Los enanos: esos pequeños grandes consumidores

En alguna ocasión Carlos Blanco ha comentado en su blog y en público, como tomó la determinación de crear Pequejuegos, un web dedicado al público infantil que nació de la observación del comportamiento de su hijo en internet y de ver como webs tipo Disney, pese a su indudable calidad, no eran lo que su hijo estaba buscando. Así nació hace años un portal de gran éxito y con un target definido que el mes pasado imprimió cerca de 15.000.000 de páginas vistas en datos de Nielsen.

El caso es una excepción, las compañías media, y entre ellas la nuestra, pese a ser un nicho interesante no han creado mayoritariamente contenido para el público infantil; un error estratégico garrafal. El mérito de Carlos es el de observar, interpretar y deducir de la actitud de su hijo pequeño frente a un ordenador una oportunidad de mercado.

Ya no nos sorprende pensar en que los niños se han convertido en consumidores cada vez más activos. Activos en el sentido de que ellos intervienen enérgicamente sobre las decisiones de compra de la familia. Algunos investigadores aseguran que se debe al predominio del modelo familiar “democrático” en el que todos deciden. Ellos, los pequeños grandes consumidores, tienen gran influencia en las decisiones que antiguamente quedaban en la parcela de los adultos. Yo no creo que se deba a una “democratización” de las posiciones familiares. Para mí se debe a que los padres están menos presentes y reemplazan esta ausencia con regalos y permitiendo al niño un mayor acceso al mercado. Los expertos hablan de una compensación que pone a los padres en el lugar de proveedores de todo menos presencia.

Por esta razón, la publicidad los ha enfocado no solo como target para la venta de productos para ellos, sino también como intermediarios en las decisiones de compras de sus padres. Los adultos tenemos que preguntarnos adónde fuimos o qué estuvimos haciendo cuando las grandes marcas en estrategias bellow the line nos dicen qué comprar a través de nuestros pequeños. Es obvio que no pedimos consejo a nuestros hijos a la hora de comprar un ordenador portátil, pero posiblemente si lo hagamos para las compras del desayuno o la película que bajar del emule, perdón, quería decir alquilar el fin de semana. 😀

Hoy en día los niños pueden optar entre las diversas propuestas publicitarias además de las habituales (cine, televisión, radio, publicaciones) porque ha llegado internet…. pero también en otros ámbitos como el colegio. En Estados Unidos hay incluso material escolar patrocinado por empresas con intereses en el público infantil. Algo que no pasa en muchos otros países todavía y que incluso puede ser éticamente discutible.

Ya no sólo se le ofrecen productos alimenticios y juguetes, hoy se agregan teléfonos móviles, logos y tonos, Ipods, etc son productos que en algunos segmentos tienen un claro target infantil, que se comportan como un juguete más o portales web donde encuentra más información sobre dibujos animados, juegos y merchandising. Las marcas que antiguamente sólo circulaban las pantallas de cine y televisión (como Disney y otras industrias del entretenimiento infantil), hoy se posicionan en internet de manera muy fuerte en este segmento.

Las nuevas generaciones son nativos digitales a diferencia de nosotros, y no podrán concebir su vida sin los medios de comunicación, cosa que ya nos sucede a muchos de nosotros. Ellos desconocen el mundo predigital e internet forma ya parte de sus vidas. Los padres deben asegurarse de que sus hijos entiendan qué contenido es comercial y cuál no.

La cantidad de niños que se conecta a internet y su influencia y prescripción en los hábitos de consumo no es un número al que debamos desatender: 7 de cada 10 niños españoles utilizan internet y 6 de cada 10 tienen móviles. Internet se utiliza como herramienta en el colegio, pero también el email, el messenger, y las redes sociales son parte de los hábitos de consumo tecnológico infantil. Por otro lado, no debemos olvidar que los teléfonos móviles destinados al público infantil, comenzaron siendo un “regalo” para poder mantener un contacto remoto, y este dato nos devuelve al principio: la falta de presencia de los padres.

Estamos en una sociedad que tiene consumidores cada vez más pequeños pero experimentados, inquietos, insistentes, informados. Las nuevas tecnologías son grandes responsables de esta nueva figura de niño pero… los padres también.

9 comentarios de “Los enanos: esos pequeños grandes consumidores”

  1. Tienes mucha razón, incluso existen navegadores específicamente pensados para niños. Productos como la “gilipollez” del msn o los juegos flash en móvil están sustentados en un porcentaje muy alto por niños, (de ahí la decisión en su dia de microsoft de retirar salas de chat). Incluso me sorprendo cuando consolas tipo irc, mucho más dinámicas, grupales y eficientes, ya no las usan ni los adultos! Comprendo que un niño prefiere pulsar en una imagen a escribir un comando, porque le llama más la atención los colores y las formas, pero un adulto…

  2. El otro día mis hijos estaban haciendo deberés, y me preguntaron varias cosas, alguna de las cuales yo no las sabia. Suerte que estaba en el portatil, y disimuladamente busqué en Google 😉

  3. Estoy aterrado de mi hijo… yo toque un pc a los 14 años, lo aprendi a manipular al año y al siguiente ya los armaba y configuraba… eso lo hizo mi hijo Juan Esteban en tres meses y tiene 7 años…

    Por si fuera poco me creia el rey de Halo y demas juegos de PC y consola… hasta que un día mi hijo me visitó en vacaciones (lastimosamente nos vemos cada dos o tres meses) y en una tarde de esas de padre e hijo moderno, pues nos sentamos a jugar un rato… ilusamente comence a darle unas pequeñas clases de como funcionaba y de que se trataba el juego, y lo impensado sucedio… me dio tremenda paliza y además me explico la historia del juego, cual era la proxima entrega de la saga y en que portal habia visto esos comentarios… y a que no adivinan cual… CONSOLAS.ES …

    Por lo demás, sin comentarios! 🙂

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.