Tu puto ombligo

Me divierte la gente que se pasa el día mirándose su puto ombligo. Puede parecer absurdo, pero no lo es en absoluto. Muchas personas dedican una inquietante cantidad de tiempo a mirarse, satisfechos, su puto ombligo. Algunos, los menos correctos políticamente hablando, lo llegan a denominar “autofelación”, y los más finos hablan del mismo fenómeno, siempre en tercera persona, refiriéndose como los Reyes del autobombo.

Todos tenemos nuestro ego, e incluso yo diría que es sano tenerlo bien desarrollado, -el mío es posiblemente excesivo- , pero no critico eso. Lo que si critico es que existe una línea, que no es real, es de imaginaria en la que de tanto mirarse el ombligo algunos acaban confundiendo fantasía y realidad. Y encima no se lo quedan para ellos mismos, sino que lo difunden.

Continuar leyendo en el blog de Alejandro Suárez en Que.es

Deja un comentario