El último Mohicano

He leído con mucho interés la Tribuna publicada el 8 de Enero en El País por Don José María Álvarez Monzoncillo bajo el título “Incertidumbres de la Web 2.0”. En ella, sorprendentemente, se alude a que nos encontramos ante una segunda burbuja de Internet. En mi opinión, nada más lejos de la realidad.
En primer lugar querría puntualizar que temo que se confunden algunos conceptos. La llegada de la web 2.0 en la que el usuario toma el poder de la gestión de la red y sus contenidos, tiene un claro componente social pero no se circunscribe sólo a la aparición de las redes sociales, sino muy especialmente a que tras la aparición de las mismas se reorientan todos los contenidos –buena prueba de ello son los diarios digitales-, para incorporar elementos sociales y poner en el centro del foco al usuario que pasa a ser el eje central desplazando lateralmente al contenido.
La web 2.0 es la democracia y la madurez de internet, es el gran cambio generacional que ha supuesto una verdadera revolución y que no tiene sólo que ver con la cultura de lo gratis, ni con las descargas como se alude en la citada tribuna, sino que tiene que ver con la gente, con la participación y con el compartir igualando los roles: emisor y receptor, empresas y consumidores, en definitiva; personas y personas.
No creo que los modelos de “lo gratis” a los que se aluden como inviables deban definir los conceptos 2.0, de hecho, la evolución de los acontecimientos de las principales startup nos lleva a ver claramente dibujados modelos fremium, en los que los usuarios reciben un servicio gratuito sobre el que se van desarrollando poco a poco opciones Premium de pago por suscripción. Son claro ejemplos de ello Spotify, o la startup de moda, Twitter, que desarrolla e implementará en corto espacio de tiempo opciones Premium bajo suscripción. Medios de comunicación en todo el mundo debaten lo mismo, no sobre las dudas del modelo de lo gratis, sino sobre su evolución a un modelo mixto que permita que ciertas opciones sean bajo suscripción.
Temo explotar la “burbuja sobre la burbuja” que argumentalmente construye en el aire el Catedrático Sr. Álvarez Monzoncillo, al citar entre otros a Facebook como ejemplo del fracaso de las startups basadas en conceptos 2.0 y de las redes sociales, de las que indica que no han conseguido ser rentables. Ningún ejemplo más apropiado que el suyo, ya que para su tranquilidad interior, puedo informarle que hace pocas fechas Facebook anunciaba que ya ingresa más lo que gasta, es decir, que este gigante con 300 millones de potenciales clientes ha alcanzado su punto de break even y desarrollado sus primeros beneficios antes de lo previsto, cerrando según declaraban sus fundadores a The Wall Street Journal el ejercicio 2009 por encima de las previsiones más optimistas, con una facturación cercana a los 500 millones de dólares y un crecimiento interanual del 70% en el marco de una crisis económica mundial.

La semana pasada publicaba ElPais una curiosa tribuna bajo el título “Incertidumbres de la web 2.0” firmada por el catedrático de Comunicación Audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos, José María Álvarez Monzoncillo

La verdad es que el texto no puede dejar indiferente a nadie y aunque muchos ya estamos curaos de espantos porque generalmente “maltratan” y hablan sin demasiada información en medios de comunicación sobre Internet, en esta ocasión he querido responder

Con su defensa del cine y la televisión en otras ocasiones y su vinculación a estas industrias, no creo que le importe al bueno de Alvarez de Monzoncillo que le haya -cariñosamente- bautizado como el “último Mohicano”; personas que desinforman y crean ruido tienden a desaparecer,  pese a los canales de comunicación existentes él puede vivir aislado del mundo, pero ni en sueños podrá hablar ex catedra como pretende e influir, es más, lo que provocan generalmente este tipo de análisis son sonoras carcajadas.

mohicano

Si no quieres leer completo el texto publicado por El País, al menos aquí hay algunas perlas de lo publicado, que en mi opinión no son más que una mezcla del caos mental, una total falta de información y unas ganas de reforzar ciertas opiniones aun usando información errónea y sacándola al extremo:

la web evolucionó de forma natural, optimizando las búsquedas. Ya no sólo indexaban páginas web, sino que tenían en cuenta el contexto y el significado (web 3.0 o web semántica). Esta lógica evolución de la web obedece a su diseño y a su arquitectura iniciales: compartir (su origen universitario) y desubicar y superponer (su origen militar).

De esta manera, las dos formas de hacer se contraponen: comunidades virtuales frente a personas, blogs versus home pages, directories versus tagging, portals versus RSS, pages views versus cost per click, adversiting versus word of mouth, etcétera. Es Netscape frente a Google, y, como consecuencia de la lógica del negocio, y en la actualidad, de todos contra Google.

Pero la actual crisis económica (global, financiera y de confianza) ha puesto en entredicho la rentabilidad de las redes sociales de manera que, probablemente, nos encontramos ante la segunda burbuja o segundo cybercrash de la era Internet

Los más de 1.200 millones de personas conectadas en redes sociales no han conseguido aún que YouTube, Facebook o Tuenti sean rentables. Solamente My Space cuenta con un modelo de beneficios porque está ligado al tráfico en el teléfono móvil

Los anuncios en redes sociales no son atractivos para las grandes compañías, pues no es una publicidad contextual al aparecer con otros vídeos, fotos o links con mensajes contradictorios, y en algunos casos negativos para su estrategia de marca

Los internautas tampoco parece que sean tan participativos y activos en Internet

Los millones de blogs son verdaderos monólogos, sin capacidad de influencia y sin que sus opiniones lleguen a nadie.

La verdadera revolución no viene de la mano de las redes sociales, sino de la aplicación asesina de mayor éxito en Internet: los portales P2P

La sociedad amateur, la free culture de Lessing o la free economics de Andersson son un sueño imposible, que se está convirtiendo en una nueva religión con excesiva ideología. Los contenidos financiados solamente por publicidad y los autogenerados por los usuarios sin lucro no pueden sustituir al conjunto de los medios de comunicación y a las industrias del entretenimiento al mermar drásticamente sus recursos.

No voy a comentar cada parrafo, creo que cada uno debe sacar sus propias conclusiones. A mi me sorprende  la mezcla de conceptos y el cacao mental del personaje, aprendiz de gurú-agorero-cenizo de la segunda burbuja de internet.

En el mundo del arte es relativamente frecuente que para hacerse un sitio algunos artistas jóvenes pretendan “matar al padre”. Es decir, llegar y decir barbaridades de lo anterior ya establecido y aceptado por todos dándolo por superado -claro, superado por él-. Parece que, salvando las distancias es lo que pretende esta tribuna siempre con 2 mensajes subliminales de fondo: “Amiguete; lo gratis se ha terminado, no tiene futuro, vas a pagar en breve por consumir información“, y “Mentalizate: el P2P mató a Manolete“. En conclusión seguidismo y refuerzo de conceptos de ciertas lineas editoriales.

Tan sorprendentes manifestaciones el Oráculo de la Universidad Rey Juan Carlos me han hecho responder en el mismo medio, El País, con una carta al director muy breve -por motivos de espacio- publicada hoy, que reproduzco (de una forma más extensa) a continuación:

He leído con mucho interés la Tribuna publicada el 8 de Enero en El País por Don José María Álvarez Monzoncillo bajo el título “Incertidumbres de la Web 2.0”. En ella, sorprendentemente, se alude a que nos encontramos ante una segunda burbuja de Internet. En mi opinión, nada más lejos de la realidad.

En primer lugar querría puntualizar que temo que se confunden algunos conceptos. La llegada de la web 2.0 en la que el usuario toma el poder de la gestión de la red y sus contenidos, tiene un claro componente social pero no se circunscribe sólo a la aparición de las redes sociales, sino muy especialmente a que tras la aparición de las mismas se reorientan todos los contenidos –buena prueba de ello son los diarios digitales-, para incorporar elementos sociales y poner en el centro del foco al usuario que pasa a ser el eje central desplazando lateralmente al contenido.

La web 2.0 es la democracia y la madurez de internet, es el gran cambio generacional que ha supuesto una verdadera revolución y que no tiene sólo que ver con la cultura de lo gratis, ni con las descargas como se alude en la citada tribuna, sino que tiene que ver con la gente, con la participación y con el compartir igualando los roles: emisor y receptor, empresas y consumidores, en definitiva; personas y personas.

No creo que los modelos de “lo gratis” a los que se aluden como inviables deban definir los conceptos 2.0, de hecho, la evolución de los acontecimientos de las principales startup nos lleva a ver claramente dibujados modelos fremium, en los que los usuarios reciben un servicio gratuito sobre el que se van desarrollando poco a poco opciones Premium de pago por suscripción. Son claro ejemplos de ello Spotify, o la startup de moda, Twitter, que desarrolla e implementará en corto espacio de tiempo opciones Premium bajo suscripción. Medios de comunicación en todo el mundo debaten lo mismo, no sobre las dudas del modelo de lo gratis, sino sobre su evolución a un modelo mixto que permita que ciertas opciones sean bajo suscripción.

Temo explotar la “burbuja sobre la burbuja” que argumentalmente construye en el aire el Catedrático Sr. Álvarez Monzoncillo, al citar entre otros a Facebook como ejemplo del fracaso de las startups basadas en conceptos 2.0 y de las redes sociales, de las que indica que no han conseguido ser rentables. Ningún ejemplo más apropiado que el suyo, ya que para su tranquilidad interior, puedo informarle que hace pocas fechas Facebook anunciaba que ya ingresa más lo que gasta, es decir, que este gigante con 300 millones de potenciales clientes ha alcanzado su punto de break even y desarrollado sus primeros beneficios antes de lo previsto, cerrando según declaraban sus fundadores a The Wall Street Journal el ejercicio 2009 por encima de las previsiones más optimistas, con una facturación cercana a los 500 millones de dólares y un crecimiento interanual del 70% en el marco de una crisis económica mundial.

No puedo dejar de calificar como pintoresca, Sr. Álvarez Monzoncillo su opinión sobre los blogs como “monólogos faltos de influencia”. Si hay algo que se puede decir de los blogs es justamente lo contrario, son claramente elementos participativos e influyentes como demuestran las miles de personas que participan activamente en ellos y las inversión publicitaria y el ratio de crecimiento de la misma. ¿No será que ha abierto uno y al ver que ni sus alumnos participan en el ha creído que así funciona el tema para todo el mundo?. Y si no lo ha intentado, ¿no cree que a lo mejor hay que dejar el sillón y ponerse manos a la obra para la próxima vez poder opinar con sensatez, información veraz y sin ánimo de intoxicar sobre temas que o bien desconoce completamente o simplemente eso es lo que deja entrever?

No quiero entrar a rebatir todo lo que menciona -demasiado fácil- , francamente llego a dudar si hay un trasfondo de maldad, de desinformación o simplemente de llamar la atención, de romper un plato en medio de la pista de baile para llamar la atención de la fiesta. En este último caso, yo, dedicándole este espacio y estos minutos de mi tiempo, tal vez le estoy colaborando dando el juego que quería y no merece.

Lo que me parece grave es que gente tan desinformada, tan distanciada de una realidad sea la que “trasmita conocimiento” e imparta clases desde una Universidad. Si realmente fuera el “último Mohicano” sería una anecdota, lo tremendo es que mi percepción personal es que en el mundo universitario español estos personajes no son rara avis como -y perdón por la autocita- he comentado alguna vez sobre el mundo universitario.

Venga Cebrián; ¡ échale huevos !

Porque si parece que os atreveis a tomar la decisión para la que nos estáis preparando, vas a necesitarlos.

Es curioso, pero en caso de que el grupo Prisa, decida poner de pago su edición de ElPais.com reviviremos momentos pasados y se demostrará que PRISA es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, aunque es cierto que esta vez, de forma sibilina, preparan el terreno y intentan generar una tendencia de opinión que les justifique y que les haga ir acompañados  hacia un sistema de pago, porque en el fondo, esperan que algún loco más se sume en su andadura.

De hecho, en las últimas semanas artículos como “Rebelión contra el gratis total en la red” no hacen sino preparar el terreno. Es un error de concepto, años preparando y abonando el terreno desde el papel les han hecho pensar a los medios online, que pueden en unos meses educar nuestra mente y hacernos ver las bondades de pagar por el consumo de información en internet. Esa política de cultivar el globo sonda, les ha funcionado y se resisten a ver que se acabó, es parte del pasado. Ahora el usuario ha tomado el poder, aquí la información es libre y fluye rápidamente, puedo estar informado en blogs, twitter y otros medios; no dependo de leer lo que 2-3 medios me indican en el kiosco frente a casa. Adáptate o súfrelo.

Estamos en un momento de enorme tensión del mercado publicitario, especialmente tradicional, y eso hace que haya una confusión, un caos de ERES, cierres y reconversiones de cabeceras, el comienzo de la desaparición de la prensa técnica que migrará a otros formatos y CMS como el formato blog. Algunos quieren que el usuario pagué ese momento de cambio, y sea el culpable de la caía de ingresos y de la falta de adaptación de los dinosaurios (léase entre otros El País, El Mundo etc.) a Internet.

Estos gigantes periodísticos son líderes en España, indiscutiblemente es así. ¿Pero, se han adaptado al medio? En mi opinión no. Han replicado un 80% de la estructura online a offline, y eso que ha funcionado durante estos años, aun habiendo sido útil no era el juego; el juego era utilizar lo creado offline para agilizando esa estructura crear un medio diferente online, hibrido y estructurado, con menor política de costes, sin burocracia sin estructura externa innecesaria, sin anclajes de antaño, ágil y la parte que más les duele, poniendo el usuario y la tecnología por delante del periodista, que deja en el 90% de los casos su estatus de emisor único y en ocasiones idolatrado para ser un medio de acceso a la información, para serlo que siempre debieron ser; un vehículo.

El patrimonio de estos grandes medios no debería ser su estructura, ni su cabecera reconocida, ni su imagen de marca y posicionamiento social y político, el patrimonio de estas empresas,  por encima de todo, deberían ser los usuarios que dejarían de ser “sólo” lectores para tomar un rol que no sería meramente pasivo y que sería participativo en el medio. Ese es el poder de internet, el poder de la gente (Y no, joder, participar no es dejar que puedan comentar las noticias; participar es mucho más, es igualar roles: un usuario puede ser lo mismo que un periodista, pero igual no te cobra, está encantado de colaborar y te enriquece mucho en la temática que está especializada tu publicación).

pagar-por-contenido

Si, es cierto, que hasta ahora estos medios han dominado la web, han vencido por musculo, por experiencia y muy especialmente por medios económicos y humanos, pero ojo, soy un convencido de que esa victoria no es la definitiva; esto, que podemos llamar Medios 2.0 está empezando, y van a llover collejas… y apuesto que todas hacia los mismos sitios.

Ante las dudas y la falta de definición del periodismo tradicional, ha bastado que un ícono del medio -ícono del siglo pasado eso sí- como Rupert Murdoch (hombre no parece el gurú de la innovación este hombre , ya en el siglo XXI), declare que se plantea extender el modelo de pago a todos sus medios para que en España algunos despachos hayan empezado a babear y echar humo viendo la solución a la caída de los ingresos :

–          Se acabó la crisis, ya lo tengo: coño…  ¡pues que paguen!

–          Ya… Pero recuerda el caso de ElPais y lo que sucedió….

–          Sí, pero si lo hacemos todos, no hay más huevos; tendrán que pagar.

No sólo no es el camino, esa política del “por mis cojones” no funciona ya. Esto es internet, habéis dejado de ser el eje central. El eje es el usuario, así que , si finalmente hay huevos de hacerlo, es posible que perdáis lo ganado estos años.

Varias encuestas cifran en un 12% el número de usuarios que estarían dispuestos a pagar en internet por contenidos de calidad. Entiendo que un % importante de ese 12% piensa en música, o cine, porque pagar por los copy/pastes de la Agencia EFE o Europa Press no suena razonable, no hace falta hacer un master para verlos en cientos de sitios.

Reconozco que hay pequeños espacios en los que se puede, haciendo un ejercicio de equilibrio mental, llegar a pensar en una transacción electrónica dentro de un medio online. …  Una columna brillante de Ussía, un gran reportaje de un medio que implica un trabajo único y no replicable de varias personas de forma prolongada y que es relevante para un nicho… en  algunos casos me puedo ver pagando una mínima cantidad en un caso excepcional por algo así. Poco más. Las noticias están para lo que están, para ser explotadas y sostenidas publicitariamente. Tus cinco secretarias y cinco Mercedes Benz de empresa, es cierto, igual es más jodido que la publi los sostenga.

Un amigo, conocido Business Angel de internet , me dice que el problema de internet en España siempre ha sido que hemos pretendido que la publicidad pague toda las fiestas. Y es cierto, la publicidad puede pagar los contenidos y su consumo, PERO NO sostener –como ha pasado, y eso no es modelo de negocio durable- estructuras mucho más complejas. Dudo mucho que la solución a los males del medio sea la de sumar ingresos por suscripción; la solución es solucionar esas estructuras que son el  PROBLEMA REAL, no la oscilación a la baja de ingresos por la crisis. Habrá que estar optimizado para un punto medio, no solamente para la cresta de la ola publicitaria.

En la otra acera, están deseosos de unirse a la fiesta. Pedro J. Ramirez declaraba hace meses que tenían 20 millones de usuarios y instaba a alguien a que le dijera como monetizarlos ya que le parecían mínimos los ingresos con esta audiencia. Desde Alzado.org le daban algunas ideas (coño, la próxima vez por mensajero, ¡Pedro J. no lee fuentes poco fiables como los blogs!). casi todas bastante razonables, pero yo le diría a Pedro J, sin discutir el liderazgo, –para mi no tiene discusión que elmundo.es es el primer medio online-, ¿de verdad crees que tienes 20 millones de usuarios?. Replantéatelo. No tiene pies ni cabeza. Si empiezas por ahí, el resto no se sostiene. No quiero liarme a hablar de métricas, es un viejo debate el Efecto Nielsen en los Medios de Unidad Editorial.

Sean 20 Millones, 12 o los que sean, es una posibilidad a tener en cuenta, que haya una especie de pacto de dinosaurios, para como Fuente Ovejuna lanzarse todos juntos … al vacio.

Si es así, habrá fiesta en la sede del tuerto del país de los ciegos (por ejemplo el diario 20 Minutos que con un presupuesto muy modesto ha logrado aglutinar una audiencia de casi 7 Millones de personas en poco tiempo), y sobre todo habrá una enorme oportunidad para nuevos medios y para medios existentes actualmente en segunda fila (Soitu, la información…).

La clave, dar el protagonismo y compartir el negocio con la gente, crear un MEDIO SOCIAL en el que, como una red social, los roles sean mixtos y no haya una línea entre el lector y el emisor, sino que puedan llegar a ser una misma cosa: PERSONAS

¿Locura u oportunidad?

Soy de los que piensan que hay que arriesgar y que, en ocasiones, hay que intentar hacerlo mirando un metro más allá que los demás. Por supuesto a veces te equivocas.

En estos momentos difíciles estamos asistiendo al desplome de entre otras cosas del modelo de medios de comunicación. Las redacciones de los medios offline, y también algunas online, están viviendo un enorme proceso de recortes. La tendencia es clara; no es momento de abrir medios, si de cerrarlos. Esos periodistas que acaban en el paro no van a encontrar trabajo fácilmente y menos en otro medio de comunicación; muchos están buscando trabajo en empresas, se establecen como freelances o incluso crean Gabinetes de comunicación.

En este panorama el que piensa abrir un medio de comunicación con la que cae fuera ,es poco más o menos que un loco … ¿o no?

Llevo algunos días pensando y quería comentarlo en voz alta con la intención de saber que opinión puede tener la gente que lee mi blog, porque creo que a lo mejor estamos ante un momento-oportunidad.
Mi percepción personal es que los grandes medios como El País (no se sus usuarios, pero mi percepción es que en Prisacom han hecho un buen trabajo tras la locura de querer cobrar los contenidos) o El Mundo (10,5 Millones usuarios únicos según OJD) han ganado la batalla de internet en base a fuerza bruta; “yo soy el que tengo los tanques, así que los saco a la calle”. Eso contrasta con la labor de audacia de un player menor que ha hecho un gran trabajo en internet, hablo del Diario 20 Minutos (6 Millones de usuarios únicos según OJD), que comprende mucho mejor el medio y sobre todo que son más dinámicos y arriesgan. Soy lector habitual de El País y de El Mundo (que por cierto, últimamente se me cabrea al permitir publicidad tremendamente intrusiva, y creo que lo va a pagar caro y que Fernando Baeta debería hacer algo al respecto).

Otros medios como Soitu (que tiene en Gumersindo Lafuente su principal activo), o el mismo ABC están también teniendo algunos aciertos significativos

brainstorm

Creo que es posible construir otro tipo de medio, con una estructura 100% online, deslocalizando las redacciones (uno de los grandes costos operativos del medio) y haciéndolas participes del negocio publicitario en primera persona, creo que se puede crear un gran medio online global, en el que cada usuario en base a su perfil y geolocalización vea en el mismo momento un portada diferente, unos contenidos especialmente desarrollados para el por su consumo anterior y su geolocalización geográfica, y que pueda además personalizar el medio según sus gustos personales y hacerlo social, pero social de verdad, creo que podría haber un medio global en español, con contenidos de España, pero también con otros locales de cada país.

Estoy pensando y madurando una idea basada en conceptos cloud computing, deslocalización, y basándose en inteligencia artificial para ofrecer un mayor rendimiento al usuario. Creo que es factible aportar nuevas soluciones a medios online. Creo que un gran trabajo SEO de posicionamiento en un medio de estás características, y atraer tráfico, puede ser una opción de autoempleo no sólo para muchos de estos periodistas que están quedándose sin comerlo y sin beberlo sin trabajo, sino además para mucha otra gente que sin ser periodista (no veo que sea ni necesario, ni imprescindible) pueden aportar al mismo nivel.

¿No crees que tendría sentido un sistema de voluntarios, con semejanzas con la wikipedia y dmoz, (incluso con algunas similitudes de funcionamiento con las redes de blogs), que permitan adaptar ciertos conceptos al negocio de los medios de comunicación, pero con la diferencia clave que el trabajo no sea voluntario sino remunerado?

Una estructura muy ligera, en base a ciertas particularidades técnicas, que permita una operativa con unos costes fijos mínimo, que pueda dar trabajo a mucha gente, y aspirar a ser global en los momentos en los que la competencia y capacidad de reacción de los grandes medios durante los próximos 12-18 meses estará muy limitada.

¿Tendría sentido?
Se que la idea es muy inicial, pero francamente la creo viable. Se que hay un enorme hándicap técnico y de desarrollo, pero lo veo salvable. Creo que la inversión inicial no sería muy alta y estoy dispuesto a oír opiniones, a indagar en el tema y evolucionar mucho esta idea –muy inicial aún-  y a tirarme al rio e intentarlo si hay gente dispuesta a acompañarme en está aventura.

Me encantaría saber la opinión de todos, la idea es lanzar la liebre y que todo el que quiera pueda aportar. Si la idea madura y hay personas dispuestas  a involucrarse en el proyecto, creo que podemos intentarlo, pero este no es un proyecto para desarrollarlo sólo. Este es un proyecto para la inteligencia colectiva, creo que es un reto apasionante y creo que con un pequeño desembolso económico de un limitado número de personas, que aporten sobre todo conocimiento y estén dispuestas a involucrarse, se podrían hacer grandes cosas.

Con las limitaciones de los 140 caracteres, he intercambiado ideas con algunas personas por Twitter 😀 desde luego viendo la reacción a mi twitt de replys y mensajes directos, creo que no me equivoco pensando  que es una idea viable y que no sólo a mi me parece un reto apasionante–insisto, muy verde aun, y pendiente de un enorme Brainstorming que podría  empezar en este post-

(Si es una gilipollez romántica, a la que dais 5 minutos de vida, no os cortéis y dejadme saber también vuestra opinión)

(Tremendo) Penélope Cruz: “Internet, un monstruo, donde todo vale”

Reconozco que tengo muy poco; es más poquísimo interés en la vida, sea profesional o personal de Penélope Cruz.

Desde hace un año y medio que me he venido a vivir a una urbanización muy tranquila en la zona norte de Madrid, donde somos vecinos, aunque ella casi no pasa por Madrid, de hecho no sólo ella, sino su madre y su hermana tienen aquí también su casa. Tal vez por eso este fin de semana me animé a leer una entrevista en El Pais, en la que llamó mi atención que la que la chica sin venir a cuento, y sin que nadie le pregunte se despacha así con Internet.

-Bueno… -respira- , la cosa ha cambiado desde que existe Internet. No me apetece estar dando titulares cada media hora de mi vida. Hay un control mucho más grande que antes, así que tú te adaptas a los cambios, te proteges. Y lo que vale es lo que es natural para cada uno. Si yo me reúno con alguien para hablar de trabajo, eso es lo natural.

-Sólo preguntaba por el nuevo miedo a mostrar un poco de la vida privada, que es la misma que tenemos todos.

-Es que el cambio viene de Internet, esa especie de monstruo, donde todo vale. Pero, vaya, no quiero hablar ni de eso, es como alimentar el monstruo. A mí sólo me interesa de esto la interpretación y seguir creciendo.

Imagino que tan ocupada con una vida social estresante, anuncios, premios, rodajes, viajes, novios nuevos etc, ha terminado por oxidar un poco su cerebro. No comprendo este tipo de reacciones hacia Internet como si fuera una única cosa; internet lo es todo –o casi- es un mundo virtual y paralelo que refleja una sociedad, con lo bueno y lo malo; lo positivo y lo negativo.

A lo mejor si te lías con Tom Cruise, o con Javier Bardem, o Nacho Cano, o con Matt Damon, o con Josh Harnett o con todos ellos e incluso alguno más o ya que estamos con todos a la vez, se habla de eso en internet, pero eso no debe molestarte porque es reflejo de tu vida, de hecho vives de que se hable de ti, de ser un rostro conocido, de que se vean tus películas, y tus anuncios. Es igualmente cierto que cuando ganas un Goya o te nominan a los Oscars la red lo resalta; es decir, internet es como la sociedad todo se refleja de manera justa en la red, lo que no quita que pueda haber un cafre que haga una tontería, exactamente como en la vida real.

El problema de muchos personajes con la red, es que no tienen interlocutor al que amedrentar; tu representante no puede insinuar a bloggers, y webmasters igual que si lo hace al director de una revista la conveniencia de retirar una información con o sin contraprestaciones y eso, a los que están acostumbrados a vivir asi, les confunde.