¿Sabe cuánto son mil millones?



Os dejo con la última tribuna publicada en el Dossier Empresarial el día 11 de febrero. No obstante os la podéis descargar en PDF pulsando aquí:

 

Internet es un fenómeno de masas sin precedentes. En España, según el último informe del Ontsi -Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información- hay más de 26,9 millones de usuarios de internet. Esto quiere decir que el 54% de los hogares españoles tiene acceso a internet y que el gasto total en servicios TIC -Tecnologías de la Información y la Comunicación- es de 13.375 millones de euros, lo que supone un gasto medio mensual en internet de 26,9 euros en cada uno de los hogares. A fecha de hoy, España ha superado las 10 millones de líneas de banda ancha. La tecnología aúna así a millones de personas alrededor del mundo. Por ejemplo, y se dice pronto, ya hay más de 500 millones de usuarios de Facebook y esta cifra aumenta cada día en cada uno de las diferentes plataformas de entretenimiento que ofrece la red. Hace poco, saltaba a los medios la curiosa competición que han protagonizado los artistas Justin Bieber y Lady Gaga por llegar a los mil millones de visionados de sus videos musicales a través de sus canales de YouTube. Ambos artistas estaban muy cerca de alcanzar esta cifra récord y miles de internautas pugnaban a través de la red por quién de los dos alcanzaría por primera vez tal cantidad de visionados. Pero a pesar de este tipo de noticias, lo cierto es que la industria de la música está aún a la espera de adaptarse a los nuevos tiempos. Los nuevos sistemas de streaming como Spotify o en España Yes.fm se abren camino ante un modelo de distribución y venta arcaico y sin sentido como es la venta física de CDs. La necesidad de reinventarse que tiene una industria que ha temido e intentado protegerse de manera infructuosa de la tecnología es, a día de hoy, ya un grito desesperado. Las compañías discográficas siguen poniendo puertas al campo y generando innumerables trabas que faciliten modelos de distribución musical libres y globales y, en este escenario desolador, los números mandan. En 2009 la industria de la música pasó ¿SABE CUÁNTO SON MIL MILLONES? de facturar 13.816 millones de euros a 12.835 millones de euros, es decir, sufrió una caída de más del 7%. En España, dada la especial incidencia de las descargas ilegales, esta bajada es porcentualmente mayor y lleva varios años disminuyendo sus ingresos de forma sostenida. Las majores discográficas se empeñan en buscar alternativas que graban al artista, ante su absoluta incapacidad para generar ingresos por parte de los usuarios. De este modo, insisten en los últimos años en forzar a los artistas a firmar lo que denominan contratos 360 grados, es decir, aquellos en los que no sólo reciben ingresos de las ventas de CDs, sino también de los conciertos y actuaciones que éstos van ofreciendo por toda nuestra geografía. Lo que un artista ingresa por la venta de un CD es Ceo de Ocio Networik una cantidad ínfima. Salvo en contadas excepciones es menor a un euro por unidad e, históricamente, su beneficio estaba en ofrecer actuaciones en directo. Las majores atacan ese ingreso, en vez de preocuparse en reinventarse y ofrecer alternativas en el marco de la evolución del soporte físico obsoleto hacia un mercado digital que, pese a no ser impulsado debidamente, ya representa el 25% de las ventas totales de la música. Que mil millones de personas vean un video musical en YouTube demuestra un interés, una aceptación del medio y una demanda por parte de la sociedad, que debería servir de ejemplo suficiente para que los responsables de la música a nivel mundial abandonaran su histórica postura de la queja y se pusieran a trabajar en nuevas alternativas que puedan ofrecer a los usuarios y les sirvan a ellos para rentabilizar ese inmenso potencial.

Deja un comentario