que no estáis llegando.

Espero que bajéis a la arena y veáis lo que hay en la calle, y me permito envíate un pequeño obsequio a la altura y como homenaje a la labor que estáis desempeñando en estos momentos duros en los que la sociedad os necesita.

Es posible que tras estas líneas no juguemos al golf ningún día juntos, ni tengamos la grata oportunidad de almorzar, pero también es posible e incluso sería útil y muy necesario para mucha gente, que moviera un poco tu conciencia y la de tu equipo, instara a una breve reflexión y pudierais estudiar como hacer llegar estos números tan grandilocuentes (100.000 millones de Euros rotundos, redondos; cojonudos)  a las personas , que de verdad lo necesitan

Recibe un fuerte y cariñoso abrazo,

firma-alejandro

 

 

 

Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña
Emprendedor , Empresario y  español muy quemado
DNI: XXXXX

Y adjunto una bonita cajita dorada, que incluye un obsequio a la altura de la labor del ICO en esta crisis para con los empresarios y emprendedores: una boñiga, un detrito, una evacuación, desecho orgánico o defecado vamos una mierda con todas las letras (eso sí, de plástico :-D)

50-caca-redonda
 Igual hasta cabe en la estantería llena de premios y reconocimientos de tan brillante institución. Claro, cuando he pedido que salgan a comprarla en la oficina y que la envuelvan cariñosamente en una caja de plástico, la adjunten a la carta y la recoja MRW, la buena de Constanza, la pobre literalmente flipado.

¿Porqué hago esta payasada?

Se que es una rabieta, un brindis al sol, vamos es en definitiva el recurso del pataleo. Una manera de llamar la atención del personaje y sus colaboradores, de quejarme y de que les “piten los oidos” de protestar y llamar la atención sobre una situación injusta y grave en la que partiendo de la premisa falsa de que “no hay dinero” se pone más dinero en el mercado, pero a disposición de los que tienen patrimonio de sobra y no lo necesitan, no a disposición de la gente que esta pasando dificultades, a la que los bancos están poniendo el liston del acceso a financiación muy alto.

El problema no es que no haya dinero; es que no hay dinero para tí, para jovenes, hipotecados, para esos emprendedores noveles y pequeñas empresas y autonomos, muchos de ellos ya endeudados o intentando crear su primer proyecto, que son los que lo necesitan de verdad. Es posible que en el ICO sean impermeables desde su despacho con vistas al Paseo del Prado a este tipo de quejas, pero creo que se acordarán de lo que les dijo aquel capullo que se levanto una mañana y les envío una bonita boñiga, un detrito, una evacuación, una desecho orgánico o defecado vamos una mierda con todas las letras (eso sí, de plástico :-D)

Bueno; pelillos a la mar y a seguir currando que el día lo requiere.