Entrevista en la revista Tiempo

Os dejo con la última entrevista publicada en la revista Tiempo.


 

“Para ser emprendedor aquí se necesitan ganas y paciencia”

Este empresario lleva desde los 18 años abriendo empresas. En “Ha llegado la hora de montar tu empresa” (Deusto, Planeta) da las claves para emprender con sinceridad. Un manual realista y práctico.

¿Qué se necesita para ser un emprendedor?

Muchas ganas y en España además, mucha paciencia porque hay una serie de trabas administrativas y económicas que son diferenciales con el resto de Europa.

No es país para emprendedores.

Deberíamos serlo y sí que es cierto que la Administración está intentando mejorar un poco. Si tuviera 20 años menos, hoy empezaría en países emergentes como Brasil o consolidados como Japón. En España se maltrata un poco al emprendedor.

¿Por qué?

Porque hay una conciencia muy negativa de lo que es el empresario, ese supuesto explotador del trabajador y hay pocos casos de emprendedores.

¿Dónde se puede emprender ahora?

En lo relacionado con la tecnología, energías renovables, biotecnología, Internet, energías limpias. España tiene muchas ayudas en el tema del desarrollo de I+D en pymes de nueva creación. Hay muchas oportunidades, pero hay que buscarlas en el sector que uno conoce. S. GAMO

 

El sms destronado

Os dejo con la última tribuna publicada en El Mercantil Valenciano, el día 5 de junio. Si lo preferís podeis descaros la tribuna completa en formato PDF pulsando aquí

Durante los últimos dos años, la relevancia que han alcanzado las redes sociales en la vida del internauta era algo inesperado por casi todos los sectores. Ni mucho menos las operadoras de telefonía podían imaginar que, en muy poco tiempo, Twitter iba a desbancar a los mensajes de texto si tenemos en cuenta que durante 2008 los mensajes cortos suponían el 12% de los ingresos totales de las operadoras y que en tan solo dos años ese porcentaje ha descendido hasta el 8%. Los SMS (mensajes cortos de móviles) respondieron a una, hasta aquel momento, desconocida necesidad del usuario de estar continuamente conectado y localizado, pero en realidad fue la gestación de lo que ahora se ha convertido en un eficaz medio de información de masas. Ahora son los mensajes cortos, con 140 caracteres los que lideran e inundan la red.

Hoy en día solo con twitear o actualizar tu estado en el perfil de facebook la información que desees difundir llega a miles de personas en tiempo real. Posiblemente el sms esté ya destronado. Indiscutiblemente, el puesto líder se lo ha ganado a pulso Twitter, hecho que las operadoras de telefonía no verán como algo positivo para sus arcas. Y es que los datos no mienten y, con tan sólo cinco años de vida, Twittercuenta ya con 200millones de usuarios y suma más de 450.000 nuevos cada día. Las cifras, además, continúan su escalada hacia una cima que en un principio parecía difícil de alcanzar. En un año se ha pasado de enviar 50 millones de 'tuits' al día a 140 millones. Si tenemos en cuenta que en 2009la muerte de Michael Jackson supuso un total de 456 mensajes instantáneos por segundo esta cifra quedó completamente obsoleta durante la entrada en el año 2011 en Japón con 6.939 tuits cada segundo. Pero me atrevería a asegurar que Twitter despegó en 2009, durante las revueltas en Irán, cuando desafió a la censura y permitió a sus usuarios contar desde dentro lo que estaba pasando en el país y consiguiendo que existiera un punto de inflexión en el mundo de la comunicación.

En la actualidad, detalles sobre el conflicto de Egipto, las novedades sobre Libia y Gadafi y otros asuntos de suma relevancia a nivel internacional corren como la pólvora a través de las redes, en tiempo real y con mayor difusión que cualquier otro medio de comunicación. Pero no sólo se propagan las noticias de actualidad; las redes sociales son mucho más y su capacidad de repercusión alcanza mayor relevancia que otros canales de información, ya que existe la posibilidad de interactuar directamente con el emisor de la noticia. Los usuarios tienen la opción de manifestar sus opiniones sobre la actualidad y acercarse más a estamentos inalcanzables hasta ahora. Lo que hasta hace bien poco eran palabras técnicas para entendidos ahora son el día a día de los medios de comunicación al uso, como twittear, hashtags o trending topics. Quizá será ausencia de nostalgia o simplemente una cuestión de mera necesidad, pero indiscutiblemente el sms ya ha sido destronado.

Seguridad en la red

Os dejo con la última tribuna publicada en diferentes diarios Grupo Joly el 14 de mayo. Si lo preferís podeis descargaros la tribuna completa en formato PDF pulsando aquí.

 

Hace pocos días que todos nos despertábamos con la noticia del robo de datos personales de más de 100 millones de usuarios de Play Station Network de Sony. Nos echamos la mano a la cartera y empezamos a llamar al banco, temiendo que no sólo mi correo electrónico ya estuviera vendido al mejor postor; seguramente mis datos de la tarjeta de crédito, también.

Sony culpó al grupo activista hacker Anonymous de ocasionar –directa o indirectamente, eso nunca se sabrá– la violación de seguridad, ya que el robo de datos se produjo al mismo tiempo que se luchaba contra un ataque de “denegación de servicio” proveniente de Anonymous, algo así como te despisto por aquí y te roban por allá. El robo se realizó y se detectó el mismo día 20 de abril, pero nosotros, sus clientes, no lo supimos hasta el 26 de abril, casi una semana después, cuando más de uno se habrá levantado con cientos o miles de euros menos en su cuenta corriente, algo que, desde luego, no deberíamos de perdonar. Pero éste no ha sido el único caso, ni por desgracia será el último. En 2009 se robaron 10.000 claves de acceso al servicio de mensajería electrónica Hotmail y a Facebook cerca de dos millones de claves; en todos los casos, estos datos personales se pusieron a la venta inmediatamente. Las compañías nos obligan a dejar en sus sistemas un rastro de información personal que en el mejor de los casos incluye nuestro nombre y dirección de correo electrónico, pero con la llegada de plataformas de juego on line o aplicaciones para dispositivos móviles cada día facilitamos alegremente a decenas de empresas nuestros datos de tarjetas de crédito o débito.

La mayoría de las empresas que trabajan con los datos de nuestra tarjeta bancaria suponemos que han invertido una gran cantidad de recursos para asegurarse que la información de sus usuarios no se vea comprometida, pero a la vez, se incrementa el deseo por parte de los hackers de hacerse con esta información. Ya no sólo se trata del correo electrónico, sino también de mis datos bancarios, mi dirección física, mis gustos y aficiones… Estamos entregando datos que no compartimos con seres cercanos, simplemente para jugar una partida on line. Ya es historia el robo de datos para venta de correos a compañías de Spam. Ahora estos datos enriquecidos tienen finalidades mucho más lucrativas, desde solicitar un crédito a nuestro nombre que estaremos obligados a devolver euro a euro, hasta realizar transacciones, evidentemente sin nuestro consentimiento y difícilmente reembolsables. Es cierto que posiblemente nos falte una educación más profunda en el uso de las herramientas de protección que disponemos.

Seguramente nuestras claves son débiles o simplemente somos descuidados y utilizamos siempre la misma contraseña para todas nuestras cuentas, cierto, pero eso no es óbice para obligar a toda empresa que nos solicite datos tan confidenciales a unas garantías de seguridad, que a día de hoy, se ven a todas luces insuficientes. El problema que existe de fondo es que esas bases de datos están almacenadas normalmente en países como EEUU o Japón, bajo sus propias legislaciones, que muchas veces protegen más a las empresas que a los consumidores, legislaciones que tienen poco que ver con las leyes de nuestro país. Tras el incidente, Sony sólo ha tenido dos ideas: regalar un mes gratis de su servicio Plus y obligar a todos los usuarios registrados de PlayStation Network a cambiar las contraseñas de sus cuentas antes de poder volver a entrar en el sistema. En principio, nada que nos garantice que este robo de datos no se pueda volver a dar cualquier día. Finalmente somos nosotros los que debemos poner soluciones para que, si no hemos sufrido el ataque en nuestras cuentas, podamos evitar lo en el futuro. Si estamos registrados en PlayStation Network debemos cancelar ya nuestras tarjetas bancarias y solicitar unas nuevas y debemos cambiar la contraseña en otros servicios en los que utilicen la misma contraseña que en PlayStation Network para evitar así que puedan acceder quienes se hagan con los datos robados a Sony.

En España han sido cerca de 200 personas las que han sufrido este robo. Según datos de la propia compañía, personas a las que la Ley 16/2009 de Servicios de Pago defiende de estos robos y obliga a las entidades bancarias a devolver de forma instantánea el importe de las operaciones no autorizadas. Estamos hablando de un camino fácil en la teoría y complicado en la práctica, que empieza en el momento en que nos acercamos a nuestra oficina bancaria y puede terminar dos meses después, reclamando al Banco de España lo que nuestro banco no nos resuelve.

Poca ayuda, muchas trabas

Os dejo con la última tribuna publicada en La Gaceta el día 4 de junio.

La situación económica de España en la actualidad ha sido el tema más debatido entre los políticos en las pasadas elecciones autonómicas. Las posibles soluciones a la crisis en un país que cuenta con un 20% de desempleados parecen pocas y menos con medidas tan “nada efectivas” como las que se proponen a diario. Nuestro país cuenta hoy con tres millones de autónomos, pese a que en los tres últimos años se han dado de baja 375.000. Es evidente que la crisis ha hecho mella en ellos, en mayor o igual medida que en el resto de las empresas. Pero lo más indignante es que la Administración se empeña en ponerles la zancadilla cada vez que intentan sacar la cabeza del lodo. Las trabas que los autónomos y pequeñas y medianas empresas (pymes) encuentran en la actualidad para poder desarrollar y mantener su trabajo son de tal magnitud, que resulta difícil concebir cómo es posible que continúen con su actividad.

La caída de las ventas debido al descenso del consumo y la falta de financiación por parte de los bancos son dos de los graves problemas a los que se enfrentan los autónomos a diario. Pero si a ello añadimos el índice de morosidad de España, que nos sitúa a la cabeza entre los países de Europa, donde cuatro de cada 10 tardan al menos seis meses en cobrar las facturas y donde quien peor paga es la Administración Pública, a 158 días de media, no hay que ser muy listo para suponer las consecuencias para un autónomo. Es difícil comprender cómo las Administraciones son tan rápidas en cobrar y tan lentas en pagar y más a un colectivo que cumple con la ley para el desarrollo de su actividad. Además, estoy seguro de que en unos meses se sumará a la grave situación que atravesamos la proliferación de la economía sumergida.

Un país con la tasa de desempleo por las nubes y sin acceso posible a la financiación por parte de autónomos y pymes difícilmente puede crear empleo. Ya ni siquiera puede pedirse a la Administración que apoye a este colectivo. Déjenlo. Sólo cabe decir: no ayuden, pero tampoco molesten.

Entrevista en “A pie de calle”

 

 

“Es el momento perfecto para montar una empresa” porque “siempre habrá una circunstancia adversa para decidirse”. Alejandro Suárez, emprendedor e inversor, acaba de publicar ‘Ha llegado la hora de montar tu empresa’ (Ed. Deusto, 2011).

¿Qué es lo más importante a la hora de crear una empresa? ¿Es suficiente con una buena idea?

Lo más importante es desarrollar correctamente la idea para que nuestra empresa, tenga éxito. También el gran esfuerzo y tesón que supone mantenerla.

 ¿Cuáles son los sectores con más futuro cuando alguien se plantea levantar su negocio?

 Todo lo que tiene que ver con el I+D y la tecnología, así como las empresas de gestión de recursos energéticos limpios y la educación.

¿Qué dificultades se va a encontrar una persona que decida iniciar una aventura de negocio?

La principal dificultad será la financiación. Se encontrará una gran muralla por saltar, sin duda es una vergüenza.

¿Cómo es posible acceder a una financiación mínima cuando el grifo de los bancos está cerrado para una gran parte de la población y no parece que vaya a abrirse en los próximos meses?

Es bastante difícil. Lo más recomendable es intentar buscar financiación a través de inversores privados.

 Acaban de tener lugar unas elecciones municipales y han sido varias las propuestas en el sentido de crear viveros de empresas para emprendedores, ¿es suficiente?

Los viveros de empresas ayudan al emprendedor, eso es indudable. Sin embargo, hay muchas más cosas por hacer para ayudar al emprendedor que van desde la financiación hasta el poco apoyo por parte de la Administración a las PYMES.

Dice en su libro que nuestro país carece de una cultura del emprendimiento, ¿qué hace falta para crear esa cultura?

En nuestro país parece que si fracasas en un proyecto empresarial ya serás un fracasado toda tu vida, pero el fracaso es una fuente de conocimiento, aprenderás mucho más rápido.

Nuestro país tiene una de las tasas de desempleo juvenil más altas de Europa. ¿Emprender es la solución al desempleo? ¿Qué les falta a nuestros jóvenes o qué condiciones necesitan si son, como se ha dicho tantas veces, la generación más preparada de la historia de esta país?

A nuestros jóvenes les falta formación de emprendedor, nunca se les enseña que hay otras opciones como el autoempleo o emprender su propia empresa. Y en situaciones económicas como las que atravesamos en este momento es muy difícil para los jóvenes.