Proyectos sostenibles para tiempos revueltos

Dice el refranero popular –y asusta pensar lo certera que resulta la frase en el momento actual- que cualquier tiempo pasado fue mejor. Teniendo en cuenta los datos macroeconómicos que nos contemplan –según el Fondo Monetario Internacional, España experimentará una leve recuperación del PIB no antes de… ¡2017!- y en un escenario con un 25% -1 de cada 4 personas- en paro, basta echar la vista atrás para sentir una profunda nostalgia de cómo estábamos hace poco más de un lustro. Pese a que parezcan cifras anónimas y frías, están cambiando nuestra vida y nuestras propias rutinas de trabajo. Continuar leyendo “Proyectos sostenibles para tiempos revueltos“.

Sé ‘cool’: motiva a tus empleados

Dice la sabiduría popular que “si quieres ir rápido, ve solo; si quieres ir lejos, ve acompañado”. En cualquier proyecto de cierta envergadura es preciso ir acompañado. Incluso añadiría “ir bien” acompañado. Para poder incluir ese pequeño matiz resulta fundamental tener a personas motivadas a tu alrededor que compartan tus objetivos e inquietudes. Continuar leyendo “Sé ‘cool’: motiva a tus empleados

10 cosas que no te enseñan en la Universidad

Si el día de mañana quieres ser empresario debes tener en cuenta algunas cosas que, muy posiblemente, no habrás aprendido en la Universidad. Los recién licenciados que gozan de espíritu emprendedor y quieren poner en marcha sus proyectos no tienen muchas de estas cosas en cuenta, y eso es especialmente dramático por varias cuestiones: les crea confusión y, en ocasiones, tienen que aprender desde cero lo que es estrictamente necesario y ellos creían saberse ya al dedillo. Continuar leyendo “10 cosas que no te enseñan en la Universidad

Las prostitutas innovadoras

Una de las palabras que me suscita más pereza es ‘innovación’. No se trata de que me esté convirtiendo en un Amish, sino que algunas palabras empiezan a prostituir radicalmente su significado cuando se abusa de ellas sin medida. Y, peor aún, cuando entran en el juego y en el debate político ―todo sea dicho, otra de esas palabras es ‘emprendedor’ que, desde que entró hace años en campaña electoral, ha pasado a querer decir casi cualquier cosa―. Continuar leyendo “Las prostitutas innovadoras

¿Rico o rey?

La primera vez que escuché a alguien preguntarle a un emprendedor “¿Quieres ser rico o rey?” fue hace muchos años de boca del empresario español Carlos Blanco, fundador del Grupo Itnet. Recuerdo que él me dijo que la frase no era suya y que la había escuchado por algún sitio. Me pareció una manera bastante inteligente -y con algo de trampa al ser formulada en un foro de inversión- de pedir al emprendedor que se retratara. Continuar leyendo ¿Rico o rey?

10 ideas para estimular tu espíritu emprendedor

Ser una empresa emprendedora es un activo. Puedes estar jubilado, ser estudiante, funcionario, empleado por cuenta ajena o por cuenta propia, y ser al mismo tiempo una persona emprendedora en cualquiera de esos campos. Ser emprendedor es un valor fundamental y todos podemos -y debemos- tender a serlo tanto en nuestras facetas personales como profesionales. Continuar leyendo “10 ideas para estimular tu espíritu emprendedor”

Dignificando el autoempleo

Ahora que parece estar de moda el concepto ‘emprendedor‘ -posiblemente por su necesidad social y por las pocas alternativas que nos ofrece el momento que vivimos-, me gustaría destacar la importancia de las personas que, simple y llanamente, sin mayores pretensiones, generan su propio autoempleo. Continuar leyendo “Dignificando el autoempleo

Ocho horas para captar las claves del emprendimiento

Os dejo una información del Diario de Almería en relación al Día de la Persona emprendedora en Málaga la semana pasada, en el que acudí a dar una conferencia.

Este próximo día 1 de Diciembre, con el mismo motivo, estaré en Sevilla  apoyando el Día de la Persona Emprendedora en Andalucía.

 

Diario de Almería: Leer PDF parte 1 y parte 2.

Los inversores son de Marte, los emprendedores de Venus

Parafraseando al genial John Gray (“los hombres son de Marte las mujeres son de Venus”), me permito está breve parodia para dejar una minúscula reflexión en el fondo, las personas somos muy diferentes, pero los roles contrapuestos nos distancian aun más.

Pensamientos previos del día antes:

Inversor:

Joder, me reúno con otro crío friki de estos mañana. Espero que valga la pena a ver si acabo de pegar un pelotazo como estos de Google… ojeando las primeras páginas del Business Plan hasta es posible que salga algo interesante: esta muy bien presentado, no tiene muchas faltas de ortografía e incluso me atrevería a decir que los números sonaban consistentes. Aun así, como siempre prepararé alguna buena excusa para cortar la conversación si el tema se desmadra, no vaya a ser uno de estos iluminados pertenecientes a la Iglesia de “mi idea” que me haga perder la mañana.

Emprendedor :

La verdad es que no se muy bien que hace este tío que veo mañana, pero he leído en Loogic y en varios foros de internet que tiene pasta. Tengo que ensayar mis argumentos sobre los 60 slides que le he preparado, parecen muy profesionales ¡va a flipar!, total, el tío este no se enterará de la mitad de lo que le cuento así que debo sobre todo parecerle muy seguro en todo… ¡a ver si le saco pasta …!

Impresiones en el primer instante de la Reunión:

Inversor:

Este chico no se ha puesto un traje en la vida. Se le nota. Desde luego no es el tipo que me gustaría de novio de mi hija… Bueno, a ver que coño me cuenta y si no es más de lo mismo… tengo una comida a las 14 hrs, con 30 minutillos tiene más que de sobra…

Emprendedor:

Joe, me lo iba a comer con patatas y ahora me intimida un poco el escenario. Bueno, suerte y al toro, total, este hortera no tiene ni puta idea, osea que no se atreverá a discutirme nada.

Pensamientos durante la presentación:

Inversor:

Bonitos gráficos, bonito logo, bonito Mac,  joder cada día estos chavales montan mejor estos power point…  espero que no sea otro de estos profesionales de las presentaciones y luego no haya más donde rascar. A ver si acaba de una vez de contarme el rollo y vamos a los números.

Emprendedor:

Juas! El tipo esta como flipao escuchándome, ¿no tiene dudas o es que está todo clarísimo?.  A ver si es un pirata y hablo de más y el muy cabrón me intenta copiar mi idea. Nahhh no hay narices … nunca encontrará alguien como yo para ponerlo en marcha.

Tras la presentación, llegan las preguntas:

Inversor:

–          Hombre suena interesante, pero, ¿no te parece que una valoración de 2 millones de Euro,  por una compañía que aun no existe, es pelín… como diría yo… agresiva?

Emprendedor:

(¡Menudo gitano!, ¿pero que le pasa a este tío, no ve el potencial de MI idea?)

–          Hombre, me parece un precio justo de mercado. La valoración de proyectos con este potencial en otro países de Europa es muy superior. Además pensamos facturar  20 millones de Euros en 2014

–          Si si… bueno, y me podrías decir en base a que podemos llegar a pensar que esa facturación es posible –pregunta el inversor-. De hecho, creo que no hay apenas compañías de internet que facturen cifras como esas en España…

–          Hombre, ¡sólo hay que mirar el mercado americano!. En este sector es una evolución casi lógica en España.

–          Ahhh, claro, ¡los americanos!…pero no te parece que el mercado americano es, digamos, ¿algo más grande y poblado, con mayor potencial económico que el español?

–          Pero es que nosotros además de ser los lideres del sector, pensamos en 2011 expandirnos por toda Europa.

–          Entiendo, pero, ¿eso no requiere fuertes inversiones que no veo contempladas en el Business Plan actual?

–          Eso lo contemplaremos en una segunda ronda en 2010. Ahora te ofrecemos un 10% de la compañía por 200.000 Euros. Es el dinero necesario para arrancar.

–          Lo único que mi rango de inversión es hasta 100.000 Euros, esa cifra es demasiado alta para mi…

–          No importa, podemos modificar el Plan de Negocio y arrancar con 100.000 Euros también gastando menos en publicidad.

–          Y esa merma en publicidad, ¿como la supliríais?. ¿Como vamos a popularizar el producto?

–          ¡Utilizando las redes sociales!. ¡Gracias a la viralidad de las redes sociales!

–          (Cara de póker) Y que perspectivas de futuro tiene la empresa. ¿A quién se le podrá vender en el futuro?

–          (vender ¿? Pero este tío es idiota ¿? Si vamos a facturar 20 millones en 2014 y le ofrezco ser el Rey del mundo, ¿cómo que vender?. Buah, saldré del paso y le diré lo de siempre…). Seguro que en 1 o 2 años Telefónica y nuestros competidores internacionales estarán interesados y será una gran oportunidad de hacer caja.

–          Hombre, yo es que no veo a Telefónica comprando esto… de hecho en internet no compran nada…

–          Bueno, pues entonces nuestra competencia internacional … o algún banco.

–          Ya… bueno, el hecho es que la idea me gusta y parece que hay un buen equipo… tendría que valorarlo un poco… tengo mis dudas… Los ingresos basados en publicidad me dan algo de miedo, no se yo si esta aplicación será realmente disruptiva como para lograr estos hitos de facturación…

–          Pues es una oportunidad… Ya he hablado con Juan y Gregorio y están interesadísimos… quien llevarlo ya a su comité de inversión y quieren cerrarlo y entrar cuanto antes…

–          (¿Juan y Gregorio? Vamos no me jodas, ¡menudo farol!, esos no entran ni pá Dios en estas valoraciones, seguro que le ofrecen pagarle “en especies”). Bueno, bueno -sentencia el inversor- pues hagamos una cosa, que me tengo que ir a una comida… ve avanzándolo con ellos, a mi me gustaría volverte a ver en unos meses, cuando lo tengas un poco más maduro…

–         (pues tu te lo pierdes; capullo!).  Sin problemas, espero que no sea demasiado tarde y te quedes fuera, porque el precio será más alto y me lo están quitando de las manos. Hasta luego.

–         (a este no le da un euro ni Dios).  Ciao

Cualquier parecido con la realidad no es simple coincidencia, es más este podría ser el resumen de uno de los muchos encuentros-tipo entre inversores y emprendedores, dos colectivos tan complementarios y necesarios.

Y es que, en el fondo, todos somos muy diferentes, pero el inversor y el emprendedor, lo son mucho más aun.