¡Mierda!. Era en L



Era el año 2007, y muchos ya pensábamos que las cosas se iban a poner difíciles. Los más "progres de la clase" creían que éramos unos agoreros y que no llegaría la sangre al rio. Lamentablemente se equivocaron y el resto eso ya es historia.
 
Pasaron meses y llegamos al 2008.  Las conversaciones de bar, en los blogs, en la calle en definitiva ya no dudaban sobre si había o no crisis, sino que la curiosidad nos llevaba a valorar como seria. Con un dibujo en V decían los más optimistas, en U… o en L, el dibujo más temido, que acaba en una larga recesión antes de la salida.
 
No soy adivino y nunca imagine como podría ser. En estos dos años he tenido sentimientos encontrados. Ha habido momentos en los que pensé que habíamos tocado fondo y que todo ya mejoraba, aunque fuera poco a poco y semanas o meses después parecía que el pozo no tenia fondo y seguíamos hacia abajo.
 
 
En los últimos meses parecía que todo iba mejor, y recordé un viejo post que publique hace tiempo, “Cerrando el grifo”. Pensé que había que pasar página, volver a invertir en proyectos de terceros y a correr algunos riesgos. Eso me ha llevado a invertir en 3 proyectos de internet, una biotec, y además de en un medio de comunicación tradicional, (pero con futuro y sinergias en internet) en los últimos 3-4 meses. Es decir, he cerrado 5 inversiones desde Mayo. Más de lo que había cerrado en los últimos 2 años en sólo unos pocos meses.
 
Sólo he comentado y anunciado una de esas inversiones (2B BlackBio) ya que los fundadores lo comunicaron en nota de prensa. El resto, algunas ya firmadas y otras aun no, pendiente de mínimos flecos, se acabarán de cerrar estas semanas pero ya están apalabradas. De hecho, hoy en una reunión a las 12.00 en Madrid salvo novedad cerraremos una de ellas.
 
Durante estos 2 años he visto muchos proyectos que me gustan y algunos me ilusionan, y en ocasiones he tenido la oportunidad de participar en ellos, pero me sentía algo agarrotado y no lo hice. Mientras creía que todo poco a poco mejoraba, que la crisis hacia un gráfico de U y saldríamos pronto. De hecho, igual que tomé precauciones muy pronto cuando lo temí venir, me pareció lógico que con los primeros rayos de sol me apresurara a apostar por proyectos que además me gustan y me parecen tener mucho sentido. 
 
Me parecía que era la hora de abrir el grifo. Y digo parecía porque en las últimas semanas los números macro, los datos que se van conociendo, la situación de empresas, el feeling de personas cercanas, la evolución de mis propias compañías y participadas, así como la percepción personal es que ha sido un espejismo, un breve repunte pero seguimos en el agujero. No creo que las cosas vayan a peor, pero cuando parecía que la tendencia se dibujaba hacia arriba, parece que hemos vuelto a perder el impulso que cogíamos.
 
Ahora mismo, de nuevo me he enfriado, es posible que sea sólo temporal para coger impulso, de nuevo siento que debo ralentizar el ritmo de inversiones y  no exponer el riesgo económico de estos próximos meses.  Vivimos en base a sensaciones, sensaciones que están a flor de piel ya que todo parece una montaña rusa. Y mi sensación ahora mismo es como si hubiera terminada una fiesta de fin de semana, y nos hubiéramos quedado con una enorme resaca, con la cabeza dándonos vueltas, asumiendo que volvemos a la triste realidad pensado, “mierda, era en L”

4 opiniones en “¡Mierda!. Era en L”

  1. Alejandro,

    Coincido con tu análisis y sensaciones. La clase financiera y la clase política han venido tratando de transmitir una recuperación que no termina de concretarse en la economía real. Los excesos han sido tantos durante década y media, que la recuperación no va a ser fácil. Por poner como ejemplo un solo sector, en mi opinión en el inmobiliario (enorme peso en España) estamos muy lejos de haber realizado el ajuste a la baja necesario. Por distintos motivos no se ha ajustado suficientemente rápida y profundamente a la baja, y ahora el trazo horizontal de la L puede prolongarse mucho tiempo (L___). ¿Preferimos el coma inducido para poder intervenir al paciente o le dejamos desangrarse lentamente?

    También es cierto que, lamentablemente, en España tenemos una situación especialmente preocupante. En primer lugar por no haber querido ver la realidad en su momento (Octubre 2007: qué convencionales sonaban para la opinión pública y los medios las inyecciones en el sistema financiero). En segundo lugar por no haber tomado (¡todavía!) medidas suficientemente valientes.

    Tenemos encima un riesgo añadido peligrosísimo. Con esta situación, posiblemente como dices toque seguir siendo conservador en inversiones en España. Por ello empresas y emprendedores tienen más incentivo para impulsar negocios e invertir en mercados más atractivos. No estábamos sobrados ni de lo uno ni de lo otro y nos arriesgamos a perder un nuevo tren.

    No entro a hablar de “el modelo económico”, que da para una enciclopedia.

    Gracias por compartir, Alejandro.

    Un abrazo.

  2. Ya no me acordaba de la época de los gráficos… Aunque creo que yo aún sufro alucinaciones con las palabras que le dijeron al señor ZP los maestros del marketing: “que no es crisis, tu llámale recesión”. Así estuvo casi un año.

    Por cierto, coincido plenamente con el comentario de Oscar.

Deja un comentario