Comercio electrónico, clave para la recuperación



 

Os dejo con la última tribuna de El Diario de Navarra publicada el 13 de Mayo. 

Si lo preferís podeis descargaros la tribuna completa en formato PDF pulsando aquí.

Los datos arrojados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) afirman que a finales del año pasado la cesta de la compra se encareció un 0,5%, situando la tasa interanual en el 2,3%.Apreciosmásaltos,menor consumo, y así no hay quien levante cabeza. Tanto es así, que el portavoz de Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos, Sebastián Reyna, manifestó su preocupación por la dificultad con la que se están encontrando los comerciantes “para trasladar los precios reales al cliente”, lo que unido a la baja capacidad de consumo “puede estar haciendo disminuir a la baja el IPC final”.

Ciertamente las predicciones no son muy halagüeñas y el ambiente que se respira es de pesimismo e incertidumbre. Pero también es cierto que este desánimo general se propaga como la pólvora, haciendo que nos escondamos en la queja y en el miedo, cuando deberíamos estar pensando soluciones a esta situación. Con estome refiero a que debemos revertir la situación a nuestro favor; es el mejor momento para aprovechar las oportunidades de nuevos negocios. Sin ir más lejos y según la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT), el comercio electrónico facturó 1.835,3 millones de euros en el segundo trimestre del año pasado, aumentando un 28%. Este crecimiento de ventas online es producto de la evolución lógica de nuestro sistema porque aporta una serie de ventajas como precios más económicos, evita las prisas de última hora, además de que no hay horario de cierre para elegir las compras a realizar. Invertir en nuevas tecnologías, y más en el comercio, supone una oportunidad de negocio que lentamente va instalándose en el sector servicios de nuestro país.

Está claro que la clave para salir del agujero en el que nos vemos inmersos está en la inversión en innovación y tecnología; es una de las maneras de salir a flote. Las infraestructuras obsoletas durante esta etapa económica, sólo pueden acarrear resultados negativos para casi todos los sectores que consigan mantenerse a flote y para que esto no suceda hace falta un cambio de mentalidad general. Algunas grandes empresas ya han incorporado la venta online de sus productos, tarde, pero lo han hecho. Por ejemplo, las tiendas de Zara, pertenecientes al grupo textil Inditex, comenzaron sus ventas online hace varios meses y los resultados hasta la fecha son altamente satisfactorios, ya que se ha convertido en el primer establecimiento de la cadena por facturación, a nivel mundial, con alrededor de 5.000 pedidos diarios. Si en tan poco tiempo de vigencia ha conseguido estos resultados, claramente es porque sus clientes estaban deseando que diera el paso. Demasiado han tardado. Obviamente, el desánimo es general y no es para menos. Pero ya es hora de dar una vuelta de tuerca, dar un paso al frente, incluso adelantándose a las grandes empresas, como Zara. La clave para nuestro negocio está en apostar por la innovación y por la tecnología.