The fiesta is over, it´s time to siesta

Este texto es una tribuna publicada en el Diario Negocio & Estilo de Vida y puede leerse en pdf aqui.

The Economist publicaba en 2008 un ácido artículo sobre la crisis y su repercusión en España, que resumía -con la habitual crueldad  inglesa- la economía de nuestro país en un premonitorio  “the fiesta is over”.

Dos años después, nadie puede negar que el mensaje de fondo era premonitorio, y para actualizarlo yo me atrevería a decir “The fiesta is over, it´s time to siesta”. Estamos en una situación macroeconómica compleja, entrando en lo que a todas luces parece una siesta económica, que nos obliga a empresarios y trabajadores a una reacción urgente si esperamos una recuperación a medio plazo, ya que a corto parece imposible salir del limbo en el que nos hemos metido.

John Fitzgerald Kennedy acuñó la frase “no pienses en lo que tu país puede hacer por ti, piensa en lo que tú puedes hacer por tu país”, una idea adaptable en estos momentos a la realidad económica y social española. En cierto modo, nuestro sistema económico esta agarrotado y precisa una reacción, una parte importante de la sociedad española entiende erróneamente que debe partir de medidas políticas y de la Administración y que podemos sentarnos a quejarnos mientras esto suceda. Eso no es del todo cierto, pues éste no es el momento de pensar qué puede hacer tu Gobierno por ti.

El dinero público está bajo mínimos y no deberíamos contar con estímulos desde la Administración durante mucho tiempo. Ha llegado el momento de dejar de lamentarse, de olvidar subvenciones y ayudas públicas y centrarnos en qué podemos aportar cada uno de nosotros, cada cuál desde su perspectiva para que la situación global mejore. Solamente los españoles podemos revertir esta situación y está en manos de todos nosotros, empresarios, desempleados y trabajadores, el ponernos en marcha de manera inmediata.

Muchos empresarios llevan meses paralizados, lamentándose de la situación global, de la falta de crédito y de estímulos. Ha llegado el momento de dejar de asumir el momento, de abandonar la cultura de la queja, de ponerse en marcha, de cambiar la tendencia negativa y de basarnos en la innovación y el talento para invertir, generar riqueza y empleo por nosotros mismos.

Lo mismo ocurre con los trabajadores e incluso con los desempleados. Ha llegado el momento de abandonar la eterna espera, entender que esa llamada, esa entrevista de trabajo que precede a un nuevo y soñado empleo podría no llegar nunca ya que ¡hay más de 4 millones de personas en la misma situación!

Se trata de coger el toro por los cuernos y si no hay empleos disponibles, trabajar en fabricarse uno propio. La solución que está al alcance de cada desempleado es formarse y  emprender cualquier actividad profesional por cuenta propia, intentar crear riqueza y un futuro propio, y desde luego no sentarse simplemente a esperar al calor del subsidio de desempleo, algo que a medio plazo no llegará.

Podemos seguir quejándonos de la coyuntura económica, de nuestros dirigentes y de nuestra fortuna o podemos levantarnos, como hemos hecho ya en otras ocasiones, y empezar por demostrarnos a nosotros mismos que somos capaces de hacer que la siesta sea breve.

5 thoughts on “The fiesta is over, it´s time to siesta”

  1. Es una pena que tengamos que estar al borde del abismo para reaccionar, pero es cierto lo que dices. Se acabó el lamentarse y el esperar que nos salven. Nos vanagloriamos de nuestro ingenio y nuestro valor (en todas sus acepciones), pues ahora es el momento de demostrarlo.

    Eso no quita, claro, que tengamos que ser severos con las administraciones y pedirles mucho más de lo que están aportando.

  2. Lo más triste es que los empresarios que estamos actuando y no esperando que el maldito Papá Estado nos resuelva nuestros problemas, o “durmiendo la siesta” como bien defines,lo estamos haciendo para sacar nuestras empresas y actividades de España y buscarnos la vida fuera de esta orgía de insultos y tensiones en la que nos están inmersionando nuestros políticos y gobernantes. Lo triste es el pesimismo que se percibe por doquier, y la única inyección de moral se produce cuando pones los ojos fuera de este el que era un gran país y parece que por mucho que luchemos algunos desde nuestras empresas nuestros dirigentes electos están empeñados en dejar como un solar en derribo

  3. Primero lamento mucho por algunas declaraciones inapropiadas de la prensa británica como aquella y aquello de “Los PIGS”. Desde mi punto de vista es un intento claro para desestabilizar la zona económica del Euro.

    Alejandro tiene mucha razón, yo siempre intento buscar empresas ejemplares que hayan tenido mucho éxito gracias a su creatividad y ganas para cambiar el status-quo. También intento mostrar a la gente que demoniza a todos los empresarios y emprendedores no es justo ni inteligente para ellos ni para la sociedad en general. Soy emprendedor y a veces me sorprenden los prejuicios que la gente suelta en conversaciones sin conocer en persona ni un solo empresario o un emprendedor.

    Cómo cualquier parte de la sociedad hay buenos y malos. Pido más responsabilidad de los medios para que busquen ejemplos buenos de emprendedores que han ayudado mucho a la sociedad que sus innovaciones y que dejen de escribir sobre fracasos como el Pozero. Y si no saben donde buscarlos que vayan a comprar la revista Emprendedores. Tenemos que inspirar más a las personas que tengan inquitudes emprendores.

Deja un comentario