Entrevista en La Voz de Galicia

 

 

Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña, natural de Madrid, presentó en Santiago su segundo libro, titulado, Ha llegado la hora de montar tu empresa, con el que pretende llegar a todo el público que está pensando en iniciar una aventura empresarial.

 —¿Cuáles son las claves para el éxito en la puesta en marcha de una empresa?

—La primera es ser sincero con uno mismo. Si hacemos un estudio en profundidad podemos darnos cuenta de que no tenemos el perfi l o en ese momento no estamos en las mejores condiciones para montar una empresa. Y también hace falta tener capacidad para asumir ciertos riesgos, ser capaz de asumir sacrificios, una empresa requiere un esfuerzo mayor que ser empleado por cuenta ajena; y el talento no solo del emprendedor, sino del equipo que tiene que rodear al emprendedor.

 —¿No todo el mundo vale para ser emprendedor?

—Incluso no todos los que valen. Valen en determinados momentos, es decir, aún siendo un buen emprendedor, nuestro momento personal, social o económico puede indicar que no es momento de montar una empresa. El problema es que en España no hay segundas oportunidades, por eso muchas personas que se lanzan a emprender y fracasan, no lo intentan por segunda vez. Solo hay fracaso cuando uno, después de haberse equivocado, no lo vuelve a intentar.

—¿El fracaso puede transformase en experiencia?

—Hay éxitos y experiencias. El fracaso solo lo es cuando te ha ce irte a tu casa y no volver a intentarlo. El éxito puede llegar por un tema casual, sin que haya un mérito del emprendedor detrás.

 —¿Hay una edad límite para ser emprendedor?

—Yo creo que no. En España, la media de edad es alta, 44 años; en países anglosajones y en el norte de Europa, el emprendedor tiene menos de 35 años.

—¿A qué se debe esta diferencia?

 —En gran parte a que la Universidad no está generando emprendimiento. Se educa con el único camino de buscar el primer trabajo de becario, para luego empezar a trabajar por cuenta ajena. En España tenemos tres de las escuelas de negocio más prestigiosas del mundo, pero ninguna universidad está entre las cien más prestigiosos del mundo. La universidad da la espalda al mundo empresarial. Un Facebook o un Google, que salieron de universidades, sería imposible en España. Esto tendrá que cambiar, porque las universidades están en quiebra y tendrán que buscarse financiación en las empresas. Tendrán que aprender a la fuerza.

—¿Están en mejor posición los estudiantes de formación profesional?

—Debería ser así, pero es que debería cambiarse algo. Los niños que estudian Educación para la Ciudadanía reciben el mensaje de que el empresario es un explotador y que va a intentar pagarte lo mínimo. ¿Quién puede querer ser empresario?

Deja un comentario