El CD ha muerto. ¡Viva la música digital!

Siempre he sido un apasionado de la música. De hecho las 2 únicas veces que he trabajado por cuenta ajena, muy jovencito eso sí, ha sido relacionado en este sector.

A los 17 años atraído por el mundo musical y discográfico me presenté al concurso de DJ´s de lo que era entonces un clásico el Top 40 97.2 FM de Radio España, era la época de la familia Fontán como propietaria del medio, y la FM estaba dirigida por Raúl Marchant y Gregorio Ramón y así, comencé a trabajar de locutor de radio en musicales durante muchos años compaginándolo en aquel entonces con otro tema muy relacionado con la música; la dirección de Relaciones Públicas por las tardes de algunas discotecas en Madrid como Joy Eslava, La Riviera o el recientemente desaparecido Empire (Sí, todos tenemos un pasado 😀 ).

Vamos que era una época en la que lo pasaba bastante bien y trabajar era divertido. Conocí a decenas de artistas, entablé una gran amistad con alguno de ellos e incluso alguna juerga inconfesable de juventud, muchas anécdotas y mucha diversión; en conclusión, aquello era un juego.

En aquellos años sólo había una gran alternativa en radio fórmula musical generalista a los 40 Principales, y éramos nosotros con el top40. El Grupo Prisa controlaba prácticamente el negocio de la música y nosotros con pocos medios en aquella época les hicimos daño en Madrid. Era la época de buenos locutores del 97.2 FM de otra generación mayor que la mía como Luis Vaquero , Julio Manuel Domingo, Rosa Quintana, Jaime Moreno, Mónica Chaparro y muchos otros; recuerdo que yo era el benjamín del grupo y nadie podrá decir que no aprendí rápido y aproveché algunas de mis oportunidades 😀 . Sobre 1998, la radio ya era más que un trabajo un hobby, es algo que te engancha, a mi siempre me ha gustado poder comunicar y tener una directa relación con la música. Finalmente y para mi fue algo traumático, decidí dejarlo sobre el 2000, quizás un poco antes, al no poder dedicarle las 4 horitas al día que me exigía y compaginarlo con mis empresas de Internet.

Ese es un paréntesis que se cierra en 2007 con mi incorporación al equipo de Yes.fm, se cierra mi círculo personal desde otra perspectiva, en el que se junta la música, la radio, la comunicación, internet y la tecnología que han sido elementos que siempre me han acompañado.

La época de los 90 viví muy intensamente en el mundo de la música, fue una segunda juventud de lo que a nivel creativo habían sido los 80 en España, que lamentablemente, me perdí (nací en el 73). Desde esa perspectiva he estado viendo la evolución del sector desde la barrera: los gloriosos 80, los felices 90 y la debacle del 2000 en adelante.

En los 90 había muchas propuestas, nuevos grupos, decenas de sellos en España que han ido desapareciendo por uno u otros motivos: Zafiro, Dro, Fonomusic, Hispavox, Twins, Salamandra … sellos de los que han salido en los 80 y 90 artistas como La Trampa, Hombres G, Modestia Aparte, Los Secretos, Mecano …. Marcaron una época creativa y hoy en día no existen ya que acabaron siendo comprados y agregados al catalogo de una Major (Emi, Sony-BMG, Warner y Universal).

No muchos años después de la llegada de internet apareció la confusión en el mundo discográfico. El caos, el no poder comprender –aun están en ello muchos directivos de grandes compañías- si internet era un aliado o un enemigo. El negocio musical tal y como se concebía desapareció, dejo de tener sentido el arcaico modelo de distribución, promoción, stock y comercialización, e incluso se pone en duda el propio soporte que aun entonces no había tenido una vida muy larga; el CD.

El CD es una de las claves , los que vivimos la desaparición del vinilo (en la radio yo comencé trabajando sólo con vinilo, más tarde con CD y acabé con música digital) vimos como la industria no tuvo problemas en asimilar y fomentar el primer cambio. Con el CD no ha pasado lo mismo; tienen miedo al intangible, tienen miedo al soporte 100% digital y tienen miedo a la piratería.

Existen algunos mitos sobre el CD, el principal es la idea sobre el precio inflado artificialmente por parte de las discográficas. Curiosamente , aunque es una idea generalizada es poco exacta. Kiko Fuentes, ex-country manager de Warner Music, y actualmente Director de Contenido de Yes.fm me explica que en en 10 años los cds no han subido casi de precio absorbiendo la inflación, además  en paralelo se ha incrementado mucho el contenido (packaging, bonus tracks, dvds) que se obtenía por ese mismo precio, y me recuerda que la cadena de valor real de un CD incorpora grabación de audio y video, royalties, copyrights (SGAE), fabricación, logística incluyendo stockage, transporte  y obsolescencia, gastos de Marketing (muy gordos) y margen de la compañía. Vamos, que la diferencia entre el PVP (que además incorpora margen del distribuidor e IVA) y lo que cuesta copiar un CDR en casa no es margen neto para la discográfica como parece/quiere creer la gente .

Por eso mismo podríamos decir que el problema no ha sido inflar el precio del CD sino aferrarse al soporte físico y al mismo tiempo hacerlo cada vez menos rentable por todo lo anterior. En vez de migrar ordenadamente al nuevo modelo se han seguido conduciendo como los aristócratas arruinados, llenos de arrogancia pero con agujeros en los calcetines.

Es cierto que el P2P ha dado la puntilla a la industria discográfica, pero no es menos cierto que la misma industria, para luchar contra la piratería ha cometido movimientos absurdos que la han destrozado a si misma creando una enorme brecha usuario-industria, que se presentan casi como enemigos irreconciliables.

1) Movimientos defensivos de aglutinar sellos. Muchas compañías se lanzan a comprar otras más pequeñitas. “Que haya menos mercado y de esta forma no pierda mi cuota”. Sale perdiendo el de siempre, el usuario, la creatividad y los artistas noveles a los que nadie da una oportunidad, cuando antes si había propuestas que tenían oportunidad  de triunfar.

2) La cobardía de no asumir riesgos. El riesgo de estar anclado a un soporte tradicional de alto costo de stockaje, creación, distribución y almacenaje como el CD , una postura tradicional e inmovilista. Mejor sacar por enésima vez un “grandes  éxitos” de un artista que arriesgar con una nueva propuesta que no se vende y genera pérdidas a las compañías por los altos costos de grabación/comercialización física.

3) La alta exigencia de algunas estrellas. Artistas como Madonna no sólo no entienden, sino que les da igual que el mercado no sea el mismo. Grandes compañías como Warner llegan a dejar marchar a sus buques insignias, como Madonna, ya que sus pretensiones económicas lejos de bajar mientras el barco se hunde se mantienen y suben siendo inasumibles por la industria.

4) El DRM, posiblemente la estupidez más reciente; el intentar poner puertas al campo al usuario. El consumo de música debe articularse con otras propuestas, con otros precios y con otras alternativas. Creo que Luis Alonso-Lasheras, que dirige  popmadrid y el tema le toca de cerca porque además trabaja en la iniciativa de Telefónica PixBox nos podría ampliar un poco sobre este tema.

5) El IVA. Absurdamente en España el IVA de un CD es el 16% no el 4% que debería tener al ser un producto cultural. Al final paga el pato el usuario con ese 12% extra que desembolsa por un CD.

6) La Persecución. El intento de identificar para demandar a los usuarios que comparten archivos por internet por parte de Promusicae y es que intentar meter en la cárcel a los que debes hacer tus clientes no parece el camino más inteligente.

Posiblemente Kiko Fuentes, podrá de una forma más efectiva que yo ampliar toda esta información y darnos su particular visión y más datos. Creo que será especialmente útil para todos nosotros su visión del futuro del sector musical, de la cual me ha hablado largo y tendido en varias ocasiones y que le agradecería que pudiera compartir con todos.

Y luego, aparte y al margen de estos problemas sectoriales, si es cierto que está la piratería. Es cierto que la música ha pasado a ser un gratis total a través de redes P2P y de software como Emule, Kazaa, Ares y en su día Napster o WinMX. La industria no comprende que el objetivo no puede ser cerrar esas redes sino adaptar precios, estructura, y estrategia a esa nueva situación de competencia en la que incluso las redes P2P puedan llegar a ser una canal de comercialización y distribución.

Yo he comprado muy pocos discos en mi vida. Primero porque en la radio amablemente durante muchos años los departamentos de promoción de las discográficas me enviaban todo, y asi llegue a acumular más de 5 o 6.000 discos en vinilo y CD. Simplemente el almacenaje es un problema, y no recuerdo cuando ha sido la última vez que se sacado un CD de su caja… Luego más tarde con la llegada de internet para que nos vamos a engañar las 800 y pico canciones que llevo en mi IPOD no están precisamente compradas en itunes. Con esto no quiero hacer apología de la piratería, es más no soy nadie para dar lecciones de moral, es algo que socialmente estaba ahí y soy uno de los que lo ha utilizado y durante años no había muchas alternativas y si las había las obvie y tiré por el camino de en medio.

Sobre la piratería no hay duda, lo objetivo es ver que la industria se ha hecho primero el harakiri y lo que quedaba se lo ha llevado el gratis-total, no creo que sea justo culpar a la piratería unicamente de los males del sector musical.

Basta mencionar que Promusicae dejó de publicar los datos de los discos vendidos en el país porque no era bueno para el sector que fueran públicos, bajaron de 50.000 a 40.000 el disco de oro, y de 100.000 a 80.000 el disco de platino. Hace pocas fechas apareció un informe confidencial de ventas filtrado a internet, donde se veía que el disco más vendido de una semana en España, un país con 45.000.000 habitantes, había vendido “la friolera” de 4.500 copias. Alucinante. La conclusión:  En España se consume música (Y MUCHA!) pero “no compra discos ni el tato”.

• De esa filtración se desprenden además cosas lamentables como que algunos discos muestran unas certificaciones mucho más elevadas de lo que en realidad han vendido. Es decir para promocionar, y hacer el paripé de entregar unos discos de oro o platino, nos toman el pelo:

o David Bisbal – Premonición: 5 platinos (292.903 copias)
o Amy Winehouse – Back to black: 2 platinos (124.587 copias)
o El Canto del Loco – Personas: 2 platinos (135.203 copias)
o Juanes – La vida es un ratico: 2 platinos (139.894 copias)
o Estopa – Allenrok: 2 platinos (107.273 copias)
o Mónica Naranjo – Tarántula: 1 platino (53.662 copias)
o Merche – Cal y arena: 1 platino (59.695 copias)
o Sergio Dalma – A buena hora: 1 platino (58.259 copias)
o La Oreja de Van Gogh – LOVG Grandes éxitos: 1 disco de oro (9.327 copias)

(Insisto, el disco de Oro son 40.000 copias, de platino 80.000, es decir, todo esto  es una broma, un chiste)

Otros datos curiosos para medir la salud del enfermo son los ejemplos de Madonna o Cold Play, números 1 directos de entrada en ventas en España que no alcanzan ni las 30.000 copias vendidas 2 meses más tarde.

Se entra en la lista que elabora Promusicae sólo vendiendo 200 copias en una semana en un país como España, es simplemente patético. Te puedes juntar con unos amigos y entras en la lista de ventas para echar unas risas.

Creo que ahora con nuevas iniciativas de música on demmand bajo modelos Fremiumm (uso gratuito con posibilidad de suscripción) como Last.fm, como Deezer, o el propio Yes.fm en España poco a poco el consumo va a ir cambiando. Primero hacia un consumo gratuito posiblemente más responsable y con el tiempo poco a poco un porcentaje de ese consumo hacia modelos de suscripción y eso va a ser muy importante para la industria.

Es una evolución y es cuestión de tiempo, como menciona Chris Anderson, Redactor Jefe de WiRed.com es momento de  idealizar el concepto de Freemium, una mezcla de Free y Premium. Los perfumes dan como muestras un 0,1% de su producto para vender el 99,9%. En Internet es el modelo opuesto. Das gratis un 99% de tu producto para cobrar como Premium el 1%

Una de las personas que ha escrito sobre música on demmand en España y que posiblemente lo ha hecho con más criterio, porque además le gusta la música y es usuario de estos servicios desde hace tiempo es Antonio Ortiz en Error500, me encantaría si nos pudiera añadir la opinión que le merecen estos servicios.

También creo que vamos a ver nuevos tipos de compañías discográficas; las e-discográficas, compañías virtuales , startups de internet especializadas en web2.0 y distribución de contenido digital, en las que la promoción digital de un artista en medios online usando herramientas de web 2.0 y medios como MySpace, Facebook, YouTube etc, pueda crear un consumo, promoción y venta de un producto que se graba como lo que es y como tal debería ser consumido; 100% digital.

Creo firmemente en la música, y hasta, aunque a veces me cuesta un poco, creo hasta en la inteligencia de los grandes directivos de una industria que probablemente empieza a torcer el volante y apuntar- a ciegas eso si- a nuevos modelos de negocio alejados de modelos arcaicos y sin sentido como el CD que ha cumplido su función y desaparecerá sin llegar a tener ni de lejos el encanto del vinilo, que aún hoy sigue vivo como objeto de colección.

El CD ha muerto, los nuevos consumos de música digital han llegado y están aquí para quedarse.

47 comentarios de “El CD ha muerto. ¡Viva la música digital!”

  1. El problema es que los productos digitales tienen costes marginales decrecientes, y si el coste marginal desciende en un entorno de alta competencia el precio va a descender también. La digitalización sólo puede llevar a precios más bajos, es obvio que se resistan.

    Lo que es más, si el coste marginal tiende a cero y la competencia es feroz el precio también tenderá a cero. Esto es aun peor, la competencia de producto gratuito les pasará factura.

    Y luego está la vuelta al single y seguramente la muerte del LP, la gente se dedica a picotear, una canción de aquí otra de allá. El LP es una agregación de conveniencia, pero ¿tiene sentido en forma digital?. Finalmente un single podría acabar siendo un jingle para la promoción del producto real, el live. Lo único que no se puede enlatar y que es irrepetible.

    No se si la suscripción será sostenible, ¿cuál será su valor añadido real?. ¿Algo como “primero en Fox”?.

  2. Vaya pedazo de artículo Alejandro, por supuesto recojo el guante aunque quien tiene las claves necesarias eres tú: el esquema económico que permita el freemium sin ahogar a la plataforma, el porcentaje de usuarios que acaba pagando por servicios de valor añadido… esta mañana me he desayunado con lo nuevo de Lala, merece la pena echarle un vistazo

  3. Imagino que lo sabrán todos, empezando por los “mandamases” de todas las grandes discográficas. Resulta gracioso ver que a pesar de ver el problema sigan pegándose cabezazos contra el muro por no querer pasar por el aro, pero a las malas, tendrán que terminar pasando y desde luego como sigan así la brecha que comentas entre el usuario y la industria será todavía más y más grande. Y los que salen perdiendo son ellos, los consumidores gracias a dios seguiremos escuchando música sea del artista que sea, vamos de los artistas de verdad.

  4. Totalmente de acuerdo. El cambio de paradigma es necesario. Pero mas allá de la forma de distribución, es el artista quien más debe darse cuenta de sus posibilidades.

    Un saludo,

    Alejandro

  5. Gran análisis Alejandro. Mi duda es la siguiente; ¿no crees que el usuario que ya está acostumbrado a pagar 0, es dificilísimo hacerle pagar, aunque sea muy poco (ya sea vía compra o bajo demanda?.

    Las personas que conozco que no saben siquiera que es el P2P y siguen comprando CDs, les parece barato comprar una canción a 0.99€; sin embargo todos los que usan las redes P2P ni se plantean pagar un euro ni por compra ni por escucha de música.

    Tal vez por eso las discográficas no acaban de creer en un modelo orientado a usuarios acostumbrados a tenerlo todo gratis.

  6. @Jorge Arévalo, Si, creo que se ha pérdido una generación. Es decir creo que hay un ruptura generacional de los 30 a los 20 en la que hay una generación completa que no comprende que la música pueda tener un precio; la generación del gratis-total está pérdida.

    EL problema de las discograficas es que ya no pueden seguir aferrandose a vender 3 discos… tienen que ir a por todas ya por sobrevivir, aunque esa generación, posiblemente la que más consume, esté pérdida

  7. También es cierto que a las discográficas les pasa a la inversa. Están acostumbradas a un porcentaje muy elevado que en el mundo digital es inviable. Por eso les resulta un mundo cambiar el modelo.

    Pero como bien dices, los números por mas que maquillen, ya no dan para mantener el chiringuito a flote.

  8. Hola. La verdad es que el futuro pinta color hormiga para el CD, salvo que se produzca un incremento desmesurado de la demanda de posavasos, cosa que no parece probable. Siempre seguirá existiendo el soporte físico en cierta medida (ediciones de lujo, reediciones en vinilo, producto infantil) pero los buenos tiempos quedan ya muy lejos.

    Las majors tienen que evolucionar (ya están en ello) hacia “compañías de música” y no sólo “compañías de discos”. Esto quiere decir que están entrando en todos los aspectos del negocio: management, ticketing, merchandising… Es obvio que esta migración no es sencilla para estas corporaciones que no se caracterizan por su agilidad, pero ya han comenzado.
    Mientras se consolida el nuevo modelo, seguirá la escabechina del personal y el crujir de dientes, pero no les queda otra.

    Hay algo que mencionas en tu artículo con lo que discrepo. Dices que “artistas como Madonna no entienden el cambio del mercado”… sin duda hay muchas estrellas que no se enteran de nada, pero no es el caso de la Ciccone, que ha demostrado repetidas veces su claridad de ideas y visión de futuro. Fue la primera en lanzar el ringtone antes que el single (“Hung Up”), controla su propio sello (Maverick) y acaba de vender sus patas de gallo a precio de foie a Live Nation, visto que en Warner la cosa no daba más de sí. Si eso es no entender el mercado ya me contarás… Eso sí parece que llevaba 18 meses sin cumplir con sus obligaciones conyugales con Guy Ritchie y le va a salir la abstinencia por un pico, en fin, no se puede tener todo!
    K

  9. Kiko, muy interesante lo de “compañías de música” porque en ese modelo si que hay negocio. Pero tienen que tener mas frentes abiertos y menos beneficios que cuando sólo se dedicaban al CD ¿no?

  10. Felicidades, Alejandro, un post realmente revelador y que me ha dado pie a ponerme a escribir un post con mis ideas al respecto que tenía enterradas desde hace tiempo.

    Me ha encantado tu forma de abrirse a la conversación!

  11. … “compañías de música” … supone un cambio cultural completo. El CD en su momento dejaba buenos márgenes y se vendía a cascoporro, era un negocio de “muchos muchos”, con la debacle del sector desde el 2000 se ha ido pasando por la fase de “bastantes muchos” hasta llegar a la de “pocos pocos” actual… el nuevo modelo tiene que ser de “muchos pocos”, como dice Jorge consiste en tener muchos frentes abiertos con revenues más pequeños, explotar el catálogo en el modelo de long tail etc. Lo más doloroso para ellos será adecuar las estructuras a este nuevo mundo.

  12. Hola, disiento en el tema del IVA para la música, alguna, muy poca, puede considerarse cultura, la mayoría de ella es simplemente negocio y pienso que el 16% de IVA es correcto.

  13. Hola. Mi nombre es Tuco Requena. Soy músico de vocación y periodista de profesión.

    Vivo y trabajo en Zaragoza. Podéis visitar mi blog: http://www.tucorequena.blogspot.com o mi web: http://www.tucorequena.es

    He estado leyendo este interesante post y me gustaría aportar algo de lo que no se ha hablado y que creo que ya está funcionando: los artistas y la auto-edición.

    ¿Por qué los artistas tenemos que pagar la crisis de las discográficas? ¿por qué un artista desconocido en el ámbito mediático (el 95% de los artistas o músicos del país) debe pagar la “crisis” discográfica firmando contratos donde cedes de por vida el 50% de tus derechos de autor, el 20% de tus ingresos de conciertos y la obtención de sólo el 6% de royalties por ventas físicas y digitales?

    Ese es el “nuevo modelo” del que habla Kiko Fuentes. Ese es el modelo por el cual dicen las compañías: “estamos perdiendo…pidámosle todo a un artista a cambio de nada. Si su música triunfa, bien…si no, nos lo quedamos todo por si acaso”.

    Esta es la realidad hoy en día de las discográficas y por eso la auto-edición está triunfando a pasos agigantados.

    Es el artista el que controla su propia obra harto de que las editoriales sólo quieran “engordar” catálogo, es el artista el que promociona su obra por Internet en Myspace, Lastfm (gratuito), Facebook, Ilike etc. Es el artista el que distribuye digitalmente su obra a través de empresas como la cupula digital, la central digital o Kindustria para que sus obras estén en Itunes, Emusic, Napster, etc.

    Por supuesto, es el artista el que decide si su obra es gratis (Emule) o quiere recibir dinero por ella en las tiendas digitales. Y es el artista el que decide si los derechos de autor de su obra quiere ser explotados (copyright) o abiertos a cualquiera (copyleft).

    Para todo esto no hace falta firmar con ninguna discográfica. Ello no te garantiza ningún dinero para promoción ya que nunca se estipula la promoción en un contrato, sólo: “dámelo todo y luego veremos”.

    Este es el primer post que escribo. Ahora viene el segundo para terminar mi diserción.

    Os ruego perdonéis mi extensión.

  14. Por supuesto, la gente de la industria me dirá:
    “Está bien, tú gestiona tu música pero sin una campaña off-line potente no habrá manera de que la gente te conozca. Para eso está el dinero de las discográficas”. Y yo les contesto: “no es verdad”.

    Yo no busco dinero en la distribución digital, busco movimiento viral: que la gente me conozca. El dinero, señores, ya lo ganaré en los conciertos si a la gente le gusta mi música.

    Y para muestra un botón:

    Hago un disco. Utilizo un widget similar al de esta empresa americana: http://www.noisetrade.com

    Este widget te dice: paga lo que quieras por mi música y si la quieres gratis, primero envía mi música a cinco correos electrónicos tuyos. Además podrás tener una base de datos por ciudades con correos electrónicos de toda la gente que descarga tu música, algo genial para montar un concierto.

    Además lo meto en el Emule y además me lo distribuye por un precio irrisorio lacupuladigital.com a las tiendas digitales tipo Itunes, Emusic. etc.

    Además lo inserto en Lastfm (es gratuito. ¿Por qué yo no puedo meter a Tuco Requena en Yesfm?), Ilike, Imeem y en todas las redes sociales donde estoy.

    Hago una campaña de prensa off-line con envíos a medios y os aseguro, que todo lo anterior no me cuesta más de 10.000 euros en total.

    ¿Para qué necesito yo una discográfica que me chupa entero sin ofrecer nada a cambio?

    ¿Saben? Aquí en Zaragoza, hay músicos de Hip-Hop, que seguramente a ustedes ni les sonarán (Rapsusklei, Haze…), que no salen en radios, televisiones o prensa y que llenan una sala de 1000 personas a 15 euros la entrada y que todos se saben sus canciones…porque las cuelgan en Internet y hacen movimiento viral.

    No se equivoquen…el futuro es la auto-edición de los artistas. Las compañías tendrán que convertirse en compañías de servicios a los artistas: te hago una promoción digital por X dinero, te hago una campaña de prensa por X dinero, te monto una gira por X dinero…y competir por ofrecer buenos, baratos y fiables servicios. Si no hacen esto, morirán con el tiempo, como les está pasando en el presente. El que lo empiece a hacer ahora, estará bien situado para el futuro.

    Ese “nuevo modelo” del que habla Kiko Fuentes, es la “huida hacia delante” que les separará definitivamente de los artistas, verdaderos valedores de la música, porque son los creadores y los intérpretes y porque ellos no pueden ser los paganos de la crisis.

    Y si no…al tiempo.

    Un abrazo a todos.

  15. @tuco Requena

    “Además lo inserto en Lastfm (es gratuito. ¿Por qué yo no puedo meter a Tuco Requena en Yesfm?), Ilike, Imeem y en todas las redes sociales donde estoy.”

    Pues porque Lastfm lleva 3 años funcionando, y esa funcionalidad ni 6 meses… y Yes.fm lleva 1 mes.

    😀

  16. Tú di que si ( con la llegada de internet para que nos vamos a engañar las 800 y pico canciones que llevo en mi IPOD no están precisamente compradas en itunes. )

    A ver si te va a hacer una visita los del cazo que solo sirven para eso …

    XCierto happy birthday

  17. Para mi, Alejandro ha sido tremendamente esclarecedor, rotundo y claro y me ha aportado mucho.

    Veo que muchas de las cosas que creía no eran ciertas, y que los datos son rotundos.

    Me gustaría mucho si pudieras escribir otro, no del estado de la industria del disco como tu la llamas, sino del futuro, no sólo virtual de la música desde ahora

  18. Gran post, Alejandro, en todos los sentidos 🙂

    Por a(i)lusiones, el DRM es la fórmula que ha encontrado la industria discográfica de quitarse la venda de los ojos poco a poco. Primero internet es el demonio. Luego internet sin drm es el demonio. Y finalmente (no tengo dudas) internet es su nuevo canal.

    Pretender que la alternativa a gratis y sin limitaciones sea de pago y con limitaciones es absurdo. Yo estoy convencido de que una alternativa de pago y sin limitaciones (un emule de pago, con el consentimiento de los propietarios del contenido y con garantías de calidad en contenido y rapidez) triunfará.

    Yo creo que si por una cantidad razonable, que además se puede equiparar a la compra de unos pocos cds al año, el usuario sabe que tiene acceso a toda la música que quiera y cuando quiera, un % importante estará dispuesto a pagar.

    Un Yes.fm-vip + un pixbox sin drm, todo ello por un precio asequible, sería un cañón, algo con a lo mejor 5-10 millones de usuarios en España. Y si hablamos de 10€ al mes por todo eso, serían 50 millones de euros al mes. Yo hay meses que no los gano…

    Felicidades!!

  19. Hola Alejandro.

    En Lastfm, lo que lleva funcionando desde julio de 2008 es el programa de royalties ofrecido a los artistas por escuchas reproducidas. Cierto es que lo que pueden recaudar músicos desconocidos es irrisorio y que está destinado a calmar a los grandes sellos.

    Yo me refería al “Music Manager”, dónde cualquier artista o músico puede colgar su música en Lastfm. Yo llevo con mi música puesta allí casi un año y medio. Y me consta que el “Music Manager” lleva más tiempo funcionando.

    Cuando me refiero a que en Yes.fm no puedo hacerlo es, sencillamente, que me gustaría poder colgar mi música (de la que soy 100% poseedor) para que la gente la escuche (si le gusta, claro).

    Creo que, hoy en día, deberían ser los usuarios, clientes, consumidores, fans o navegantes (llámalo X) los que deberían elegir qué escuchar. Ellos deberían ser el único filtro para esa elección y no las multinacionales o las radiofórmulas o los managers o los medios de comunicación. Esto sería verdaderamente democrático y creo que Internet puede serlo.

    El problema (para mí y muchos melómanos) vendría si en sitios como Yes.fm sólo pudiera escuchar lo que me ofrecen las multinacionales y sellos independientes consolidados (Subterfuge, Blanco y Negro etc.) con los que se han firmado acuerdos. Este repertorio puedo escucharlo en radios convencionales (incluido Radio 3) y en otros innumerables sitios web. Pero ¿y los artistas nuevos? esos miles que piden una oportunidad de poderlos escuchar y no pueden porque el grifo de las discográficas ya se cerró.

    Te invito a que conozcas iniciativas como esta:

    http://www.autoeditor.org

    Mira, en Aragonmusical.com, página web de grupos aragoneses hay más de 500 grupos con ficha sin contrato discográfico, muchos muy malos, de acuerdo, pero otros muchos muuuy interesantes.

    En Lastfm puedo hacerme promoción. En Yesfm o Rockola todavía no. Ojalá pueda en el futuro y de forma gratuita.

    Gracias y un saludo.

  20. Me pregunto donde meterías todos estos “pensamientos” antes de tener blog…
    Te honra mucho este post, como tantos otros a decir verdad.

    De lo que no hay duda es que nos encontramos en un periodo de transición en el que tanto los consumidores como los proveedores de música se encuentran un tanto confusos y en el que cada uno tira por donde cree más oportuno (unos hacia la música gratis y otros hacia ordeñar la vaca al máximo).

    Pienso que iniciativas como yes.fm vip son el futuro, la distribución digital de la música representa un ahorro de costes considerable respecto al formato físico, así que no es posible que nos sigan “clavando” lo mismo por el algo que no ha costado lo mismo producir… y con esto me refiero a iniciativas como iTunes o 7digital, que a pesar de funcionar, aquí en España tienen un volumen de ventas muy marginal.
    En España, la gente dispuesta a comprar música bajo un modelo de precio tradicional (a 15€ el disco), prefiere pagar por tener algo que pueda tocar (si es grande mejor), así que el canal digital lo suelen despreciar, e iniciativas como música en tarjetas microsd pienso que tampoco funcionarán.

    La única manera de atrapar a la gran masa de consumidores emuleros, es disponer del mismo catálogo que ellos, pero además ofrecer una inmediatez y accesibilidad total a la música que jamás podrá ofrecer un p2p… y todo esto a un precio muy competitivo, que esté muy cerca de la gratuidad (por lo menos al principio).

    Quien haga esto de forma sencilla y efectiva, acabará por llevarse el gato al agua… aunque tendrá que pasar tiempo hasta conseguirlo.

    Nos esperan tiempos de cambio en el sector, aunque no me atrevería a cuantificarlos en años 🙂

  21. Si, y no solo por hablar de españa en casi todas partes del mundo , en latinoamerica la gente casi no compra CDs todo lo escuchan via internet o lo bajan o simplemente lo compran. la gente pasa una gran parte de su tiempo en internet y porque no escuchar su musica mientras conversa o socializa en el msn o redes sociales.

    por ello yo estoy empezando con http://www.genioo.com

    genioo.com es un portal buscador con cerca de 15 millones de canciones , y es totalmente legal (= , ningun mp3 se encuentra hosteado en genioo.com , ademas cuenta con 1 millon de letras de canciones ;).

    Saludos Alejandro.

  22. @Manuel , el blog esta siendo una terapia… asi no machaco a mi familia contandoles estas peliculas que les suenan a chino 😮

    Fijate que yo Manuel, a los consumidores emuleros los doy un poco por pérdidos. Creo que es una generación que ya no valora la música igual. EL objetivo es para mi, más bien, evitar que las generaciones por debajo crezcan asi, y que haya siempre algo de lógica: si te gusta el artista, apoyalo de alguna manera… porque sino, no va a estar ahi siempre por amor al arte.-..

  23. @Tuco Requena , Si si… pero date cuenta que iniciativas españolas, como Rockola o Yes.fm están empezando. Nosotros tenemos eso contemplado y ellos estoy seguro que tb lo tendrán…. pero llevamos pocos meses en el mercado y esas mega empresas de las que hablas llevan años y han levantado para desarrollo muchos millones de Euros…

    Es un tema de tiempos. Yes.fm es un producto vivo, que tardará años , si AÑOS en estar desarrollado como queremos y con las funcionalidades que queremos darle…

  24. @Tuco, lo que Kiko propone es muy similar al star system clásico de Holywood, estrellas asalariadas y estudios que controlan todo, desde las películas que hacen hasta sus apariciones públicas o vidas privadas 😉 A mi personalmente no me parece tan malo. Es como firmar un pacto con el diablo, pero bueno, allá cada cual con su carrera.

    Lo que está claro es que si la compañía gasta dinero en la promoción de un artista tampoco es el culmen de la virtud que ese mismo artista una vez lanzado les deje tirados aduciendo diferencias creativas pero en realidad por el vil metal.

    ¿Quiéres ser un hit de los 40 principales?… bueno, eso tiene un coste. ¿Prefieres ser un grupo indie?… es otra opción.

    @Alejandro, me temo que me repiten las clases de teoría económica y el tema de que la gente pague o no pague no depende del valor “otorgado” a las cosas, depende de la oferta y la demanda. Volvemos a Chris Anderson y su artículo sobre la economía de lo gratuito. Si el coste marginal tiende a cero (millones de copias digitales de una misma canción hacen que el coste unitario de producción, promoción, etc… sea infinitesimal) en un entorno competitivo con pocas barreras de entrada como es Internet, el precio tenderá a cero.

    En el modelo anterior las compañías discográficas controlaban el espacio de distribución. Por decirlo de algún modo, los CD’s nunca han valido realmente nada, lo que valía dinero era la capacidad de evitar que otros CDs estuviesen en el estante de la tienda.

    Personalmente no creo que sea una cuestión de una generación perdida. Probablemente el valor de la canción digitalizada en si ya está perdido para siempre.

    Y en cuanto a que los artistas estén ahí o no… es una elección libre. Ellos decidirán si les compensa o no. Si es su carrera o vocación. Lo que está claro es que Internet está haciendo tábula rasa en la competencia por el espectador, el oligopolio llega a su fin, y que a pesar de que la cantidad de productos culturales aumenta, la demanda es finita… ergo, no hay para todos. ¡Como en todos los mercados!.

  25. Pues yo nunca pagaría por un fichero MP3. Si quieren que pague, pago por CDs y vinilos, no por algo virtual que no existe.

  26. Alvaro [doocomo.com], estoy completamente de acuerdo contigo en que la elección está en el artista. El artista es el que decide si firma con la multinacional, la compañía independiente o se lo monta por su cuenta (teniendo en cuenta, claro, que tenga las grandísima suerte, hoy en día, de elegir).

    Por supuesto que me parece de una hipocresía brutal que un artista que se ha aupado al podio mediático con muchos millones de promoción detrás luego ande criticando a los que le han ayudado a estar allí.

    Hasta aquí, todo bien.

    Lo que me fastidia es que sólo existan dos opciones: o tragas con todo o no tienes acceso a que nadie te conozca. Internet, con suerte y tiempo, puede cambiar esta situación haciendo que la democracia, es decir, la propia gente sea la que eliga qué artistas quiere escuchar.

    Internet, desde el punto de vista del artista, debería provocar que el embudo estrecho de acceso al público se convierta en una cañería amplia donde el público eliga qué oír.

    Ese es mi mensaje.

    Saludos.

  27. @Tuco, en mi opinión el problema es la abundancia, algunos dirían exceso de oferta, aunque yo no creo que sea excesiva. Nunca es excesiva.

    La tecnología a abierto enormemente el acceso a los medios de producción, un grabador digital cuesta 4 perras, con un ordenador grabas, editas y sacas el master… cuando todo esto suponía millones hace nada. Lógicamente la cantidad de música grabada se ha multiplicado exponencialmente.

    ¿Es eso malo?, para los exquisitos sí 😉 para el que concibe el arte como una expresión elitista que llega al público filtrada por presuntos gurús del tema, sí. Para mi no, cultura es todo. Desde lo más marginal y extraño, a lo más comercial, de lo más elitista a lo más chabacano. Todo es cultura. Y debe ser elección del consumidor con qué emponzoña su cerebro 😉 ya sea el chiquichiqui o Bach.

    Anderson en su libro ya lo contaba perfectamente, lo que necesitamos son sistemas como yes.fm que sirvan de filtro entre la abundancia disponible y el tiempo limitado del consumidor.

    Hits van a existir siempre, y me temo que es bastante habitual que uno piense que su proyecto con la promoción adecuada podría serlo. El problema de los hits es que fracasan en 9 de cada 10 intentos. Hasta ahora a la compañía le compensaban los beneficios de ese 10% exitoso. Y supongo que encontrarán nuevas formas de seguir haciendo rentables estas apuestas.

    Los catálogos indies optaron por la long tail, editar mucho, tiradas más cortas y promoción limitada. Y también funcionó. Hay muchos grupos que se ganan bien la vida con ese modelo haciendo mucha carretera.

    Pero luego está todo aquello que ni aun así podrá conseguir suficiente audiencia como para ser una actividad profesional, para ganarse la vida: hacemos rap en swahili, electrónica con inspiración celta, etc… me parece muy bien, cada cual escoge lo que quiere hacer, pero seamos serios ni aun pinchándote cada hora en los 40 ibas a vender más de 10 discos.

    Si estás al final de la long tail es poco probable que puedas sacar para comer de esto. Pero al menos ahora los 100 o 200 fans que puedas llegar a tener a nivel global tienen la oportunidad de descubrirte 😉

    La música ha sido la que primero ha recibido el golpe porque reunía a la vez varias características: pocos Mb para descarga, poco tiempo de dedicación para el consumidor (1 canción = 3 min, 1 peli = 2 horas, 1 novela = 20 horas), relativamente bajos costes de producción.

    Pero no te quepa duda de que detrás de la música van los libros, el cine, la TV y todo lo demás.

    Y me reafirmo en lo anterior, todo tiende a ser gratis en tanto el coste marginal (el coste de vender 1 unidad más) tiende a cero. Por lo que la idea de ser millonario por royalties al más puro estilo Abba o Beatles me temo que es historia. Y no porque la gente sea malvada y robe los royalties de malnutridas estrellas del pop, si no porque tarde o temprano una estrella será lanzada por una productora gratis y barrerá a las de pago. Simplemente porque los costes marginales son decrecientes.

    Y formas de ganar dinero hay muchas, directo (a chupar carretera), merchandising (el cd + dvd en caja metálica con incrustaciones de swaroswki para coleccionistas), o venderse al capital y ser patrocinado por un refresco o un whisky depende si haces pop o rock 😉

    La economía actual está basada en la atención y todo aquel que pueda hacer que un grupo de consumidores le preste atención durante 3 minutos, 1 hora o 20 horas puede convertir eso en dinero. La demanda de atención es lo único ilimitado.

  28. Lo peor de todo esto son las compañías discográficas, las que apuntan con un dedo al artista de turno y lo publicitan al máximo y hace que los millones de quinceañeras y quinceañeros se lo compren en forma de CDs o lo que sea. El remedio sería que desaparecieran todas las discográficas esas, auténticos cánceres al servicio de (no diré lo que todos pensamos) como la $GAE. Esa sería la solución para todos los artistas de verdad, los que no ponen ellos a golpe de talonario en los primeros puestos de las listas. Ojalá un dia amaneciera y todas hayan quebrado, no me importa tanto que desaparezcan los sellos “humildes” de los que hablas en el post, Alejandro, porque esos siempre podrán renacer (juntándose cuatro o cinco músicos ya pueden formar un sello tranquilamente), el problema son las multinacionales esas que dicen perseguir una falsa cultura y lo único que buscan es el beneficio propio a costa de acabar con los sellos pequeños y de presionar a gobiernos e instituciones para que pongan leyes que bailen a su ritmo.

  29. Al que escribe el artículo le diré dos cosas:

    1. El IVA de los cds es un tema de Europa, no de España. España ni pincha ni corta por si misma.

    2. Internet, el p2p y todo eso no es ningún avance con respecto al CD, es un paso atrás en cuanto a calidad.

  30. Un artículo muy interesante. Actualmente he termindado de grabar y esto dudando entre que tipo de distribución me conviene más, creo que es un paisaje aun sin descubrir en el que todos vamos dando bandadas pero que pronto descubriremos la mejor forma de sobrevivir…

    Te añado a mis links¡¡

  31. El CD ha muerto. Viva la música digital? Y que es un CD? … Quién dice que el vinilo ha muerto es que no tiene ni puta idea de lo que es la música, aunque viendo hoy en día a los chavales escuchando música con los altavoces de los teléfonos móvil que podemos esperar…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.