¡ Maldito maquetador !

Hay ocasiones en que la ubicación de la publicidad en prensa, ya sea casual o no, puede hacer un efecto extraño o provocar unas risas.

Un maquetador con mala leche puede hacer cosas divertidas y ser un editorial en si mismo dentro de cualquier medio de comunicación. ¿O simple casualidad?

Estás son algunas de las que he recopilado. Si sabes de otras, por favor añádelas en los comentarios.

 

La berrea de ciervos y gamos. Buena definición para Jorge Javier Vazquez

 

 

– Ubicación ¿apropiada? para el libro de recetas:

 

 

No pasa nada…

 

 

– Diversión o mala leche en ABC?

 

 

– No sólo la publicidad. Ciertos titulares y fotos alrededor pueden dar que pensar

 

 

– El accidente de Ortega Cano en coche y el Honda no se que, para acelerar pulsaciones.

 

 

– No, tras esta noticia no hay ganas de volar….

 

 

– Esto son… Sinergias publicitarias!!

 

 

– El anuncio de la última de Harry Potter era premonitorio

 

 

– No era el día o el sitio para la niña de Iberia feliz jugando con nieve.

 

 

– Aumentando la leyenda de las hamburguesas

 


 

También esto es habitual con la publicación de la publicidad exterior y prepararé otro post sobre ello

Ojo por ojo, diente por diente

Ese texto es una tribuna publicada por El Mundo Economía & Negocios y puede leerse en pdf aquí.

La delicada situación económica que vivimos, me hace “disfrutar” de ciertos movimientos empresariales. Sí, digo disfrutar y sé que chirría y suena realmente mal en estos momentos, pero es como haber pasado de un partido de fútbol coñazo de 0-0, donde pocos arriesgaban, a un partido rápido de baloncesto donde pasan cosas cada pocos minutos. Hay una nueva generación en puestos directivos de multinacionales que no se planteaban, ni de lejos, el escenario económico actual y que tampoco tienen la experiencia de haber pasado por una situación macroeconómica tan compleja con anterioridad.

Esa mezcla de nervios, preocupación, y falta de experiencia contrastada está haciendo que todas las grandes empresas, generalmente conservadoras que intentan crecer pero sobre todo no perder su cuota de mercado, tengan que pasar a un plan B que no tenían escrito y sea obligado “mover fichas”. Y vaya si lo están haciendo ya muchas de ellas, y las que no, estudian medidas a tomar próximamente.

Para los que como yo disfrutan analizando los movimientos empresariales y las acciones de marketing y publicidad, esto entretiene en cierta forma y servirá para que dentro de 3-5 años se escriban muchos libros hablando de grandes aciertos y grandes errores en estos momentos. Como consumidores es un momento tan especial que todos debemos prestar atención a lo que nuestras marcas de referencia hacen, pero sobre todo, como consumidores debemos tomar nota, y actuar en consecuencia. “Ojo por ojo y diente por diente” o en otras palabras lex talionis o lo que es lo mismo La ley del talión.

No está muy bien visto aplicarla en público, pero creo que los consumidores debemos poner cruces en estos momentos a determinadas empresas que no tienen en cuenta la situación por la que estamos atravesando. Por ejemplo, me gusta lo que hizo una compañía de vuelos en mi país, cuando sacó su anuncio de apretarse el cinturón y su mensaje de “estamos contigo en esto, tiramos el precio para que viajes”.

La acción en su momento tuvo un enorme éxito y superó sus previsiones. Pero otras marcas, al contrario, me dejan algo frío en su postura. Es el caso de una compañía de teléfonos en mi país, de la que no voy a dar el nombre, que en tiempos de crisis económica anunció que iba a subir sus tarifas en lugar de ayudar y arropar al consumidor.

Me parece que las empresas en estos difíciles momentos deben de decirle al consumidor en primera persona que se está con él, que se comprende la situación y que siga confiando en la marca. Y no al contrario. Tampoco me valen los anuncios espectaculares que no dicen nada, salvo lo justo y pasan de puntillas por la situación de sus consumidores. Las empresas deben tener cuidado con la falta de sensibilidad ante una situación económica como la actual, ya que pueden producir una mala lectura en los consumidores que les puede pasar factura en el futuro, cuando las aguas vuelvan a su cauce.

El tamaño no importa

Este texto es una tribuna publicada por El Financiero de Mexico y puede leerse online aqui

Escoger una agencia de publicidad que se adecue a los perfiles de tu proyecto web es fundamental en el sector online. Una agencia es como una novia y, como tal, deberías valorarla y ver si te conviene antes de elegirla, ya que podrías acabar casándote con ella. Sé que alguien considerará sexista la comparación, pero es muy gráfica. En primer lugar, no todo es la fachada; a lo mejor, se debe mirar un poco el interior. Una gran agencia de muchas oficinas, que cotiza en bolsa, con 50 empleados y grandes estadísticas puede que no sea –o sí – la que necesitas.

En segundo lugar, debes intentar conocerla bien y lo más importante: que te conozca muy bien a ti. Las personas claves que allí trabajan encargándose de soportes y comercial deben conocer a la perfección lo que haces, quién eres y, a ser posible, deberían ser capaces de valorar tu negocio como un activo destacado, contraponiéndolo incluso a otros de sus soportes dentro de la misma agencia.

Además, otro punto muy importante es la disponibilidad. Imagino que si no tienes tiempo para tu novia y ella para ti, duraríais lo justo. Aquí pasa lo mismo. La agencia que escojas para hacerse cargo de tus proyectos debe de disponer de tiempo para ti y, del mismo modo, tú debes tener todo el tiempo que ella necesite. Incluso para pequeñas dudas y campañas sin demasiada importancia se debe evitar, si es posible, tener que delegar en terceras personas. Se debería llevar un trato personal, serio, profesional y directo.

Tengo la experiencia de haber trabajado con casi todas las agencias del sector en mi país, España, y con muchas o casi todas las internacionales que se dedican a tráfico en castellano. Raro es que por defecto no trabajemos o probemos nuevas iniciativas cuando se nos proponen, pero también cuando alguna agencia no trabaja con la seriedad esperada cortamos la relación de inmediato. Cada agencia tiene un perfil determinado y, a lo largo de los años, hemos ido probando y trabajando con muchas de ellas.

Cuando se prepara un proyecto nuevo es muy importante definir quién se ocupará de su publicidad. Para ello, nos podemos dejar aconsejar. “Esta agencia es la que mejor te va a vender”, he escuchado en muchos casos, pero no en todos se trataba de la mejor opción. Es cierto que una determinada agencia puede ser la mejor para unos determinados soportes, pero podría no serlo para otros, por muy grande y muy importante que sea. En estos temas, la mayoría de las veces, el tamaño no importa. Lo que realmente importa es el trato personal, la atención, el trabajo, la importancia relativa que tengas en su estructura y la fuerza de ventas y comercial que puedan volcar en ti.

Hace unos años trabajé en exclusiva con una pequeña agencia de publicidad web, de la que no diré el nombre, que estaba dirigida por un buen amigo. A los pocos meses creció y creció y se fusionó con otra compañía muy importante, pero entonces, en el momento de su mayor renombre, dejó de ser “nuestra agencia” y del mismo modo que en los noviazgos hay momentos en los que cortar la relación, yo lo hice. Para muchos fue una locura entonces, pero pasaron los años y sobrevivimos. Hay momentos en los que hay que estar donde sientes que debes estar. Con el tiempo, volvimos a retomar la relación para otros proyectos, pero eso ya es otra historia.

En contraposición, también he delegado otros negocios web a una agencia más pequeña. Es una agencia diferente, de menor tamaño y acostumbrada a hacer algo en lo que creo está el futuro: las acciones especiales. Del mismo modo que comercializan tu publicidad en formato habitual –banners, roba, megas…-, venden un widget que reproduce un determinado concierto que pesa cientos de Mbs. Y a pesar de que se trata de una agencia pequeña es el mejor acierto, ya que posiblemente sea la agencia que mejor pueda, en mi país, observar, investigar y trabajar de forma personalizada nuevas ideas y formas de publicidad, como por ejemplo, la inclusión dentro de aventuras animadas de marcas comerciales y publicidad.

Con ambos ejemplos, sólo pretendo volver al principio: cada uno debe escoger a su media naranja; al menos, en ésto, el tamaño no importa. Existen agencias más adecuadas para un determinado anunciante, para una determinada empresa o para un determinado producto o servicio; sólo hay que informarse y elegir bien.

Eventos en versión 2.0

Este texto es una tribuna publicada por El Mundo Economía y Negocios y puede leerse en pdf aqui

Las empresas cada vez llaman más a la puerta de agencias de eventos, comunicación y relaciones públicas con canales abiertos en redes sociales como Facebook y Tuenti que, desde hace unos meses, en las acciones de marketing han dejado de ser meros canales de comunicación para convertirse en ejes de captación de usuarios, tanto para eventos virtuales como presenciales. La agrupación de usuarios con los mismos gustos en grandes plataformas 2.0 hace que una buena parte del trabajo de comunicación y captación quede en manos de la viralidad entre éstos.

No hay mejor canal de comunicación que lo que no se percibe como publicidad y para ello recurrir aun usuario como promotor del mensaje se convierte en lo más efectivo y lamejor puerta de entrada posible. En Estados Unidos, el gran gigante Facebook es desde hace años un arma imprescindible dentro de las grandes giras de conciertos de artistas  americanos. Si existe una comunidad de fans de los Rolling Stones, con miles de miembros que  interactúan entre sí, ¿no son éstos los mejores promotores del mensaje y una forma eficaz para captar nuevos adeptos?

Y si no existe esa comunidad, ¿no sería inteligente crearla, fomentarla y participar de ella? Este tipo de estrategias llega incluso a la política.Todos recordamos cómo el actual  presidente de Estados Unidos, Barack Obama, utilizó Facebook en las pasadas elecciones como uno de lo smotores básicos de su propuesta presidencial.

Esta red social fue clave en la convocatoria y organización de eventos y actos de campaña que fueron seguidas por más de 3.000.000 de personas, que no sólo eran receptores del mensaje, sino que además se prestaban a colaborar en actos locales de ésta. Tenía miles de prescriptores a lo largo del país. Del mismo modo, ya se pueden observar casos similares en otros países. Decenas de empresas nacionales e internacionales fidelizan y captan a sus usuarios a través de un modelo de marketing, en el que las tradicionales relaciones públicas han cambiado su papel. Ahora se usa Internet para prescribir e invitar a usuarios a participar enlos eventos como, por ejemplo, el  concierto privado de un cantante.

El resultado: un notable éxito de asistencia y una fuerte proyección de imagen de marca. Y no sólo los eventos físicos tienen su espacio en las redes sociales. Para grandes marcas, la utilización de la viralidad de la web 2.0 e convierte en algo vital, también por medio de otros soportes como foros y blogs. Utilizando este tipo de medios de promoción interactivos se consigue una audiencia no similar sino muy superior a la que se podría obtener con medios tradicionales. Y con una inversión de 10%. Así, es importante comprender el uso de la web 2.0 en el marco de los eventos artísticos, sociales y deportivos, mediante nuevos modelos publicitarios no convencionales que producirán éxito de participación, éxito del evento y retro alimentación. Una combinación muy interesante para estos tiempos.

La red se merienda a la televisión

Los tiempos avanzan que es una barbaridad, es la típica frase que han dicho muchos abuelos en los  últimos 30 años en muchas ciudades españolas, pero es sabiduría popular; nunca había tenido tanto sentido como en la actualidad. Aunque el cambio no es para todos por igual. Las nuevas generaciones prefieren interactuar a ser meros espectadores y eligen claramente internet como centro de ocio y de comunicaciones personales con terceros.

Según el Foro de la Generación Interactiva en España, mi país, 88% de los jóvenes entre 10 y 18 años se consideran usuarios de internet y prefieren este medio antes que la televisión y el uso de la telefonía. Lo mismo sucede en el resto de los países. Este nuevo escenario hace que los jóvenes no se contenten con interactuar y consumir contenidos, Sino que aplican al máximo el lema de la web2.0, donde el usuario manda. De esta manera, 40% de nuestros jóvenes ha creado su  propia web, blog o fotolog y genera sus propios contenidos, los difunden en una sociedad cada día más global, y simultáneamente, consumen los de terceros.

Estamos ante una nueva generación de consumo social y de ocio, donde el gran perjudicado es el anterior rey de la casa: el televisor. Internet es el gran enemigo del prime time en la franja más joven, no ya tanto porque se prescinda del televisor, que sigue teniendo un lugar privilegiado en el hogar, sino porque su papel es a menudo secundario, un papel de ruido de fondo y de comparsa, mientras  nuestros jóvenes chatean con el Messenger, responden emails o interactúan en redes sociales.

Ahí es donde encontramos una enorme diferencia con las nuevas generaciones, los denominados nativos digitales, nacidos en los años 80, jóvenes capaces de simultanear plataformas, que viven  permanentemente  interconectados y pueden chatear, navegar, ver la televisión y comer o realizar alguna otra tarea de forma simultánea. Nos movemos hacia un escenario de “comunicación total” en el que nuestros jóvenes o ya tienen  un smartphone, tipo Blackberry o iPhone,o lo tendrán en breve con lo que la conexión a internet llegará a ser permanente las 24 horas del día. No obstante, el drama para el medio televisivo no sería tal, si esos números y esa tendencia no se vieran reflejados en el   comportamiento de las nuevas generaciones ante la publicidad. Anunciantes y agencias se enfrentan a la evidencia de que el ciclo ha cambiado.

Las nuevas generaciones son menos capilares a los impactos publicitarios,   en muchas ocasiones porque simplemente no les prestan  atención pese a estar delante del televisor, ya que se encuentran interactuando con otros a través de internet. A esto hay que añadir el cambio de paradigma: la recomendación es pieza clave de la decisión de los jóvenes, desplazando el mensaje publicitario en sí mismo y priorizando la experiencia de amigos y conocidos en redes sociales  antes de realizar la compra.

Los menores de 30 años consideran que un mensaje recibido de manos de un conocido en el contexto de una red social tiene mucho más valor que cualquier impulso publicitario tradicional. Estos estímulos no solo captan la atención sino que incluyen una recomendación implícita y desatan interés. Según un estudio de ZedDigital, dos de cada tres usuarios utilizan las redes sociales como vehículo para hablar de marcas y productos y realizar sobre los mismos comentarios positivos o negativos.

Eso, calculando los millones de usuarios de redes sociales, convierte al propio usuario en la mejor vía de promoción y publicidad. ¡Ya podemos olvidarnos del prime time!

El momento de dar el salto

El pasado jueves salía publicada en el Diario 5 Días en papel e Internet esta tribuna, bajo el título “La Hora de Saltar“, puedes leerla en la web del citado diario , descargarla en pdf o aquí mismo:

La Hora de Saltar

Hace menos de una semana que hemos despedido el terrible 2009 y empezamos un año que entre todos debemos de conseguir que sea mejor de lo que nos dicen, 2010 es el año de ser decidido. De no dudarlo. Mirar por la ventana y pese a que no hay red, ver claro que ha llegado el momento de dar el salto.
La Encuesta de Población Activa del último trimestre de 2009, nos deja con el triste panorama de 3.923.603 parados, 794.640 personas más que en 2008 y se sitúa en el peor dato desde 1996, aumentando el mes de diciembre en casi 1,5% respecto al mes anterior, un drama real para las familias y un enorme hándicap en el balance económico de un país que necesita cambiar su estructura económica y modelo productivo.
2009 se queda como un amargo recuerdo y entra en primer plano 2010, un nuevo año que ha de traernos todo lo que hemos perdido en ese fatídico 2009; Ha llegado el momento de convertir desempleados en emprendedores. España, país de los 3 millones de funcionarios, tan sólo tiene 3,2 millones de autónomos. Un país donde hay  casi el mismo número de funcionarios que autónomos, es un país donde algo falla.
Tenemos que ayudar a un porcentaje de esos desempleados a emprender, transformar una parte de esos cerca de 4 millones de desempleados en emprendedores, en germen de futuros empresarios que en los próximos años puedan crear valor y ofrecer a terceros puestos de trabajo. Revertir esta situación es crítico para ponernos en un escenario de crecimiento sostenible en el futuro.
Emprender en España no es sencillo y las generaciones jóvenes tienen un hándicap añadido, la falta de claros referentes en generaciones anteriores, espejos en los que mirarse, éxitos personales a querer emular. Hablamos de dar la vuelta a lo que se está conociendo como “generación pérdida” una generación donde la falta de emprendedores va a ser un lastre para toda la sociedad en un futuro muy cercano. Que esta “generación pérdida” no sea tal, es clave en esta coyuntura económica y es un imperativo para la administración estimularles, formarles y empujarles a dar el salto, ahora no hay mejor receta contra la crisis.
España, según el informe Doing Business 2010 que elabora el Banco Mundial, y mide la facilidad para hacer negocios en 168 países,  se encuentra en el número 62 del ranking mundial, siendo el país desarrollado de mayor retroceso el último año. El Banco Mundial sitúa a nuestro país con la capacidad de hacer negocios por detrás de países como Botswana, Armenia, o Mongolia. Triste panorama.
Como no podría ser de otra manera en el top10 de esta clasificación mundial países como EEUU, Reino Unido, Dinamarca, Irlanda, Canadá, Australia y Noruega. Es ahí donde tenemos que posicionarnos, y es obligación de la administración estimular a la “generación pérdida” y transformar el drama del alto número de desempleados una oportunidad para esa esperanza de cambio de ciclo productivo en nuestro país.

Hace menos de una semana que hemos despedido el terrible 2009 y empezamos un año que entre todos debemos de conseguir que sea mejor de lo que nos dicen, 2010 es el año de ser decidido. De no dudarlo. Mirar por la ventana y pese a que no hay red, ver claro que ha llegado el momento de dar el salto.

La Encuesta de Población Activa del último trimestre de 2009, nos deja con el triste panorama de 3.923.603 parados, 794.640 personas más que en 2008 y se sitúa en el peor dato desde 1996, aumentando el mes de diciembre en casi 1,5% respecto al mes anterior, un drama real para las familias y un enorme hándicap en el balance económico de un país que necesita cambiar su estructura económica y modelo productivo.

2009 se queda como un amargo recuerdo y entra en primer plano 2010, un nuevo año que ha de traernos todo lo que hemos perdido en ese fatídico 2009; Ha llegado el momento de convertir desempleados en emprendedores. España, país de los 3 millones de funcionarios, tan sólo tiene 3,2 millones de autónomos. Un país donde hay  casi el mismo número de funcionarios que autónomos, es un país donde algo falla.

jump

Tenemos que ayudar a un porcentaje de esos desempleados a emprender, transformar una parte de esos cerca de 4 millones de desempleados en emprendedores, en germen de futuros empresarios que en los próximos años puedan crear valor y ofrecer a terceros puestos de trabajo. Revertir esta situación es crítico para ponernos en un escenario de crecimiento sostenible en el futuro.

Emprender en España no es sencillo y las generaciones jóvenes tienen un hándicap añadido, la falta de claros referentes en generaciones anteriores, espejos en los que mirarse, éxitos personales a querer emular. Hablamos de dar la vuelta a lo que se está conociendo como “generación pérdida” una generación donde la falta de emprendedores va a ser un lastre para toda la sociedad en un futuro muy cercano. Que esta “generación pérdida” no sea tal, es clave en esta coyuntura económica y es un imperativo para la administración estimularles, formarles y empujarles a dar el salto, ahora no hay mejor receta contra la crisis.

España, según el informe Doing Business 2010 que elabora el Banco Mundial, y mide la facilidad para hacer negocios en 168 países,  se encuentra en el número 62 del ranking mundial, siendo el país desarrollado de mayor retroceso el último año. El Banco Mundial sitúa a nuestro país con la capacidad de hacer negocios por detrás de países como Botswana, Armenia, o Mongolia. Triste panorama.

Como no podría ser de otra manera en el top10 de esta clasificación mundial países como EEUU, Reino Unido, Dinamarca, Irlanda, Canadá, Australia y Noruega. Es ahí donde tenemos que posicionarnos, y es obligación de la administración estimular a la “generación pérdida” y transformar el drama del alto número de desempleados una oportunidad para esa esperanza de cambio de ciclo productivo en nuestro país.

Yo soy cool; y tú un pringaete

Eso es lo que deben pensar algunas compañías que no sólo se consideran el centro del mundo –igual lo son en cierto modo-, sino que además “utilizan” literalmente a la gente para hacer su propio trabajo.
Gmail es en la actualidad el mejor servicio de webmail; sin duda. Demostraron como en 1 año y poco se podría aplastar un servicio como Hotmail hasta entonces líder indiscutible en el sector y con 10 años de ventaja. ¿Cómo? Con un producto gratis, diferencial y sin limitaciones. Simplemente genial. Pero, ¿eso es todo?. La realidad es que no. Todo esto ha ido acompañado de una campaña de marketing a costo casi cero, en la que por medio de un inteligentemente perverso sistema de invitaciones, los usuarios eran dirigidos a realizar el trabajo de marketing que le correspondía al departamento de Marketing de Google y/o varias agencias externas y que  habría costado mucho dinero. Sí, si enviaste invitaciones de Gmail por doquier, fuiste un evangelista, un pequeño engranaje de un plan de marketing de libro (invitación, necesidad, valor, viralidad, distribuidores … hasta las subastas de cuentas en Ebay y similares para dotar de un valor incluso económico, todo perfectamente medido) … entonces creo que hasta puedes poner en tu Curriculum Vitae que “trabajaste” para Google. Aunque claro, ellos no te han pagado y no te conocen, y pese a eso, lo has hecho posiblemente encantado.
Ahora con Google Wave la historia se repite. Si no lo pruebas no eres nadie. Si invitas eres “cool”. En Palo Alto posiblemente se echen unas risas viendo como el trabajo de marketing y la implantación de un nuevo producto se hace por si sola usando al usuario feliz-como-una-lombriz  como virus evangelizador de la doctrina made in Googlelandia. No me siento con fuerzas ni para criticarlo; es inteligente y lo hacen muy bien. Además los productos son incontestables. Felicidades a Google, que ha logrado dar una vuelta de tuerca más al concepto Apple: “Evangeliza en mi nombre, somos guays”, ahora, sería algo así como  “Evangeliza en mi nombre, y trabaja feliz tu por mi; somos guays”
El usuario es libre de dedicar sus esfuerzos a lo que sea. Yo lo miro con perplejidad, estoy seguro que no habría nunca una empresa en España para la que los españoles colaboraran así, de manera activa y encima felices. ¿Alguien imagina usuarios participando de forma activa, energica y constructiva en el lanzamiento de un producto de telefónica?. Más allá de ese pensamiento filosófico-festivo que no viene a cuento, aparecen dos “Google wanna be”, Facebook y Twitter.
Facebook lanzó en su día una campaña para que los usuarios tradujeran su interface. Me parece vergonzoso, es subir un peldaño más.  Facebook, que me parece una red social fabulosa, estaba según decían valorado en 10.000 millones de dólares. ¿?(risas). Valga lo que valga, la realidad es que un grupo inversor ruso hace pocas fechas inyecto en la compañía 250 millones de dólares por una mínima participación. ¿Es licito que una compañía con esa capacidad financiera, se aproveche de la buena voluntad y predisposición de los usuarios para no pagar sus traducciones y contratar gente especializada para hacerlo?. A mi me parece un abuso.
Y en esas estamos hasta que llega nuevo chico a la oficina, Twitter pretende también que los usuarios traduzcan la interface con un chantaje emocional cutrillo del tipo: ¿lo quieres en tu idioma?, Pues tradúcelo tú. Lo veo triste una vez más. No soy sospechoso de participar.
Estos servicios, muchos de ellos sin modelo económico definido, viven de expectativas, de poder rentabilizar el número de usuarios que utilizan estas herramientas. Me parece bien, es un modelo de negocio más. Pero además de vivir de que te usen, pretender que trabajen gratis para ti, y así ahorrar costos, a mi me parece utilizar a las personas.
Y por cierto, my feeling es que a Twitter y Facebook les falta mucho por andar para tener la imagen de Google o Apple. Estas intentos de emplear fans del servicio y no asumir costos, siempre encontrarán a quien las ejecute, pero me temo que no acosta de mantener intacta su imagen corporativa.

Eso es lo que deben pensar algunas compañías que no sólo se consideran el centro del mundo –igual lo son en cierto modo-, sino que además “utilizan” literalmente a la gente para hacer su propio trabajo.

Gmail es en la actualidad el mejor servicio de webmail; sin duda. Demostraron como en 1 año y poco se podría aplastar un servicio como Hotmail hasta entonces líder indiscutible en el sector y con 10 años de ventaja. ¿Cómo? Con un producto gratis, diferencial y sin limitaciones. Simplemente genial. Pero, ¿eso es todo?. La realidad es que no. Todo esto ha ido acompañado de una campaña de marketing a costo casi cero, en la que por medio de un inteligentemente perverso sistema de invitaciones, los usuarios eran dirigidos a realizar el trabajo de marketing que le correspondía al departamento de Marketing de Google y/o varias agencias externas y que  habría costado mucho dinero. Sí, si enviaste invitaciones de Gmail por doquier, fuiste un evangelista, un pequeño engranaje de un plan de marketing de libro (invitación, necesidad, valor, viralidad, distribuidores … hasta las subastas de cuentas en Ebay y similares para dotar de un valor incluso económico, todo perfectamente medido) … entonces creo que hasta puedes poner en tu Curriculum Vitae que “trabajaste” para Google. Aunque claro, ellos no te han pagado y no te conocen, y pese a eso, lo has hecho posiblemente encantado.

Ahora con Google Wave la historia se repite. Si no lo pruebas no eres nadie. Si invitas eres “cool”. En Palo Alto Mountain View posiblemente se echen unas risas viendo como el trabajo de marketing y la implantación de un nuevo producto se hace por si sola usando al usuario feliz-como-una-lombriz  como virus evangelizador de la doctrina made in Googlelandia. No me siento con fuerzas ni para criticarlo; es inteligente y lo hacen muy bien. Además los productos son incontestables. Felicidades a Google, que ha logrado dar una vuelta de tuerca más al concepto Apple: “Evangeliza en mi nombre, somos guays”, ahora, sería algo así como  “Evangeliza en mi nombre, y trabaja feliz tu por mi; somos guays”

google-dr-evil[3]

El usuario es libre de dedicar sus esfuerzos a lo que sea. Aun así hay movimientos que yo miro con perplejidad, estoy seguro que no habría nunca una empresa en España para la que los españoles colaboraran así, de manera activa y encima felices. ¿Alguien imagina usuarios participando de forma activa, energica y constructiva en el lanzamiento de un producto de telefónica?. Más allá de ese pensamiento filosófico-festivo que no viene a cuento, aparecen dos “Google wanna be”, Facebook y Twitter.

Facebook lanzó en su día una campaña para que los usuarios tradujeran su interface. Me parece vergonzoso, es subir un peldaño más.  Facebook, que me parece una red social fabulosa, estaba según decían valorado en 10.000 millones de dólares. ¿?(risas). Valga lo que valga, la realidad es que un grupo inversor ruso hace pocas fechas inyecto en la compañía 250 millones de dólares por una mínima participación. ¿Es licito que una compañía con esa capacidad financiera, se aproveche de la buena voluntad y predisposición de los usuarios para no pagar sus traducciones y contratar gente especializada para hacerlo?. A mi me parece un abuso; colaboré con Dmoz y Wikipedia, proyectos sin ánimo de lucro, ¿pero trabajar gratis como voluntario en una empresa privada como Google y Twitter?. ¿El ser una killer-aplication justifica el poder utilizar a la gente en tu beneficio?

Y en esas estamos hasta que llega nuevo chico a la oficina, Twitter pretende también que los usuarios traduzcan la interface con un chantaje emocional cutrillo del tipo: ¿lo quieres en tu idioma?, Pues tradúcelo tú. Lo veo triste una vez más. No soy sospechoso de participar.

Estos servicios, muchos de ellos sin modelo económico definido, viven de expectativas, de poder rentabilizar el número de usuarios que utilizan estas herramientas. Me parece bien, es un modelo de negocio más. Pero además de vivir de que te usen, pretender que trabajen gratis para ti, y así ahorrar costos, a mi me parece utilizar a las personas.

Y por cierto, my feeling es que a Twitter y Facebook les falta mucho por andar para tener la imagen de Google o Apple. Estas intentos de emplear fans del servicio y no asumir costos, siempre encontrarán a quien las ejecute, pero me temo que no acosta de mantener intacta su imagen corporativa.

Twitter lo último para dialogar con el ciudadano

La semana pasada se publico en 5 Días “Twitter lo último para dialogar con el ciudadano” un reportaje de Patricia Rubio con motivo de la aparición de la cuenta de twitter @desdelamoncloa

En el reportaje me preguntaron mi oopinión, que en principio es positiva hacia el gesto y utilidad de Presidencia del Gobierno de abrir una cuenta en twitter y también participa muy acertadamente Marc Cortés.

Si no tuviste oportunidad de leerlo, puedes bajarte de aqui el pdf: Twitter lo último para dialogar con el ciudadano

Vale, No me compres publicidad, pero respetame ¡coño!

Antes un pequeño disclaimer: No soy un paranoico del SPAM. Recibo yo y en el email de Ocio Networks recibimos decenas de emails con Notas de Prensa diarias. Unas útiles y otras surrealistas.  Lo veo como parte del juego, todos tenemos que hacer nuestro trabajo, encontrar cosas útiles y desechar las demás y no le doy más importancia. Nunca he despotricado contra ello, ni me he quejado al emisor exceptuando los casos de una compañía que me contacta por 5 vez con el mismo rollo cuando le he dicho ya varias veces que no me interesa.

Hecha esta introducción quiero comentar algo sobre un email que he recibido hoy, de lo reenvían a través del formulario de contacto de publicidad de Ocio Networks SL, y creo que es muy gráfico para poder conocer mi opinión sobre las empresas de Relaciones Públicas, y las centrales y  Agencias de Publicidad.

Me gustan las RR.PP y la publicidad, trabajo con varias y en ocasiones facilitan nuestro trabajo. Lo que no me gusta es el abuso y la falta de respeto.

publicidad2

No voy a identificar ni la agencia ni el producto, pero si diré que es una de las principales Agencias españolas,y un producto lider conocido por todos. Mi intención no es hacer ningún daño ni crear mal rollo, pero si copiaré el email que recibo para que entendáis mi reflexión.

CONTACTO PUBLICIDAD OCIO.net

> Nombre: David XXXX

> Empresa: XXXXXX

> Dirección: Direccion

> Pais: Pais

> Teléfono: Teléfono

> Asunto: Nuevo spot de XXXXX

> Departamento:

> Email: XXXX@hotmail.com

>

> Mensaje:

> Buenas!

> Soy XXXX, creativo de la agencia XXXX. Hoy se estrena en TV

> el nuevo spot de XXX, y ya está disponible en Youtube. Esta vez, XXXXXXXX , mostrando su faceta más cool. Wonderful!

>

> Por si os mola y lo queréis publicar. Saludos!

>

> XXXX

>

> http://www.youtube.com/XXXXXXX


Otras veces paso, esta vez no pude evitar responder:

Hola XXX

Gracias por tu email.

Nosotros, que tenemos 5 Millones de usuarios únicos, y somos top13 de medios en España según OJD entenderás que vivimos de vender publicidad. Ese es nuestro negocio. Ponerla “porque nos mole” conceptualmente es algo ofensivo;  somos profesionales.

No quiero ofenderte lo más mínimo, pero si hacerte ver que vuestro tratamiento puede ofendernos a nosotros tal y como lo planteáis…

Vivimos de ingresos publicitarios, no somos unos chavalillos que los regalan de buen rollo.

Estoy seguro que lo entiendes,

Un saludo,

Alejandro Suárez

A donde quiero llegar es a que estas cosas si que ofenden. RESPETA nuestro trabajo, no puedes pretender contactar con un departamento de publicidad en internet o donde sea, en plan colegueo de discoteca “Por si os mola y lo queréis publicar.” Eso es una falta de respeto hacia un trabajo que está profesionalizado y hacía una empresa que vive de “vender” esa publicidad.

A mi no me ofende que no hayas destinado ni siquiera un 0,5% de presupuesto a mi medio ni a internet como soporte. ¡Faltaría más!. Lo que me ofende es que te lo gastes por ahí y pienses en internet como los chavalillos a los que se lo colaremos by the face.

A mi no se me ocurre llamar a Antena 3Tv con un planteamiento así, les ofendería (y me mandarían a la mierda, con razón), pero no ya en una gran cadena nacional, tampoco en un periódico de Barrio o una Tv local. No se me atrevería por respeto. Entiendo su trabajo y que viven de cobrar por su publicidad.

Entonces, ¿Por qué si en internet?

En primer lugar porque aun hay que dignificar la publicidad online. Aun hay gente en sus despachos que piensa “que estos son unos chavalillos que hacen lo que les digamos” y que no ven un sector profesionalizado. Hace pocas fechas una marca de automóviles, cuyo nombre no quiero mentar ahora mismo, nos ofrecía “darnos una vuelta en coche a un circuito” a cambio de una campaña. Hombre, no me jodas; seamos serios; no tenemos 15 años. Si al menos fueran dos o tres vueltas hasta me lo pensaba :-D.

Entiendo que hay gente que no tiene presupuesto en determinadas ocasiones, e intento apoyarles, pero para mi es muy importante que sea un apoyo bidireccional. Es decir, si me llamas me dices no “tengo presupuesto” y me pides apoyo, luego cuando lo tengas no te lo machaques en Tv y prensa y me vengas con el mismo rollo. Una cosa es colaborar y sembrar, otra ser tonto.

En otro orden de cosas, hay que saber entrar y tratar a la gente. Si tienes dinero para anunciarte, puedes intentar ser directo y sincero, proponer alguna acción chula que pueda revertir en el bien de los usuarios y la podremos aceptar o no, pero no escribirnos como si hablarás con niños de 15 años para que te regalemos nuestro producto, porque “¡que te cuesta?!“. No tiene sentido y demuestras no respetarnos a nosotros ni nuestro trabajo.

Mucha culpa de ello lo tiene el concepto de lo viral. Las agencias venden viralidad y ponen a personas tras un pc intentando “colocar” videos a diestro y siniestro. Eso no funciona. Si quieres difusión; pagala. El rollo que te han contado de que “apareció en internet y se hizo viral” rara vez es cierto. Las cosas tienen presupuestos, y promotores, y si además son buenas se hacen virales.

Por último, una campaña de varios millones de Euros y de una firma de primer nivel, es posible que ni el mismo cliente final este de acuerdo con que mendigues ese espacio ya que paga un presupuesto y no quiere su firma “expuesta” ante esa pérdida de imagen, y que pueda generar comentarios negativos. Muy posiblemente estás haciendo daño a tu propio cliente que no tiene porque verse en esa tesitura y no le gustará saberlo.