La burbuja Facebook.com

Este texto es una tribuna publicada por la revista Tiempo y puede leerse en pdf aqui

 

Facebook acaba de superar la bonita cifra de los 500 millones de usuarios, no me atrevo a decir personas pero sería el tercer país mas poblado, solo por detrás de China y la India y mas de diez veces la población de España. Con estos datos parece ser que está pensando en una próxima salida a bolsa con un valor cercano a los 33.700 millones de dólares (26.589 millones de euros) e función de las transacciones desarrolladas en los mercados secundarios. Esto situaría a la popular red social con un valor de mercado superior al de empresas consolidadas del sector cotizadas en Wall Street.

Viendo estas cifras, mi mente se traslada hacia los años 1997-2001, donde se dio una corriente especulativa muy fuerte, en la cual las bolsas de las naciones occidentales vieron un rápido aumento de su valor debido al avance de las empresas vinculadas al nuevo sector de internet e a la llamada Nueva Economía. Un periodo marcado por la fundación (y en muchos casos, espectacular quiebra) de un nuevo grupo de compañías basadas en Internet designadas comúnmente como empresas pontocom. La combinación de un veloz aumento del precio de las acciones, la especulación individual y la gran disponibilidad de capital de riesgo crearon un ambiente exuberante. ¿Estaremos en los albores de la segunda burbuja?

En 1999 y comienzo a del 2000 – en plena burbuja – la valoración a través de múltiplos (basada que la empresa a valorar debería comportarse de forma similar a la media de las empresas de su sector): fue ampliamente utilizada. Si usted tenía una idea sobre el negocio en Internet, su valor era la media del sector, aunque solo hubiera una empresa similar a la suya en el mundo. Su proyecto no había nacido y ya disponía de una buena valoración.

En el top 100 de las marcas más valiosas, seis de las primeras diez marcas pertenecen al sector TIME (Internet e nuevas tecnologías). La número uno – Google – se mantiene por cuarto año consecutivo – 144.260 millones de dólares (87.757 millones de euros) -, Tres tecnológicas le siguen: IBM, Apple y Microsoft dejando atrás a grandes iconos del consumo como Coca-Cola (5ª) o McDonald´s (6º). Hace poco se confirmaba la venta de Burger King a la firma de capital de riesgo 3G Capital por 3.100 millones de euros. Burger King, la segunda empresa mundial de comida rápida, se fundó hace más de 50 años, dispone de más de 11.000 restaurantes en 67 países y 300.000 trabajadores en todo el mundo. Facebook aun es muy joven y debe demostrar que sabe cómo convertir visitas en euros. De lo contrario no podrá evitar que en cualquier momento se vuelva a pinchar la burbuja de la web 2.0.

 

Evolución de un logo

El tema de escoger un buen logo es bastante complejo. No hay una formula magistral y si es dificil poder encontrar un punto justo. Sobre logos me gustaría sugerir la lectura de un post de hace unos dias de François Derbaix

En Internet tengo 2 sensaciones. La primera es que es un medio que acepta lo sencillo, lo claro, un logo muy claro, muy definido y muy sencillo suele ser lo ideal. Estamos en un medio de consumo rápido.

La segunda sensación es que los logos envejecen antes, ya que en muchas ocasiones se hacen también populares con más rápidez. “Lo que entra bien perdura” y logos de compañías tecnologicas resisten a retoques más frecuentes en el medio offline.

Como ejemplo inicial me gusta mucho esta pequeña muestra de 2 sensibilidades. Son Coca-Cola y Pepsi, 2 maneras contrapuestas de ver el mismo producto y 2 maneras de ver el mundo.

4586

Me identifico con el de Coca-Cola, primero porque estoy totalmente fidelizado y es “mi producto”, pero luego porque su logo es ya un clásico facilmente reconocible. El logo de Pepsi, simplificado en 2008, prometo que no lo había visto en la vida, en parte porque esta marca tiene una especial posición en España donde su mercado es tan pequeño y tan cautivo (restauración con exclusiva forzada, restaurantes participados por ellos etc.) que apenas hacen publicidad en televisión, internet, o revistas.

Además vemos como un logo no debería -bajo mi punto de vista- tener una vida tan corta, la sensación que produce no es buena, Pepsi ha cambiado de logo 3 veces en los últimos 10 años. Ah!, y desde luego en sus inicios, tenía peor equipo de diseño que Coca-Cola.

Me gustaría mostrar la evolución de otros logos, como el de StarBucks, una marca más moderna, en el que podemos ver como la linea gráfica se ha ido definiendo y no ha sido una ruptura radical en ningun caso sino que parece una evolución natural, un limpiar y hacer más sencillo y definido el logo y adaptarse a los tiempos, manteniendo su origen

starbucks-logo-evolutionOtro ejemplo que me parece curioso es Nokia, sus 2 primeros logos no tienen desperdicio y que tu logo desde el punto de vista actual, siendo una compañía tecnologica, sea un pescado no tiene mucho sentido. La evolución es totalmente disruptiva hasta llegar a los 2 últimos logos:

logo-nokia1

Otros casos curiosos como en el Renault, que en 1919 evolucionó de mostrar un coche de la época a un tanque militar

2273842463_b77e33d799

Y finalmente me gustaría añadir 2 clásicos de internet y la tecnología, Microsoft y Google. La evolución de Microsoft parece ir en paralelo a los tiempos y van haciendo un lifting al logo a medida que la marca lo necesita y avanza la sociedad, no ha tenido muchos retoques y parecen lógicos a la época:

logo-microsoft

Y Google practicamente lo hemos conocido todos igual, yo los primeros ni los había llegado a ver nunca en funcionamiento al menos, lo que si creo que ha aportado en cuanto al logo Google es la posibilidad que le da internet de “jugar” con el en momentos determinados para hacer guiños a personajes, y eventos, creando una expectación temporal que no confunde con su logo original, llama la atención sobre la marca y que le permite tal vez “envejecer” mejor.

evolucionlogogoogle1
evolucionlogogoogle21evolucionlogogoogle3

evolucionlogogoogle41evolucionlogogoogle51evolucionlogogoogle6evolucionlogogoogle72evolucionlogogoogle81

Ojo por ojo, y diente por…

La delicada situación económica que vivimos, me hace “disfrutar” de ciertos movimientos empresariales. Sí, digo disfrutar y se que chirria y suena realmente mal en estos momentos, pero es porque es como haber pasado de un partido de fútbol coñazo de 0-0, donde pocos de los establecidos arriesgaban, a un partido rápido de baloncesto donde pasan cosas cada pocos minutos.

Hay una nueva generación en puestos directivos de multinacionales, que no se planteaban este escenario hace un año, y que no tiene la experiencia de haber pasado por una situación macroeconómica tan compleja con anterioridad (qué majetes?… a lo mejor no había que haber prejubilado hace un par de años a los mayores de 50 años; ¿verdad? Es posible que muchos de aquellos directivos que se fueron a su casa hoy pudieran aportar algo necesario: experiencia en gestión de crisis).

Esa mezcla de nervios, preocupación, y falta de experiencia contrastada está haciendo que todas las grandes empresas, generalmente conservadoras intentando crecer pero sobre todo no perder su cuota de mercado, tengan que pasar a un plan B que no tenían escrito y sea obligado “mover ficha”. Y vaya si lo están haciendo ya muchas de ellas y las que no, estudian medidas a tomar en los próximos meses.

Para los que como yo, disfrutan analizando los movimientos empresariales y las acciones de marketing y publicidad, eso es  entretenido en cierta forma, y dará para que dentro de 3-5 años se escriban muchos libros hablando de grandes aciertos y grandes errores en estos momentos.

Como consumidores es un momento tan especial que todos debemos prestar atención  a lo que nuestras marcas de referencia hacen, pero sobre todo, como consumidores tenemos que tomar nota, y actuar en consecuencia.

“Ojo por ojo, y diente por diente”, en otras palabras lex talionis osease La ley del talión. Creo que no esta bien visto aplicarla y que en público queda más bonito decir que el fin no justifica los medios bla bla bla, y no ser radical pero… que le vamos a hacer, a mi me lo pide el cuerpo, creo que los consumidores debemos poner cruces en estos momentos a determinadas empresas.

Me gusta lo que ha hecho Iberia, con su anuncio de apretarse el cinturón y su mensaje “estamos contigo en esto, tiramos el precio para que viajes”. Han logrado generar un consumo inexistente (¡mucho mérito!), mucha gente de mi alrededor ha conseguido vuelos a París, Londres, NYC a precios de risa. Me consta que la acción ha sido un enorme éxito y ha superado sus previsiones.

Me ha llamado la atención la acción de Mercadona, valiente pero con claroscuros. Han tenido los arrestos de echar un pulso a grandes marcas retirando los productos de aquellas que no eran líderes de sector indiscutibles para dar más peso a marcas blancas y productos más económicos con objeto de que la experiencia de compra sea más barata. El mensaje es claro “consumidor, estamos contigo, no con las marcas”.

Este movimiento, hábil sobre el papel también ha cabreado a los usuarios que no encuentran en Mercadona sus marcas habituales y no quieren cambiar, y ha llegado a tener tintes ridículos como que en el país por antonomasia del oro líquido, aceite de oliva fabricado en África, sin indicar la procedencia. Gracias a una directiva europea se acaba ese “chollo” y habrá que detallar en las etiquetas el país de procedencia del aceite (a ver cuanto vendéis de “Made in Turquía” ahora, majetes) .

Muchas marcas, como Danone, me dejan algo frío en su postura. Su miedo de las marcas blancas creyendo que el consumo se moverá hacia allí les ha hecho variar su comunicación para dejar claro que “no fabricamos para otras marcas”. A mi no me ha gustado ese movimiento, me parece soberbio,  me suena a un “te jodes, si quieres el yogurt de los bifidus lo compras aquí, no creas que los otros son iguales, que no son nuestros”. A mi no me gusta, me parece que es un momento para decirle al consumidor en primera persona que estás con el, que comprendes el momento y que siga confiando en la marca, no para advertencias. “no se le ocurra ponerte los cuernos que no es lo mismo”. (Por cierto, no sufras por el famoso bifidus activo, no vale la pena, así que compra lo que te de la gana).

Carrefour por ejemplo, (por cierto, si los franceses hubieran hecho lo del aceite de Mercadona, retirar casi todos y dejar el africano sin avisarlo en el etiquetado… posiblemente nos hubiéramos liado a pedradas con sus  luminosos), ha tenido un movimiento intrépido. Lástima que la campaña de publicidad en TV roce lo patético, pero al comunicación en prensa ha sido muy buena. Han anunciado la mayor rebaja permanente de precios de la historia de España, bajando 10.000 productos de media un 25%. Simplemente sensacional, que pena que en tv no esté seriamente comunicado.

Me ha defraudado un poco Coca-Cola, esperaba alguna medida, algún anuncio: ALGO. Han hecho un anuncio muy bonito como siempre, pero me deja pelín frío porque esperaba de ellos lo mejor, y me quedo con la sensación de que no dicen nada, y han hecho un anuncio precioso pero que es el que no tocaba, pero que dice lo justo y pasa de puntillas por la situación. El presidente de Coca-Cola dice que “Quieren dar un toque de optimismo”, y yo le preguntaría “¿y que aportáis vosotros a ese optimismo?. Nos contáis un bonito cuento cuya moraleja es que no hacéis nada por el consumidor.”

Si de todas las marcas me tuviera que quedar con una que me ha impactado, el premio sería para Vodafone. Creo que se les ha ido definitivamente la cabeza,  han demostrado para que están en España, sin más. Ha sido realmente patético ver que como han caído los resultados el grupo en España, en estos momentos en vez de ayudar y arropar al consumidor anuncian que para “compensarlo” suben sus tarifas en 3 céntimos de Euro/minuto. En algunos planes de contrato suben un 25% las llamadas a otros operadores. Esa decisión, que parece tomada por un directivo en Londres al que la filial en España se la refanfinfla, y al que no le cuadra el excell, creo que les va a costar carísima ya que han establecido una relación entre la medida y la caída de beneficios mayor que los de  Teléfonica que han caido un 2,6% y los de Vodafone un 5,8% en España; la pataleta es subirte los precios. Es posible que yo no sea el cliente tipo, y la gente no se lo tome tan a pecho, pero yo he dado ya de baja las líneas con Vodafone, y será el único operador con el que jamás tendré líneas. Y no es por los 3 céntimos/minuto, es por la falta de sensibilidad y mala lectura de una situación. Vodafone es la única marca a la que tengo vetada mentalmente en lo sucesivo

(bueno, y a Pepsi, pero es que estoy totalmente enganchado a la Coca-Cola light).

Pepsi, ejemplo de creatividad

Es curioso ver como una compañía como Pepsi es tremendamente creativa en USA, y casi no hace nada en España.

España es curiosamente el pais con más % de penetración en todo el mundo de Coca-cola vs el resto de bebidas de cola. A lo mejor es por eso por lo que nos dan como “pérdidos” y no invirten y lanzan apenas campañas, tan frescas y agresivas como las de USA aqui.

Para ejemplo de publi creativa y gráfica de Pepsi:

Unas risas con Cuil.com

La semana pasada muchos blogs comentaron la salida al mercado de Cuil. Parece que el nombre quiere decir algo como “conocimiento” en gaélico (vamos, para frikis que van de élite intelectual).

Como ya casi todo el mundo sabe se trata de un buscador creado por ex-ingenieros de Dios, y todo el mérito que se le atribuye es ese; que al estar ex-ingenieros de Google se les presupone capacitados para mejorar Google. Vamos, como si se van 10 ingenieros de Ferrari, se ponen a fabricar coches y presupones que van a ser mejores que los Ferrari.

Google nació para el gran público en un momento de mercado muy especial, en el que las búsquedas estaban muy abandonadas, con demasiada presencia publicitaria y muy marcadas por el SPAM sin que a los grandes motores de búsquedas les interesara luchar contra él. De hecho, para ordenar sus índices, simplemente olvidaron sus robots y spiders y se centraron en organizar directorios (Yahoo, Lycos, Terra, Ya.com) que contenían pocos enlaces pero eran revisados por personas que “daban fe” de su calidad. Ese fue el momento oportunidad de Google que revolucionó el mercado.

El caso es que he dedicado a Cuil el tiempo que se merece; unos 3-4 minutos. En esos 3-4 minutos mi primera impresión es que no se lo han gastado en diseño…. que no tiene sentido la página inicial en negro, y las de resultados en blanco… que aporta poco, vamos que sobra, que la mayor novedad que veo es la forma de mostrar resultados en 3 columnas. Seguro que algún genio lo encumbra y lo usa… al menos hasta que desaparezca 😀

Me hizo mucha gracia cuando me escribió un email para contarme que nacía Cuil mi buen amigo Fred, (aka John Lydon) “ha llegado hoy Cuil, un nuevo buscador creado por ex-ingenieros de Google, que aun no sé cuando desaparecerá …”.

Lo que me gustaría a mi es saber “para qué” ha llegado. Aunque fuera realmente novedoso y mejorara la experiencia de búsqueda -no es el caso según parece- Google tiene una posición tan dominante que estas iniciativas aportan lo justo y sobran.

Vamos, como lanzar una bebida de cola en España para competir con Coca Cola con los argumentos de que detrás del producto está personal de Coca Cola Company y que está más rica que la original.

😀

A ver si alguien pica y se lo compra…. o estos me temo que no se comen las uvas …