Un elefante en una fiesta infantil. Política 2.0

No me gusta especialmente la política, aunque tengo mis opiniones como todo el mundo. Pero si me interesa especialmente como empieza a entrar en el ámbito de las nuevas tecnologías.

En la época en la que todo lo que acaba en “2.0” (parece estar de moda) es interesante echar un vistazo a lo que podríamos llamar como “política 2.0”

El caso es que ayer tuve una interesante –e inquietante- conversación cuyo interlocutor no puedo revelar aun, relacionada con las futuras elecciones del Real Madrid, que por supuesto poco que ver con el deporte; es política pura y dura.

Resulta que atendí durante casi una hora una llamada de un emisario de un personaje extremadamente interesante, al que no conozco aun personalmente, y que todavía no ha confirmado si se presentará a las elecciones del Real Madrid en julio de 2009. Estaba interesado en saber si me podría llegar a  interesar “asesorarles en cuanto a redes sociales, blogs y en general web 2.0 dentro de su posible estrategia en la campaña a la Presidencia del Real Madrid”.

En caso de presentarse piensan, y creo que no se equivocan, que uno de los principales puntales de su campaña, y donde más resultados daría su inversión, es el de generar y captar opinión vía web, aprovechando las Nuevas Tecnologías, las redes sociales y web 2.0,  para, por un lado mostrar músculo al contrario en forma de apoyo público y cerrar ilusiones a los rivales, y por otro lado interactuar, y tener un canal de comunicación directo y bidireccional con aficionados, socios y socios compromisarios.

No soy un asesor, no soy un consultor, ¡ni mucho menos!, pero si una persona a la que le gustan los retos y si me parece divertido e interesante y tengo tiempo para ello es posible que incluso pueda colaborar.

(Por supuesto interpreto la llamada como una confirmación de facto, que esa persona ya ha decidido presentarse a las elecciones y está empezando a mover ficha de una manera muy sutil).

Estos acercamientos son cuanto menos curiosos. Soy emprendedor, soy inversor, soy empresario … y ahora soy “blogger” desde hace pocos meses, es decir con muy poca experiencia aun ya que este blog comenzó en julio del 2007. Si es cierto que veo que mucha gente sigue –espero que con interés- algunas de las cosas que con menor o mayor acierto comento. He tenido varios acercamientos desde entonces un tanto curiosos (no, no me pasaba así antes).

Viendo eso me pregunto los acercamientos de este estilo, que habrán podido tener y tendrán gente de verdad relevante, influyente y prescriptora, que no es mi caso.

Todos esos acercamientos son de “buen rollo” y en ocasiones diría que cuanto menos osados:
“Te invitamos a comer, nos conocemos más, te contamos y nos das tu opinión y validas el producto”.

Suelo ser políticamente correcto (igual es un error más en mi amplia lista) pero siempre me pregunto: “¿Y por qué? No me dedico a eso, no soy consultor, ni siquiera te conozco personalmente. Joder, págate una consultoría que seguro que muchas se dedican a esto”.

Mi opinión personal es que algunas grandes empresas, sectores de la banca, la política, aun no entienden lo que se les ha venido encima … no saben cómo, dónde y de qué forma llamar a la puerta sin parecer unos elefantes infiltrados de camuflaje en una fiesta infantil. Entiendo que por la imagen y perfil de algunas de estas corporaciones es hasta normal que sea duro, complejo, pero un elefante que camina de mi mano no dejaría de ser un elefante que ha hecho un amigo; deben cambiar sus conceptos, sus discursos y deben entrar en una nueva dimensión con un funcionamiento diferente, que es posible que en ocasiones choque y les haga dudar de lo que ellos mismos creen.

wdl1001

No creo romper un off the record si digo que en estos meses al menos 2 bancos, 1 multinacional de alimentación, una empresa de telefonía, un partido político, o una empresa de venta de refrescos, han estado interesados en que “prescriba” algo en primera persona, en que “asesore” o “valide”.

No me ruboriza, ni siquiera me incomoda, de hecho hasta tiene un punto gratificante en mi ego y les atiendo de mil amores, pero simplemente se equivocan especialmente porque me dan un valor que estoy seguro que no tengo, y lo que me trasmiten, es que están perdidos. Muy perdidos y necesitan una  travesía del desierto en la que encontrar, con o sin ayuda, un nuevo camino.

10 comentarios sobre “Un elefante en una fiesta infantil. Política 2.0”

  1. La verdad es que es muy curioso la gente que intenta contactar contigo cuando tienes un blog, lo que viene a demostrar que la mayoria de empresarios y demas, estan bastante verdes en este mundo “2.0” (yo me parto con el 2.0 :), va a sustituir a la “magica” palabra “gratis” o “nuevo” en marketing, si quieres vender algo que sea 2.0 😉 ),sin duda en ese sentido estamos varios pasos por delante de la mayoria de ellos (perdonad mi falta de modestia por incluirme), solo nos falta el gran paso de convertir en dinero estos conocimientos, seguro que cuando empezaste el blog ni siquiera lo pensabas (sobretodo teniendo en cuenta que tu ya eras un emprendedor, con varias empresas a tus espaldas), pero aunque tu no creas que puedas asesorar a ese tipo de empresas o politicos, la verdad es que estas a años luz de lo que ellos saben de nuestro mundo, no te lo pienses, si la oferta es buena asesora 🙂

  2. Eso es lo que yo pienso antoniogas, que si la oferta es buena, ¿por qué no asesorar? Seguramente solo de verlos en persona ya sabrá si va ir bien la empresa o no.

  3. Los equipos de fútbol están tardando mucho en aprovechar el poder de la web 2.0 para unificar y dinamizar sus comunidades de aficionados. Está claro que no tienen la competencia que puede tener un producto comercial y eso les hace despreocuparse pero es una pena que no aprovechen las herramientas existentes. También es una lástima que solamente se acuerden de ellas cuando quieren ganar unas elecciones, aunque está claro que serán fundamentales.

    Ya nos irás contando si te animas a participar en esa aventura y si quieres comisión por recomendarnos hablamos jeje.

  4. Saliendome un poco del tema…
    Cuando un nuevo cliente llama y me invita a comer “para luego darle mi opinión sobre su proyecto”, siempre contesto lo mismo: mi opinión (mi trabajo) en el despacho (y luego facturo). Luego soy yo quien les invita a comer.
    Creo que todos estamos de acuerdo en que creen que una opinión dentro de nuestro sector “lleva solo dos minutos” y “no nos cuesta tanto”.
    Es un avance del “pringao how to” que circula en internet.

  5. Me conmueve el post, estoy de acuerdo con “Mi opinión personal es que algunas grandes empresas, sectores de la banca, la política, aun no entienden lo que se les ha venido encima … no saben cómo, dónde y de qué forma llamar a la puerta sin parecer unos elefantes infiltrados de camuflaje en una fiesta infantil”
    Llevan tanto tiempo mintiendo que son como Pedro y el lobo…pero no se me preocupen que ya hay gente trabajando en ese aspecto. Y mucho.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.