Échale la culpa al ladrillo



Os dejo con la última tribuna, publicada el día 22 de febrero en el diario de Navarra. También os lo podéis descargar en pdf pulsando aquí.

 

 

 

Según ha afirmado el periódico británico Financial Times, sólo un 10% de los 347.000 millones de euros destinados por la UE a ayudar a sus regiones más pobres han llegado a desembolsarse. Además, el semanario británico afirmaba que existen ciertos abusos e irregularidades en el uso del programa. Entre alguna de las irregularidades está el dinero concedido a grandes empresas como Nokia, IBM, Coca Cola o Mc Donalds, que inicialmente estaban destinadas a las pequeñas y medianas empresas.

Ante tal información no puedo por menos que quedarme estupefacto: ¿Coca-cola es una empresa mediana? Estoy seguro de que ha sido un error semántico cometido por la UE. No puede ser que los fondos europeos reservados para ayudar a las pymes se lo esté llevando una de las mayores empresas del mundo, como Coca-cola o IBM. Pues sí, señores. Así, luego nos extrañan los datos aportados por la Seguridad Social, según los cuales, en el año 2010, cada día cerraban 264 empresas en España, y la gran mayoría no son del sector de la construcción. Claro, si las ayudas son tan delimitadas e inusual es que ya ni con la UE se puede contar, y menos con este tipo de abusos.

En este tipo de acciones está una de las explicaciones al aumento continuo en el índice de paro; si todas las ayudas se destinan a las grandes empresas, no hay forma de generar empleo, porque no lo hay. Va siendo hora de comprender que para generar empleo hay que empezar por potenciar la creación de pequeñas y medianas empresas, no continuar fomentando a las grandes empresas.

Pero este concepto está lejos de ser entendido por José Luis Rodríguez Zapatero desde el momento mismo en que se reúne con 35 grandes empresas españolas, según afirma, para poner soluciones a la crisis. Estas soluciones son las que lleva adoptando desde el principio, con resultados nefastos, y así nos va. Con estas acciones queda demostrado dónde están puestos los intereses, tanto por parte de nuestro gobierno como por la UE. Es más, lejos de generar empleo, y según afirmaba el Financial Times, muchas de estas grandes empresas están sirviéndose de los fondos de la UE para trasladar sus fábricas a países de manos de obra más barata pese a que ello está expresamente prohibido por Bruselas. Es decir, que no sólo privan a las pymes de las ayudas que les corresponde sino que las grandes empresas utilizan los fondos para saltarse las leyes de la UE a la torera. Así generan empleo, claro, pero por lo visto no entendieron dónde había que hacerlo ni sabían que estaba prohibido. Desconozco si estos datos están en manos de la UE o directamente hacen la vista gorda, pero en cualquier caso son actos vandálicos y delictivos. Así me explico por qué muchas de las grandes empresas no sufren la crisis. Y mientras la UE y el gobierno español sigan llevando esta línea de actuación, continuaremos mirando los índices de paro, echándole la culpa al ladrillo, al Madrid-Barcelona o a Carmen de Mairena, que queda mejor.    

Deja un comentario