Anímate a descubrir un Watergate



Os dejo con la útima tribuna publicada en El Mercantil Valenciano. 

Si lo prefieres puedes descargarte la tribuna completa en formato PDF pulsando aquí.

 

El derecho al acceso a la información pública siempre se ha defendido por los gobernantes de nuestro país. El problema ha sido siempre que una cosa es el derecho y otra muy distinta la posibilidad real de acceder a dicha información. Con la llegada de la sociedad de la información y la generalización del uso de internet, el usuario puede tener acceso a cualquier dato en cuestión de segundos desde el lugar más apartado del mundo. Hace unos días, The Los Angeles Times, ha decidido crear un WikiLeaks propio, un espacio donde todos sus lectores puedan compartir los documentos oficiales que consideren de interés público o periodístico. Cada documento enviado es revisado internamente en el periódico y se publica junto a los documentos remitidos por otros ciudadanos y los que el propio medio recopila y hace visibles a todos. California Public Records es el nombre de esta iniciativa de The Los Angeles Times, un espacio donde poder acudir a buscar información pública, conocer los derechos de los ciudadanos y acudir a la sección Reader- reported documents donde se muestran los documentos aportados por los lectores. El crowdsourcing o periodismo colaborativo no está actualmente muy explotado por parte de los grandes medios de comunicación; es algo que hasta el momento siempre se ha realizado desde organizaciones de noticias sin ánimo de lucro, pero este paso adelante por parte de The Los Angeles Times, no es el único; existen ya varios medios de gran tirada que confirman esta práctica como una tendencia creciente. The Washington Post y la BBC están explorando la aplicación del crowdsourcing, pero es actualmente The Guardian el que mejor está mezclando el crowdsourcing y el periodismo ciudadano, como ya hizo en el pasado para investigar a los parlamentarios británicos y los abusivos gastos que se convirtieron en un escándalo nacional y motivo de investigación para la policía de Soctland Yard. El The Daily Telegraph anunció la publicación, sin censuras, de los gastos de los 646 diputados británicos, The Guardian decidió utilizar estos datos en beneficio de todos y pedir la colaboración ciudadana para iniciar una investigación pionera en la que colaboraron periodistas ciudadanos bajo la supervisión de periodistas tradicionales. El ejercicio fue un éxito.20.000 personas participaron ayudando en las labores de investigación al filtrar más de 160.000 páginas sobre los gastos de los diputados británicos, un trabajo que habría sido titánico para los reporteros de The Guardian. Poco después fue el ex primer ministro, Tony Blair, quien pasó a ser investigado por miles de internautas. The Guardian volvía a echar mano del crowdsourcing para mirar en sus finanzas con un premio para quien diera con las mejores pistas. Está claro, internet está lleno de ávidos investigadores con un solo deseo, sacar a la luz un Watergate. 

Deja un comentario