Negocios con ángeles



Este texto es una tribuna publicada por La Razón de Mexico y puede leerse en pdf aqui

Me refiero a Business Angels. La traducción más certera de este anglicismo podría ser “ángeles inversionistas”, y generalmente lo son; ángeles, y en algunas ocasiones incluso también inversionistas. Uno de los más reconocidos Business Angels del sector de la tecnología y la innovación me confesaba: “Mi rango de inversión es de, haciendo un esfuerzo, 200 mil euros.” La práctica totalidad de las nuevas empresas en el sector de la tecnología necesitan un primer financiamiento cercano a los 400,000 euros y el primer paso consiste generalmente en recurrir a las clásicas 3F (Friends, Family and Fools).

Pero de todos los nuevos proyectos empresariales del sector tecnológico, solo un pobre 30% consigue traspasar esta primera barrera; el otro 70% de proyectos generadores de empleo y riqueza se quedan olvidados, esperando financiamiento. Conseguir fondos cercanos a los 400 mil euros siempre ha sido difícil, pero es más difícil entender por qué la crisis no afecta el logro del financiamiento al día de hoy. Hace pocos meses había dinero para unos pocos y tú, como emprendedor, no estabas entre ellos; ahora ¡alegría! nos encontramos en uno de los pocos casos en los que  la situación no ha empeorado con la crisis, seguimos igual, no habrá dinero para tu proyecto.

El problema es de estructura re al. La figura del Business Angels no existe casi y las sociedades tradicionales de Capital Riesgo son generalmente de “Capital” justito y de “Riesgo” poco o nada. Hoy sólo se apoyan proyectos claramente ganadores y casi nunca se atiende a inversiones inferiores a un Millón de Euros. El resultado: una tierra de nadie que habría  que abonar para que estuviera regada de Business Angels deseosos de apoyar las nuevas compañías. Además, habría que destacar que ángeles de verdad hay pocos y entran y salen del sector con frecuencia. Me atrevería a decir que los pocos que están estudiando, apoyando y dando la cara por este sector son mayoritariamente empresarios de éxito, quienes tienen un poco de atrevidos y mucho de románticos.

En muchos países, la labor de estos inversores particulares todavía no está regulada, no tiene un marco fiscal definido y no cuenta con el más mínimo apoyo institucional, ni tan siquiera con unas reglas del juego establecidas. Posiblemente por este motivo, la gente no sabe qué es, qué representa ni qué significa ser un Business Angel. Afortunadamen te existen motivos para el optimismo. Se han iniciado ya los primeros pasos y solo tenemos que mirar a algunos países de Europa, Japón o Estados Unidos para ver como se está regulando la figura del Business Angels desde hace ya años. Empezamos a caminar y eso es ya un motivo para seguir trabajando y apoyando desde nuestras empresas de inversión a los emprendedores que nos presentan sus nuevos proyectos. 

3 opiniones en “Negocios con ángeles”

  1. Hola Alejandro,

    Muy cierto lo que comentas. Por mi parte quiero aspirar a ser un Business Angel. Espero que ese momento llegue muy pronto. :)

  2. Es un tema interesante este de los Bussines Angels, creo que me leeré un poco más por ahí por nuestra fuente de información principal a día de hoy

    Un saludo Emilio

Deja un comentario